Compra tu BMW E30 de ocasión en AutoScout24

BMW E30

BMW E30

Descubre por dentro el Serie 3 que cambió la suerte de la firma alemana

En 1982 nació la tercera generación de la serie 3 de BMW. Sustituyó a la anterior, denominada BMW E21, que por aquel entonces solo mantenía el 315, su modelo más básico. Este nuevo automóvil estaba inspirado en el E28 pero con una longitud menor y su carrocería era únicamente de dos puertas. A nivel de diseño, la zaga estaba inspirada en los anteriores serie 2 y E21 pero a diferencia de aquellos este nuevo modelo sí contaba con doble faro delantero. Más

Encuentra el coche de tus sueños

Más de 2.4 millones de vehículos a lo largo de toda Europa

BMW E30:deportividad, diseño, cuatro carrocerías disponible y un sinfín de mecánicas diferentes

Un total de 10 años (de 1982 a 1992) definen la vida del E30. Si bien los cabrios seguirían fabricándose hasta 1994, el modelo convencional cesaría su producción dos años antes. Se trató del último Serie 3 que incorporaba faros independientes, ya que el sucesor (E36) contaba con un cristal que los protegía. Ofrecía interesantes avances aerodinámicos en comparación con el E21. La parrilla era mucho más conservadora, menos angulosa y podía encontrarse en cuatro carrocerías diferentes: coupé de dos puertas, sedán de 4 puertas, descapotable de 2 puertas y familiar de 5 puertas.

El primer E30, denominado 318i, se lanzó al mercado en 1983. Era una berlina de dos puertas que incorporaba tracción trasera. Junto a este modelo aparecerían el 316, el 320i y el 323i con 6 cilindros. Tenía una potencia de 105 CV y un par máximo de 145 Nm, cambio manual de cinco velocidades o automático de tres. Los primeros modelos contaron con motorizaciones 2.0 en el 320i y 2.3 en el 323i, con los que la potencia alcanzaba al principio 125 y 139 CV y hasta 129 y 150 CV al final de la producción.

En 1987 se haría un nuevo restyling en el que el spoiler delantero fue cambiado, así como la sustitución del metal cromado de los parachoques por plásticos. Se aumentó el tamaño de las luces traseras, se adaptó el diseño al nuevo signo de los tiempo y los focos delanteros se cambiaron por una lente convergente para cumplir las normas europeas. Ya en 1989 nacería el 318 is y el 320 is, además de los motores M40 de 4 cilindros.

Principales ventajas y desventajas

  • Diseño exterior más moderno y atrevido que el de su antecesor, con líneas maestras más angulosas.

  • En el diseño interior radicaban las diferencias entre modelos: reloj en el cuadro de mandos, cuentavueltas…

  • La mayor distancia entre ejes respecto al E21 aumentó un habitáculo que seguía siendo reducido.

  • La tracción trasera obligó a diseñar un amplio túnel central que incomodaba el puesto de conducción.

  • Gran variedad de motores y mecánicas, todas ellas sólidas y con muy buenas prestaciones.

  • Precio muy por encima del de los vehículos de su segmento.

Algunos de sus rivales de la época eran el Ford Sierra Cosworth y el Mercedes 190 E 2.5 16 Evo II. Este último se desenvuelve con soltura gracias a su motor atmosférico de cuatro cilindros. Ford apostó por un turboalimentado de dos litros y 16 válvulas capaz de entregar 204 CV de potencia. Además contaba con un amplio alerón que rompió la imagen de la marca norteamericana. EL BMW, por su parte, apostó, como Mercedes, por las 16 válvulas y el motor atmosférica y unos pasos de rueda enormes que le facilitaba mucho el paso por curva. En resumen: el BMW es el más práctico de los tres, el Evo II es mucho más extremo y deportivo y el Cosworth el más cómodo para trayectos largos.

Motores y precios

Los motores se fueron sucediendo casi al mismo ritmo que los modelos. El M21 sería el primer motor diésel de la historia de la compañía alemana, contaba con turbocompresor y lo montarían los modelos 324d y 324 td. El M20 fue el que más modelos montó, contaba con 6 cilindros en línea, mientras que el M30 apostaba por la solidez en su construcción y la deportividad en sus prestaciones.

  • M20B20 con 125 CV de potencia 2.0 L
  • M20B23 143-150 CV de potencia 2.3 L
  • M20B25 168 CV de potencia 2.5 L
  • M20B27 127 CV de potencia 2.7 L
  • M30 6 cilindros, 194 CV de potencia y 3210 centímetros cúbicos

Equipamiento de serie y opcional

Elementos de equipamiento bastante completos para la época: aire acondicionado, antena automática, radiocasete Eurovox, dirección asistida y pintura metalizada. En 1989 se añadió el cierre centralizado, el volante deportivo de cuero, la suspensión deportiva y los spoilers delanteros y traseros. Muchos de estos elementos eran opcionales pero en 1989 la dirección asistida, el volante de cuero, el aire acondicionado y el radiocasete pasaron a equiparse de serie.

¿Por qué comprar un BMW E30?

Pese a ser un vehículo que contaba con los mismos defectos que el E21, a saber, poco espacio en los asientos anteriores, pobre relación entre potencia y prestaciones, comportamiento limitado en superficies de baja adherencia y un precio muy elevado respecto a los vehículos de la competencia, contaba con un chasis de nuevo diseño que mejoró sus prestaciones. La suspensión y los frenos fueron heredados del E21 aunque con ruedas de mayor tamaño que las de su antecesor, lo que le daba un aspecto diferente y una mayor estabilidad en carretera. Contaba con una dirección de cremallera sin asistencia (que era opcional en todos los modelos) y que rendía a un muy buen nivel.

Se trata de un vehículo capaz de competir de tú a tú con los grandes de su época gracias a una construcción muy sólida, a un motor que responde con agilidad al pisar el acelerador en cualquiera de sus mecánicas y, aunque su cambio no es el más preciso del mundo, se aprende rápido a manejarlo con efectividad. Su diseño es de los que quitan el aliento, con una zaga que oculta mucho más de lo que podría parecer a simple vista. Es además un vehículo ligero (apenas 1.300 kilogramos de peso), lo que repercute en un consumo bastante contenido y en su capacidad de acelerar. Gracias a su logrado chasis, sólido como pocos, es capaz de entrar en curva con mucho aplomo, por lo que se convierte en un vehículo muy práctico en el día a días.

Era un modelo que contaba con hasta 4 carrocerías disponibles, incluso una descapotable que contaba a su vez con dos versiones: el cabriolet clásico sin arco de seguridad y el T-Bar, con un ancho montante central y techo de dos piezas con motor de dos litros. Muchos criticaron, durante el lanzamiento, el diseño del E30, por considerarlo insípido y excesivamente continuista, casi una evolución del E21 más que un nuevo vehículo. Pese a que no alcanzó el éxito previsto por BMW, vendió un gran número de unidades a lo ancho y largo del planeta.

Los años venideros, a partir de 1984, fueron aprovechados por la firma alemana para enseñar músculo, lanzando vehículos muy interesantes como el 324d con motor diésel o el 325e (catalizado). Pero lo más importante del éxito comercial fue la aparición del 324td y de la nueva carrocería compacta: el BMW E30 Touring. Todas estas opciones, con sus variantes mecánicas, resultan realmente interesantes para los más nostálgicos. Vehículos imperfectos pero tremendamente atractivos para cualquier amante del motor y de las mecánicas clásicas.