Compra un MG segunda mano al mejor precio en AutoScout24.es

Encuentra el coche ideal

Ofertas para tu búsqueda

Ofertas para tu búsqueda

MG entró a formar parte de la historia automovilística gracias a sus roadsters

Una carrocería pequeña y abierta de líneas clásicas, un chasis deportivo y rebajado, un techo de lona plegable y una motorización razonable sin exageraciones en cuanto a la potencia. Todo esto fue suficiente para que, gracias a sus roadsters, el fabricante británico Morris Garages (MG) se convirtiera en un símbolo de una diversión al volante asequible. En los años 30, el programa de vehículos del fabricante aún era muy amplio. Algunos modelos como el MG Magna estaban disponibles en versión biplaza, sedán y coupé. En los años 50, el fabricante británico desarrolló los modelos MG Series Y y los MG Magnette en versión sedán de cuatro puertas de clase media. A partir de los años 60, y sobre la base de los modelos Austin también se construyeron vehículos más pequeños como el MG 1100 o el MG Metro en versión deportiva. No obstante, MG comenzó a escribir un capítulo en la historia del automovilismo gracias a los deportivos de las series P y T. Cuando en 2005 MG, la marca que hasta 2000 había sido propiedad del fabricante alemán BMW, se declaró insolvente parecía que la hermosa historia de los roadsters había llegado a su fin. Sin embargo, el nuevo fabricante chino no estaba dispuesto a dejar morir la tradición de MG y en 2007 dio comienzo la producción del biplaza MG TF.

Los legendarios roadster de MG

A partir de la serie MGA, fabricada hasta comienzos de los años 60, los roadster de MG se convirtieron en éxitos de ventas entonces y en clásicos muy demandados en la actualidad. MG vendió más 100.000 unidades del MGA de hasta 108 CV. Su sucesor, el MGB, se fabricó hasta 1980 en versión roadster y coupé MGB GT con motores de 95 CV y con una velocidad máxima de 170 km/h. Con más de medio millón de unidades vendidas, se convirtió en unos de los modelos de mayor éxito de ventas de la historia de los deportivos. El MG Midget, construido entre 1961 y 1979 con motores menos potentes de hasta 68 CV, se convirtió en el segundo mayor éxito de la casa. A mediados de los años 90, la propietaria de MG, la casa Rover, intentó repetir estos éxitos de ventas con el MG RV8, basado en la versión V8 del MGB de los años 70. No obstante, esta nueva edición de 190 CV no cumplió las expectativas, ya que el número de vehículos vendidos tan sólo alcanzó las 2.000 unidades. Su sucesor, el MGF, casi logra encontrar de nuevo el camino hacia la gloria.

Con el Roadster MGF la casa MG quería rememorar viejos éxitos

Cuando en 1995 MG presentó su nuevo desarrollo, el roadster MTF, la idea era que los futuros compradores establecieran paralelismos con el inolvidable pasado de los deportivos de MG. Efectivamente, este roadster, que en 2002 cambió su nombre para pasar a denominarse MG-TF, demostró ser después de mucho tiempo todo un éxito de ventas para la casa MG con más de 70.000 unidades vendidas hasta 2005. Sin embargo, este último roadster no logró sacar al fabricante británico de la situación de endeudamiento en la que se encontraba. El grupo MG-Rover se desintegró y el grupo automovilístico Nanjing Automobile Group se hizo con los derechos construcción del último deportivo de MG.

El nuevo MG TF bajo dirección china

En 2007, los chinos decidieron resucitar la marca tradicional británica MG. En 2008, la fábrica de Rover situada en Longbridge se encargó de la producción de un único modelo, el MG TF. El nuevo MG TF LE 500 se comercializó con techo duro y un motor de 1,8 litros que desarrollaba 99 kW (135 CV) y le permitía alcanzar los 205 km/h.

Las berlinas de la serie Z de MG

Después de la venta en el año 2000 del fabricante MG-Rover por parte de BMW a un grupo de inversores, en 2001 llegaron a los concesionarios los nuevos compactos MG ZR. Basados técnicamente en el Rover 25, las versiones de MG enlazaban con la tradicional dinámica de la marca gracias a un chasis más deportivo, llantas de 17" y un motor de 118 kW (160 CV). A éste le sucedió el MG ZR 105, un modelo con un motor menos potente de 76 kW (103 CV). A partir de 2001, MG lanzó al mercado de la clase media las berlinas de cuatro puertas MG ZS y el modelo familiar MG ZT. En el apartado de la mecánica, estos vehículos estaban basados en el Rover 45 y en el Rover 75, aunque también fueron equipados con un chasis deportivo de MG. Los modelos de la serie MG Z se comercializaban con motores V6 de 130 kW (177 CV). En 2004 se incorporó un motor V8 de 191 kW (260 CV). En el año 2005 se puso fin a su producción.