Combinación infalible y ganadora

A comienzos del pasado otoño os prometimos una futura prueba del nuevo Opel Combo. Tras asistir a la presentación dinámica en Madrid en septiembre, ahora por fin probamos a fondo este turismo de la firma del rayo. Carrocería corta, motor diésel más potente y versión tope de gama.

No sería justo comparar la quinta y nueva generación del Combo Life con su primigenia. Pero sí es baladí comentar que con el paso de los años Opel ha hecho muy buen trabajo para darle un cambio de aires progresivo y ascendente. A fecha de hoy, estamos ante una de las mejores alternativas familiares y aventureras para frenar el auge de los SUV´s grandes y acabar de exterminar del todo el sector de los monovolúmenes tradicionales.

Parecidos razonables

Opel no se ha dejado ni un detalle a medio terminar. Desarrollado sobre la plataforma EMP2 del Grupo PSA, se reivindica como un modelo cómodo, espacioso y super capaz. El conglomerado francés ha utilizado la estrategia más ofensiva para este segmento, lanzando al mercado tres modelos muy parecidos pero al fin y al cabo diferentes. Sí, hablo del Peugeot Rifter y Citroen Berlingo. Estos dos primos hermanos del Combo comparten similitudes (sobre todo el Rifter) pero cada uno tiene sus particularidades que le hacen ser, a su modo, especiales.

El Opel Combo Life genera dudas entre nuestro círculo por tener ese nombre de furgoneta pero esa nueva y clara apariencia de turismo familiar. Pero tanto en la teoría como en la práctica el nuevo modelo de Opel es sin duda uno de los mejores lanzamientos del año. Podemos elegirlo en dos carrocerías. Una corta, denominada L, de 4.403 mm y la larga denominada XL, de 4.753 mm. Ambas carrocerías admiten configuraciones de 5 y 7 plazas. Salvo las llantas, los ópticos traseros y un frontal estilo Opel, poco hay que destacar de su diseño exterior respecto a sus homónimos del grupo.

La belleza está en el interior

Pero lo grandioso de este coche es todo lo que nos encontramos de puertas para dentro. El puesto de conducción es extremadamente ancho y cómodo, con altura de sobra para la cabeza y espacio suficiente para las piernas sin sacrificar el confort del pasajero de la parte trasera.

Todo el puesto de conducción es común al grupo pero el toque personal de Opel es el cuadro de instrumentos y el volante ya visto en otros modelos. Los acabados del salpicadero y embellecedores de las puertas no son tan buenos como nos gustaría. Si bien el empaque es bueno y está bien terminado, no acaba de igualarse al de sus compañeros que cuentan con algún acabado blando que le da un ligero aumento de calidad.

Ahora bien, por encima de todo, Opel ha fabricado un almacén dentro de un exterior llamado Combo. En total, se hallan 28 huecos repartidos por el habitáculo. Cofres ocultos, guanteras, cajones debajo de los asientos, pequeños espacios encima y debajo de la pantalla táctil e incluso un raíl transversal que cruza el enorme techo panorámico para almacenar todavía más objetos. Sus plazas traseras con tres anclajes Isofix en cada banqueta individual, le otorga un plus de seguridad y gana enteros para una familia repleta de bebés. Merece distinción una de las novedades más importantes de las plazas traseras de este Combo, sus elevalunas.

Estas tres banquetas proporcionadas en 35/30/35 ofrecen una buenísima capacidad para las piernas, para la cabeza y, dentro de lo que cabe, para los hombros. Dichos asientos se pueden abatir de forma individual para ampliar el maletero desde los 597 litros hasta unos tremendos 2.126 litros. El piso no quedará exactamente plano pero sí conformará una capacidad de carga bastante buena.

Aplomo y kilómetros

El Opel Combo Life, como hemos visto, reúne muchas características que le hacen ser una alternativa firme al auge SUV. Pero si además, le alabamos a la hora de comentar su rendimiento de marcha, pocas opciones hay mejores a este turismo.

Pese a tener un alto centro de gravedad que provoca un paso por curva con ciertas oscilaciones de la carrocería, la dirección es intuitiva y predecible para ayudarnos a tomar con mayor seguridad los giros. La suspensión está bien equilibrada y recoge bien las irregularidades para insonorizar bien el habitáculo cuando cogemos uno de los cien mil resaltos de la ciudad. El aplomo es excepcional en autopista y nos permitirá realizar kilómetros sin enterarnos. Poco ruido, poco movimiento de la carrocería a altas velocidades y un confort excesivamente sobresaliente. Además, podríamos catalogarle de solvente en su comportamiento por ciudad.

Todo esto es gracias, en parte, a la versión diésel más potente que protagoniza estas líneas. Un motor más que capaz que mueve al Combo Life con fuerza y sobre todo con eficiencia. Un motor gasolina de 110 CV y tres diésel de 75, 100 y 130 CV es la oferta mecánica actual del Combo Life. Escasas de potencia nos parecen todas las versiones salvo la nuestra. Los 130 CV de la unidad probada consiguen agilidad y un buen consumo gracias a que la relación con la caja de cambios manual de 6 velocidades (automática de 8 opcional) le permite rodar a bajas vueltas y recuperar bien en velocidades más altas.

Por tanto estamos ante un motor muy decente, al menos para lo que nos exige el Combo Life. La marca homologa con el nuevo ciclo WLTP, un gasto medio de 5,6 l/100 km. Nosotros, tras muchísimos kilómetros sobre todo por carretera, apagamos el ordenador de abordo en 6,3 l/100 km. Una cifra muy buena y a tener en cuenta si nuestro objetivo es viajar acompañado y con equipaje a la vez que pensamos en nuestro bolsillo.

Tecnológico y competitivo

Gracias a la plataforma comentada antes, el Combo Life se convierte en uno de los coches más seguros y tecnológicos de su categoría. Hemos contado hasta 19 ayudas a la conducción, muchas de ellas de serie en este acabado Innovation, entre las que destacan por ejemplo el asistente de frenada en ciudad con detector de petaones, mantenimiento de carril, crucero adaptativo o sistema de ángulo muerto.

Nuestra unidad, equipaba como extra el paquete Cool and Sound (1000€) que incluye navegador y climatizador automático y el paquete Innovation (500€) con el volante y los asientos delanteros calefactables. Echamos de menos el paquete de asistente de aparcamiento para incorporar cámara y/o sensores traseros que nos ayudasen a estacionar este enorme vehículo aunque, sinceramente, no nos parece lo más imprescindible del mundo. También podía equipar y no equipaba, el Head Up-Display.

Y, además, la unidad probada con el nivel de equipamiento más alto, el motor más potente y 1.500€ en extras, tasa su precio en 22.538€ con descuentos aplicados. Una ganga. Se nos ocurren pocas gamas de modelos en el mercado tan competitivas en relación prestaciones/precio como este nuevo Combo.

No cabe duda de que con el segmento de los SUV hegemonizando el mercado, esta ofensiva de Opel podría ser motivo de debate. Debate intenso. Y todo porque este Combo Life impone, y mucho. Sabemos que es para un perfil de cliente muy concreto, aventurero y familiar. Pero ese cliente debe tener claro que, apostando por este modelo, está reuniendo todas y cada una de las ventajas de un SUV grande y un monovolumen sin sacrificar apenas nada. No es por ser categórico pero… es la mejor alternativa para largas y duras travesías.

Ficha Técnica Opel Combo Life Innovation L 1.5 TD 130 CV

Motor: Diésel turboalimentado, cuatro cilindros en línea

Cilindrada: 1.499 cm3

Potencia: 130 CV a 3.750 rpm

Par: 250 Nm a 1.750 rpm

Velocidad Máxima: 185 km/h

0-100 km/h: 10,6 seg

Consumo (urbano/extraurb./mixto): - / - / 5,6 l/100 km

Emisiones CO2: 115 gr/km

Dimensiones: 4.403 / 1.848 / 1.841 milímetros

Maletero: 597-2126 litros

Cambio: Manual de seis velocidades

Depósito: 50 litros

Precio: 27.250€

Precio unidad probada: 29.040€

¿Preparado para lo siguiente?

Compartir el artículo

WhatsAppEmailFacebookCopiar link

Todos los artículos

La despedida perfecta

Pruebas · Opel

El mejor regalo

Pruebas · Opel

Prueba: Opel Insignia Grand Sport – Venido a más

Pruebas · Opel
Mostrar más