Cambiar los limpiaparabrisas

¿Por qué cambiar los limpiaparabrisas? Este es el caso de los limpiaparabrisas, un elemento montado para facilitar la visión de los conductores y que en muchas ocasiones no está en el mejor estado posible.

Este es el caso de los limpiaparabrisas, un elemento montado para facilitar la visión de los conductores y que en muchas ocasiones no está en el mejor estado posible. El cambio de limpiaparabrisas se vuelve prácticamente obligatorio si se tiene en cuenta que estos accesorios se desgastan con el uso. Pero aunque no se utilicen, el sol y las inclemencias meteorológicas son suficientes para acabar con las gomas encargadas de retirar la suciedad de las lunas del coche.

El resultado de usar unos limpiaparabrisas en mal estado es evidente. Los cristales no quedarán todo lo bien que deberían y, por lo tanto, la visibilidad en carretera se verá bastante perjudicada, algo que nunca es una buena noticia para los conductores. Su falta de mantenimiento a veces se debe al desconocimiento de lo sencillo que es averiguar cómo cambiar el limpiaparabrisas, y es que esta tarea puede llevarse a cabo en pocos minutos sin tener que pasar por el taller.

Cómo cambiar los limpiaparabrisas

Hay que tener en cuenta que existen algunos modelos que han empezado a utilizar diferentes sistemas aunque, dado lo poco extendido que están, aún no es necesario entrar en detalles. Por lo general, los limpiaparabrisas de cualquier coche se quitan y se ponen de la misma forma, lo que permite que estos consejos valgan para cambiar los limpiaparabrisas de cualquier vehículo. Lo primero que requiere esta operación es levantar uno de los brazos metálicos que sujetan la escobilla limpiadora. Esta pieza, que es la que hay que sustituir, rota en sentido contrario a las agujas del reloj para facilitar su extracción.

Una vez que se han girado, es preciso presionar levemente el clip de sujeción de las escobillas. Es fácil de encontrar, ya que se localiza justo encima de la zona por la que el limpiaparabrisas está sujeto al brazo metálico. Ahora simplemente es necesario extraer el limpiaparabrisas usado e insertar en el mismo clip uno nuevo asegurándose de que el clip está bien integrado a la pieza y que, además, se ha montado el limpiaparabrisas nuevo en el lugar exacto que le correspondía.

Diferentes tipos de recambio de las escobillas de los limpiaparabrisas

Saber realizar esta tarea con éxito es algo esencial para cualquier conductor, pero el trabajo no dará los frutos deseados si no se eligen los recambios específicos para cada coche, por lo que no está de más echar un vistazo a los tipos que existen. El primer paso a seguir consiste en tomar la referencia del propio fabricante del coche para encontrar el limpiaparabrisas adecuado al modelo. No todos los coches tienen las mismas medidas ni un sistema similar para limpiar los parabrisas, por lo que hay que prestar atención a ello.

El siguiente paso radica en elegir el tipo de sistema del que se quiere disfrutar. Aquí si hay libertad, ya que lo que cambian son algunas características y no las medidas ni los sistemas de ajuste. Entre las formas más populares se encuentran los limpiaparabrisas tipo Aero Twin o los Eco. El primero de ellos es uno de los que ofrecen una capacidad de limpieza mayor, ya que su goma ha sido tratada con diferentes compuestos para ofrecer un barrido muy efectivo de líquidos y sólidos. Por su parte, los Eco son más comunes y conforman una excelente opción para cambiar los limpiaparabrisas de cualquier vehículo gracias a su ligereza y resistencia.

Consejos de mantenimiento al cambiar las escobillas de los limpiaparabrisas

Pese a la sencillez del proceso de cambiar los limpiaparabrisas, lo mejor es saber mantenerlos para que estén siempre en perfecto estado y puedan realizar su cometido con eficiencia. Un consejo bastante práctico es humedecer las gomas de forma periódica en momentos del año en los que no llueva. Junto con lo anterior, se aconseja sustituir las escobillas de los limpiaparabrisas cada seis meses aproximadamente.

Las épocas ideales para hacerlo son a principio del otoño y a comienzos del verano, puesto que son los momentos en los que los limpiaparabrisas habrán pasado por fases de mayor uso o desgaste climático. Así, siguiendo estos sencillos consejos es fácil mantener la eficiencia del sistema de limpiaparabrisas de un coche, algo que se agradece a niveles de confort y, por supuesto, de seguridad en la carretera.

Compartir el artículo

WhatsAppEmailFacebookCopiar link

Todos los artículos

Cuándo cambiar neumáticos moto

Asesor · Reparacion vehiculos

Qué es el DPF

Asesor · Reparacion vehiculos

Ruido en la suspensión delantera

Asesor · Reparacion vehiculos
Mostrar más