Compra tu BMW Serie 8 de ocasión en AutoScout24

BMW Serie 8

BMW Serie 8

El BMW Serie 8 E31 es para muchos aficionados al motor –especialmente entre los fans de la firma alemana– una auténtica leyenda. Por tal motivo, es un vehículo que sigue cotizándose alto en el mercado de segunda mano. Este coupé señorial, el primer portador del legendario motor V12 que más tarde aparecería en el McLaren F1, nació en 1989, aunque los primeros estudios y pruebas para su producción se iniciaron a inicios de los 80. Más

Encuentra el coche de tus sueños

Más de 2.4 millones de vehículos a lo largo de toda Europa

Un coupé deportivo para un público muy exclusivo

Entre los directivos de BMW rondaba desde hacía tiempo la idea de comercializar un coupé deportivo exclusivo y potente, dirigido a un tipo de cliente muy concreto, amante de la calidad y con alto poder adquisitivo. Se trataba de sustituir a la Serie 6, que –aunque con considerable éxito– llevaba años sin aportar novedades interesantes para competir con los "enemigos” de la firma en este segmento, principalmente, Mercedes y Audi. Y había que hacerlo con un coche rotundo, imponente y novedoso.

Un primer prototipo con un precio inalcanzable

En 1984 se iniciaron los primeros diseños, pero las pruebas arrojaban un prototipo caro, cuyo futuro no se vislumbraba halagüeño, porque además se calculaba que eran necesarios otros seis años para contar con un modelo comercializable. Durante un tiempo se hicieron testeos sobre las mulas de la Serie 6 en el chasis o la dirección.

Una vez que los ingenieros de la casa estuvieron satisfechos con la aerodinámica y los elementos fundamentales del BMW Serie 8, se llegó a la conclusión de que cada unidad, fabricada a mano, costaría cerca de un millón de euros.

Pruebas en el circuito de Nürburgring Nordschleife

En 1989 se enviaron varios prototipos al personal de BMW como paso previo a su envío definitivo al Nürburgring Nordschleife un circuito ubicado en los alrededores del bonito pueblo de Nurburgo –y castillo medieval del mismo nombre– en las montañas Eifel, de Alemania. Allí se realizaron más de 8.000 kilómetros de prueba con las primeras unidades del BMW Serie 8, antes de ser probado en condiciones reales.

Casi simultáneamente, se enviaron las primeras unidades al mercado norteamericano, para comprobar si sentaban bien a este exclusivo motor las extremas condiciones climáticas estadounidenses y la gasolina de aquel país. Esto era un aspecto vital del proyecto, pues se preveía que la inmensa mayoría de la producción se vendería en este mercado.

El BMW Serie 8 superó con éxito las más duras pruebas

El vehículo soportó con éxito toda clase de pruebas: desde las altas temperaturas –de más de 50 grados– del desierto de Death Valley, ubicado al sureste de California, hasta los fríos extremos de altas montañas, donde se pisó a fondo su acelerador, se le sometió a cambios abruptos de temperaturas y de presión.

El vehículo se presentó oficialmente en el Salón de Frankfurt, con el nombre de BMW 850i, y sólo en los ocho días de la muestra se recibieron más de 5.000 pedidos. Sin embargo, en EE.UU. el coche no tuvo éxito: quizá por coincidencia con el inicio de la Guerra del Golfo, quizá porque el modelo no resultó del gusto americano, apenas se vendieron 8.000 unidades en siete años.

Curiosamente, mientras en América el coche no obtenía acogida, en Europa los exclusivos compradores hacían cola durante tres años para poder acomodarse tras su volante.

Dos versiones, de 286 y 300 CV

El BMW Serie 8 puede encontrarse en el mercado de segunda mano bajo dos versiones. La primera monta un V8 4 litros y 286 CV, aunque a partir de 1996 le siguió un motor con mayor cilindrada. La segunda empleaba un motor V12 5 litros de 300 caballos, que fue usado asimismo en la Serie 7. Más tarde fue sustituido por otro de 375 CV, del que sólo se vendieron 1.500 unidades, por lo que hoy en día es complicado encontrar alguna.

BMW 850 CSi, el "Ferrari Killer”

Hubo una tercera versión, denominada 850 CSi, de 380 CV, cuya velocidad máxima, limitada electrónicamente, era de 250 km/h. No obstante, y sin ese control, llegaba hasta prácticamente los 300 km/h. Lamentablemente, apenas obtuvo ventas, por lo que es verdaderamente complicado encontrar una unidad de este tipo en el mercado de segunda mano.

Paralelamente, se fabricó un prototipo, denominado M8, con motor V12 de 6 litros y 550 CV, pensado para competir con coches de alta gama, por encima de los 500 CV. En BMW era apodado el "Ferrari Killer”, en referencia al nicho de mercado en el que pretendía operar. Nunca llegó a comercializarse, pues los directivos alemanes estimaron que a principios de los 90, con la crisis de la Guerra del Golfo en ciernes, estaba condenado al fracaso.

¿Nueva versión del BMW Serie 8 a partir de 2015?

El BMW Serie 8 dejó de fabricarse en 1999 con más de 30.000 unidades puestas en el mercado; no obstante, a finales de 2014 en los foros automovilísticos se especulaba con la posibilidad de que la casa alemana volviera a revitalizar la mítica serie con un coupé más grande que la Serie 6.

En definitiva, el BMW Serie 9 cuenta con grandes fans y algunos detractores. Hubo quien criticó su frontal plano y su revestimiento interior deportivo, que chocaban con los gustos de los compradores alemanes de alto nivel adquisitivo. Por el contrario, los clientes americanos –mercado donde abundan los deportivos cargados de caballos– estimaban escasos sus 280 CV. Además, su especial diseño imposibilitaba una versión descapotable con las garantías necesarias para el nivel de calidad esperado.