Presentación: Mini Paceman – No podía faltar

Si primero ha sido el Countryman el que ha recibido una actualización, ahora es el turno del Paceman.

Como ha ocurrido con su hermano crossover de cinco puertas (y que Mini lo denomina Sports Activity Coupé), éste de tres posee ahora una mirada más penetrante, el interior también tiene cambios y todos sus propulsores consumen menos carburante manteniendo la potencia excepto uno, que sube el caballaje. Ya lo advertimos cuando te presentamos el Countryman: era cuestión de días que Mini hiciese oficial la renovación del Paceman, la versión tres puertas de aspecto coupé del primero y así ha sido. La mira está puesta en julio, cuando estará disponible en los concesionarios BMW compartidos con Mini.

Con una imagen que hereda los rasgos renovados del Countryman (y que se enfatizan, sobre todo, en el frontal) el Paceman. Ahora existen nuevos colores para pintar la carrocería (Jungle Green y Midnight Grey, ambos metalizados), al igual que ocurre con las llantas, entre las que se pueden elegir más versiones desde las 16 pulgadas hasta las 19.

Los antinieblas delanteros pueden ser de led y aúnan dos funciones: las luces diurnas y las de posición. Por ellas hay que pagar al igual que ocurre por otros elementos, como los faros de xenón, la orientación de los mismos en las curvas en función del lado hacia el que se mueve el volante, techo eléctrico, climatizador, gancho extraíble para remolques de hasta 1.200 kilogramos, navegador Mini, botón Sport, equipo de audio Harman Kardon de alta definición o un sistema de conexión a la red con la que se tiene acceso a las redes sociales y a diversas aplicaciones.

Echa cuentas

Como ocurriera de nuevo con el Countryman, la gama de motores se ha adaptado para cumplir las normativas ambientales impuestas por el código Euro6. Ahora, los cinco propulsores, dos Diesel de 112 (Cooper D) y 143 caballos (Cooper SD) y tres gasolina de 122 (Cooper), 190 (Cooper S) y 218 caballos (John Cooper Works) consumen menos combustible que antes (entre 0,1 y 0,3 litros dependiendo de la mecánica elegida); el único que incrementa la potencia es el Cooper S, que antes daba 184 caballos, mientras que el John Cooper Works es de todos el que incorpora la tracción integral 4All de serie (opcional en el resto, con un aumento de combustible de medio litro a los 100; por esta circunstancia y por el incremento de peso y precio es interesante sólo para los que circulen por zonas de baja adherencia). También forma parte del catálogo de elementos con sobrecoste la transmisión automática, de seis velocidades, asociable a los cuatro motores menos potentes y que se hace desaconsejable si se va a circular de forma constante por ciudad porque empeora el 0 a 100 kilómetros/hora (unos tres kilómetros/hora) y también repercute negativamente en el consumo, con una media de más de un litro a los 100.

¿Preparado para lo siguiente?

Compartir el artículo

WhatsAppEmailFacebookCopiar link

Todos los artículos

El primero de su historia

Noticias

Redefiniendo el todoterreno

Noticias

Emoción sin límites

Noticias
Mostrar más