Cuándo cambiar de coche

No es fácil saber cuándo ha llegado el momento de cambiar de coche. Por ejemplo, quien espera demasiado puede encontrarse con el problema de pagar averías constantes y exponer su vehículo actual a una excesiva depreciación.

Por ejemplo, quien espera demasiado puede encontrarse con el problema de pagar averías constantes y exponer su vehículo actual a una excesiva depreciación. En cambio, si se cambia de coche demasiado rápido no se amortiza el coste inicial pagado por él. Así, lo ideal es encontrar un equilibrio, que generalmente se alcanza cambiando de coche en un plazo de entre 2 y 5 años. En el mejor de los casos, se podrá vender el coche actual por un precio que aligere en cierto modo el coste asumido con la compra del nuevo. Además, si se tienen en cuenta factores tales como la reducción de gasto en consumo que implica la tecnología de los nuevos vehículos, la operación puede resultar muy atractiva.

Cuándo cambiar de coche: síntomas de que ha llegado la hora

Cuando las reparaciones son frecuentes y costosas, y el coche pasa más tiempo en el taller que circulando, lo más inteligente es buscar alternativas. Pueden empezar a surgir fallos del motor y de los elementos periféricos, y el fallo de un dispositivo dará lugar al mal funcionamiento de otro. En ese caso, para evitar una situación de averías en cadena, conviene aceptar que hay que comprar un coche nuevo. En el fondo, la operación saldrá rentable y garantizará una conducción más segura. Y es que lo importante es que el valor de uso no supere el valor real, esto es, que su mantenimiento y posibles reparaciones no excedan en coste al precio de una hipotética venta. Por otro lado, si se llega a producir una avería grave, puede que salga más rentable deshacerse definitivamente del coche viejo y comprar uno nuevo.

Los costes de un coche nuevo serán más económicos

En este caso no cabe duda, y uno debe analizar la situación a largo y corto plazo para saber cuándo cambiar el coche y si esto le supondrá un ahorro. Gracias a las mejoras tecnológicas de los coches nuevos, es muy probable que el cambio sea económico en términos de consumo de combustible. Además, hay que tener en cuenta las penalizaciones de aparcamiento que se aplican en las grandes ciudades a los vehículos antiguos (generalmente por la contaminación que generan), por no hablar de las restricciones del tráfico. Así, es muy probable que el desembolso de comprar un coche nuevo suponga a la larga un ahorro para el bolsillo.

La seguridad y la comodidad de las nuevas prestaciones, un aliciente para comprar

Por último, puede que no haga falta sufrir una gran avería para determinar cuándo comprar un coche nuevo. Y es que los vehículos antiguos se quedan anticuados rápidamente en términos de comodidad, seguridad y prestaciones. Todo conductor desea sentirse a gusto con su vehículo, y para ello las prestaciones al volante son esenciales. Disponer de un buen sistema de frenado, controles de estabilidad y de seguridad en carretera pueden ser motivos suficientes para cambiar de vehículo. Además, la situación vital de cada uno puede cambiar, y factores tales como la familia, el trabajo o un mayor ritmo de desplazamientos largos pueden decantar la balanza a favor del cambio.

Compartir el artículo

WhatsAppEmailFacebookCopiar link

Todos los artículos

Probando el vehículo

Fraudes y phishing emails

Elegir el vehiculo adecuado

Mostrar más