Saltar al contenido principal

Nuevos colores, las funciones de siempre

Descubre ya el nuevo diseño que estamos implementando paso a paso en todo nuestro portal.

Qué es el chasis

No son pocas las personas que caen en el error de confundir la carrocería con el chasis del vehículo.

En este sentido, si la primera es la encargada de proporcionar la apariencia externa que se observa a simple vista de cualquier automóvil, el segundo es la estructura sobre la que se cimienta. Todos y cada uno de los coches, moticicletas, camiones, furgonetas y, en general, vehículos de cualquier tipo, cuentan necesariamente con un chasis para dar soporte a todos los componentes que lo forman.

¿Qué es el chasis?

Se entiende por chasis del coche la estructura interna encargada de aportar sostén, rigidez y forma al vehículo en cuestión. Realizando un sencillo símil, es posible decir que cumple la misma función que el esqueleto en los animales vertebrados. Se trata de un armazón, generalmente fabricado en hierro, aleaciones de acero o algún metal similar que ofrezca buenas prestaciones en términos de dureza, que integra y da soporte a todos y cada uno de los componentes mecánicos que forman parte del coche, desde los ejes y el sistema de suspensión de las ruedas hasta el motor y la carrocería.

¿Para qué sirve el chasis? Aclaraciones en materia de seguridad

El chasis de un vehículo tiene otra función igual o más importante que guarda relación con la seguridad de las personas que viajan dentro de él. Y es que, además de estar pensado para dar sujeción a los componentes mecánicos, también debe cumplir la función de absorber de la mejor manera posible los impactos y evitar la deformación. De este modo, cuando más rígido y resistente resulte, más seguros se sentirán los pasajeros, ya que menos probabilidades habrá de que el habitáculo sufra alguna contingencia en caso de accidente.

Tipos de chasis existentes para vehículos en la actualidad

Por lo general, a la hora de saber qué es el chasis de un coche, es necesario también determinar su tipología. En este sentido, pueden encontrarse dos grandes grupos de chasis. Los menos habituales son los independientes sobre bastidores, que eran los que se montaban en los primeros automóviles que se fabricaron. Sin embargo, en determinados modelos, todavía son visibles. En concreto, se trata de una estructura que se compone de travesaños y largueros. Disponen de un canal C, el cual es fuerte pero ofrece cierto grado de flexión, de una caja cerrada que aporta una dosis extra de resistencia, y un canal U que se emplea en los paneles internos de los pasarruedas.

Los chasis más habituales son, sin lugar a dudas, los monocasco, los cuales, como su propio nombre deja entrever, se construyen a partir de una sola pieza. También son denominados como ""carrocerías autoportantes"" y, como principal peculiaridad respecto al tipo anterior, hay que mencionar que integran, además de la estructura básica, el habitáculo de los pasajeros y el de los componentes de la mecánica que dan soporte al motor.

Desde 1980, su implantación es prácticamente generalizada. En sus orígenes, era montado sobre un chasis de bastidor, pero ahora esto solo se hace en vehículos que requieran desplazar grandes cargas como son los camiones y en algunos deportivos. A pesar de que el primer chasis monocasco fue creado e incorporado al Lancia Lambda en 1923, lo cierto es que este sistema tardó bastante en ser implantado, sobre todo en los Estados Unidos. Y es que, en este país, algunos modelos de Ford, como es el caso del Crown Victoria, siguieron sin montarlos hasta 2011.

Por su parte, existe un tipo intermedio que se denomina semimonocasco en el que tiene cabida un sistema de bastidor parcial que se encarga de dar soporte al puente delantero, al motor y al sistema de transmisión. Se puede encontrar, entre otros, en el Opel Vectra y en el Chevrolet Camaro, por ejemplo. En cualquier caso, sea del tipo que sea, debe sostener la masa suspendida del vehículo, la cual supone la inmensa mayoría de la total. Además, ha de incluir el sistema de transmisión, el de escape, la caja de dirección y la carrocería obligatoriamente. Atendiendo a la presencia de diversos elementos adicionales a los comentados anteriormente, también es posible distinguir subtipos como el del chasis con y sin riostra, chasis con y sin largueros o chasis en organización, por ejemplo.

Compartir el artículo

WhatsAppEmailFacebookCopiar link

Todos los artículos

Consejos para cuidar el aire acondicionado del coche

Asesor · Tecnología del automóvil

Caja secuencial vs caja automática

Asesor · Tecnología del automóvil

Cómo alargar la vida de los neumáticos

Asesor · Tecnología del automóvil
Mostrar más