Compra tu Audi R8 blanco de ocasión en AutoScout24

Audi R8 blanco

Audi R8 blanco, potencia y sofisticación

Audi es una compañía de origen alemán dedicada a la automoción en todas sus facetas, y es que el trabajo de esta compañía con sede en Baviera abarca modelos de coches de segunda mano que comprenden berlinas de delicado y elegante diseño y algunos de los deportivos más potentes y legendarios que el mercado de coches usados ha visto jamás, cualidades que han hecho que esta empresa, fundada en 1909, se haya convertido en todo un referente en el mundo del motor. Así, cualquier Audi R8 blanco se presenta como una buena mezcla de todas las cualidades que han hecho destacar a los vehículos de corte deportivo de esta compañía, y es que las líneas de diseño elegantes y sofisticadas se unen en el Audi R8 blanco a unos motores de extremada potencia y rendimiento, cualidades que hacen que este automóvil de dos puertas se presente como una opción excelente para los usuarios que desean contar con un deportivo de indudable potencia pero que, además, gustan de la estética de una berlina clásica.

Audi R8 blanco, sinónimo de elegancia

La mezcla del R8 con el color blanco expresa algo del carácter que esta empresa alemana ha querido inculcar en todos sus modelos, ya que la sencillez y la elegancia deben ser una cualidad evidente para todos los que saben apreciar la belleza de las carrocerías confeccionadas por esta empresa. De este modo, cualquier R8 blanco es un coche de segunda mano que destaca por la elegancia y la sencillez de su color, cualidades que hacen que el diseño de estos coches de segunda mano sobresalga por su carácter y agresiva personalidad. Además, las carrocerías del Audi R8 blanco, tanto la de estilo cupé de dos puertas como la descapotable, ofrecen un perfil bajo en el que destacan elementos como las entradas laterales de aire, accesorios que pueden brillar con luz propia al no verse ensombrecidos por la sencillez del blanco.

Motores y usos del Audi R8 blanco

Este deportivo, que lleva fabricándose ininterrumpidamente desde 2006, es un coche usado de extremada potencia gracias a los propulsores empleados por la firma alemana. De este modo, cualquier Audi R8 blanco cuenta con dos propulsores de gasolina que pueden alcanzar rendimientos realmente increíbles. El más pequeño de ellos es un V8 de 4,2 litros e inyección directa FSI, un motor capaz de desarrollar 420 CV de potencia para alcanzar una velocidad máxima de 301 km/h. Al margen de este propulsor, el Audi R8 blanco puede montar un V10 con un cubicaje de 5,2 litros capaz de ofrecer 525 CV, unas características gracias a las cuales este coche usado puede pasar de 0 a 100 km/h en tan solo 3,6 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 325 km/h. Además de todo ello, todos los modelos de Audi R8 blanco montan un sistema de tracción integral que se combina con una caja de cambios manual de 6 marchas o con otra semiautomática, propiedades que aumentan el rendimiento y la deportividad de este vehículo. Debido a las características indicadas, los modelos de Audi R8 blanco son ideales para disfrutar de la carretera y de las altas velocidades, pero sin perder la estética tradicional y sofisticada que siempre ha caracterizado a esta firma, por lo que su uso como deportivo combinará perfectamente con otro más urbano y familiar.