Compra tu Ferrari F12 en AutoScout24.es

Encuentra el coche ideal

Ofertas para tu búsqueda

Ofertas para tu búsqueda

El Ferrari F12 es el sustituto del superdeportivo, también del cavallino rampante, 599 GTB Fiorano. Se lanza al mercado en 2012 a partir de 309.500 euros, precio más ajustado en las unidades de segunda mano. Se trata de un coupé biplaza o berlinetta –así llama la marca italiana a su modelos cubiertos-, aunque existe una unidad única TRS tipo barchetta –descapotable en Ferrari-, con motor gasolina atmosférico V12 de 741 CV de potencia que mide 4.618 mm de largo, 1.942 de ancho y 1.273 mm de alto, y 2.720 mm de batalla. Cotas propias de los segmentos de los gran turismo, en el que milita.

Centro de gravedad más cerca del suelo

El F12 es más bajo, corto y estrecho que su antecesor, el 599 GTB Fiorano, y tiene menos batalla que este –con 2.750 mm-. Además, la marca de Maranello afirma que su centro de gravedad está más cerca del suelo, lo que repercute a favor del F12 en más potencia, mejores prestaciones y consumo menores.

Uno de los coches más caros en España

El F12 es uno de los coches más caros, comercializados en España, en parte, puede ser porque hay pocas alternativas de características similares. Su precio nuevo es más de 60.000 euros más caro que el de un MP4-12C de McLaren con 600 CV, o un Mercedes-Benz SLS AMG GT de 591 CV de potencia. Otro rival, el Aston Martin DBS de 517 CV cuesta aproximadamente lo mismo. Se trata de modelos muy exclusivos –con unidades limitadas en el mercado de usados- que no sólo son caros de adquirir, también de mantener. Los precios de mantenimiento de estos deportivos suelen equivalentes al que paga cualquier conductor al comprar un utilitario

Motor de competición para un el Ferrari F12, un supercoche de calle

El motor del F12 es el mismo motor que monta el Ferrari FF. Un bloque V12 a 65 grados de 6262 cm³, pero con un incremento de potencia de 82 CV. Su potencia máxima se consigue a 8.500 rpm, muy cerca del límite de giro del motor situado a 8.700 rpm. El par motor máximo que produce es de 690 Nm a 6.000 rpm, cifra que catapulta los 1.705 kg de peso en 3,1 segundos hasta los 100 km/h y en 8,5 segundos hasta los 200 km/h. Aceleraciones brutales para un coche que puede alcanzar 340 km/h de velocidad punta. Con estas credenciales, iguales en la carrocería descapotable del TRS, los discos de freno carbocerámicos son imprescindibles.

Prestaciones que ofrece a costa de un consumo medio de 15 litros, según el fabricante de Maranello, a los 100 km –un valor bajo para la potencia que ofrece-, equivalentes a 350 gr/km de dióxido de carbono cumpliendo con la norma Euro5 de emisiones contaminantes. El FF con la misma mecánica y 82 CV gasta más.

Su mecánica transmite la potencia al suelo mediante un cambio automático de doble embrague que manda todo el par al eje trasero. Ferrari llama a esta transmisión F1 Dual Clutch y es de 7 velocidades. Este tracción trasera tiene un diferencial trasero de deslizamiento limitado –E-Diff-. La suspensión monta amortiguadores de dureza variable –SCM3-, con fluido interior, que cambia su resistencia al aplicar un campo magnético.

Si se comparan su prestaciones con las de los modelos con los que compite, nombrados antes, es más rápido que los Bentley Continental GT W12 de 625 CV, Chevrolet Corvette ZR1 de 647 CV y McLaren MP4-12C de 600 CV.

Diseño e innovación para el buque insignia de Ferrari

La fabricación de su bastidor y carrocería, firmados por Scaglietti, se utilizan 12 aleaciones distintas —algunas por vez primera en un automóvil, según Ferrari- y nuevos procesos de unión para aumentar la rigidez torsional un 20% respecto a otros modelos. También pesa más que sus rivales de más de 600 CV de potencia.

El capó, diseñado para dirigir el aire hacia las aletas, y las trampillas, que se abren para canalizar aire hacia los frenos sólo cuando necesitan refrigeración, disminuyen la resistencia aerodinámica y mejora el Cx o coeficiente aerodinámico de su antecesor, el Ferrari 599 GTB Fiorano, a 0,30 –de 0,34-.

Entre el equipo de serie del F12 destacan cuatro airbags delanteros y laterales, no lleva de cabeza, sensores de presión y temperatura de los neumaticos, control de tracción F1-Trac con función Launch Control de salida desde parado –que permite la máxima aceleración sin perder motricidad-, control de velocidad, faros bixenón y llantas de aleación de 20 pulgadas montadas sobre neumáticos de medidas 255/35 en el eje delantero y de 315/35 en el trasero. Opcionalmente puede sumar cámara de visión delantera y trasera para facilitar maniobras, suspensión delantera regulable para evitar rozar la carrocería con bordillos o rampas de garaje, diferentes tipos de asientos de diseño deportivo, inserciones de fibra de carbono en el habitáculo y diversos revestimientos para el interior, además de llantas de aleación de 20 pulgadas de diferente diseño, opcionales.

Por su parte, el F12 TRS tiene numerosos cambios estéticos que lo distinguen del F12 berlinetta, pero el principal es su carrocería. En la parte delantera los paragolpes y faros son distintos, la toma central de aire es más grande y la joroba del capó que está acristalada y se puede ver parte del motor V12. En la zaga, completamente rediseñada, se instala un difusor nuevo y las llantas tienen un diseño distinto. Dentro del habitáculo el túnel de la transmisión y lo paneles de las puertas van pintados, hay menos mandos para el aire acondicionado y se eliminan los mandos de las ventanillas, la guantera, las salidas centrales de ventilación y el sistema de audio.