Saltar al contenido principal

Nuevos colores, las funciones de siempre

Descubre ya el nuevo diseño que estamos implementando paso a paso en todo nuestro portal.

Prueba: MINI Countryman Cooper S E ALL4 – Herramienta multiusos

No solo se ha convertido en el primer SUV de MINI, sino también en el primer híbrido de su historia. El Countryman sorprende con esta variante híbrida enchufable que ofrece muchas ventajas y algún que otro inconveniente. Nosotros lo hemos probado en profundidad para contártelo todo.

Estarás de acuerdo con nosotros en que el sector del automóvil, en general, y MINI en particular han evolucionado de manera exponencial en los últimos años. En ambos casos, el punto en común es, sin lugar a dudas, el SUV. En el primero, por inundar el mercado de modelos de todos los colores, formas y tecnologías. En el segundo, por lograr que las ventas generales de la marca se disparen hasta cotas insospechadas.

Éxito que se ha erigido gracias al Countryman, o lo que es lo mismo, al primer todocamino que porta el emblema alado en el frontal. Un modelo del que ya hemos dado buena cuenta hace tiempo, con una prueba exhaustiva en la que analizábamos todas las virtudes de la versión más prestacional de todas: el John Cooper Works.

Enchufado al cambio

Hoy, en cambio, damos un giro de 180º pasando de prestaciones a eficiencia. Sí, porque el protagonista de estas líneas no es otro que el Countryman Cooper S E ALL4. Un nombre un tanto largo, lo sabemos, en el que uno de los caracteres tiene mucho que decir. Nos referimos a la letra E. Aquella que nos delata sus aspiraciones, que no son otras que el ahorro de combustible.

Ficha Técnica MINI Countryman Cooper S E ALL4

Motor combustión: Gasolina, tres cilindros en línea, turbo

Cilindrada: 1.499 cm3

Potencia: 136 CV a 4.400 rpm

Par: 220 Nm entre 1.250

Motor eléctrico: Síncrono de imanes permanentes

Potencia: 88 CV a 4.000 rpm

Par: 165 Nm a 3.000 rpm

Sistema híbrido: Sistema híbrido enchufable eléctrico-gasolina

Potencia conjunta: 224 CV

Par máximo conjunto: 385 Nm

Velocidad Máxima: 198 km/h

0-100 km/h: 6,8 seg.

Consumo (urbano/extraurb./mixto): - / - / 2,4 l/100 km

Emisiones CO2: 55 gr/km

Dimensiones: 4.299 / 1.822/ 1.559 milímetros

Maletero: 405-1.275 litros

Peso: 1.760 kg.

Cambio: Automática, con convertidor de par, seis velocidades

Depósito: 35 litros

Precio: 39.250 euros

Porque si no te habías dado cuenta hasta ahora, esta versión, con este nombre tan extenso, es nada más y nada menos que el primer híbrido de MINI. Pero no uno cualquiera, sino que estamos ante el primer enchufable de la firma inglesa. Sí, cierto es que en 2007, la marca británica ya nos adelantó un MINI 100% eléctrico que, finalmente, no pasó de la fase conceptual y aunque recientemente ha vuelto a la carga con otro prototipo, el MINI Electric Concept, no ha sido hasta la llegada de este Countryman S E ALL4 cuando se ha puesto las pilas, nunca mejor dicho, y ha entrado de lleno en los nuevos sistemas de movilidad.

Encuentra las diferencias

Antes de entrar en materia, hay que resaltar las pequeñas, pero importantes, diferencias estéticas que presenta frente a otro Countryman convencional. Por fuera, los detalles más evidentes se observan en la toma de carga situada en el paso de rueda delantero izquierdo, luciendo el logo de MINI electric en un color amarillo verdoso, el mismo que tiñe la S de esta versión. Las llantas también son específicas del modelo aunque en este caso, las que montaba nuestra unidad iban firmadas por el departamento de personalización MINI Yours.

Internamente, las diferencias saltan un poco más a la vista ya que no solo el interruptor de arranque se ‘colorea’ con el amarillo de los detalles externos, sino que la semiesfera izquierda del cuadro de instrumentos sustituye el cuentarrevolciones tradicional por un medidor de potencia eléctrica en el que también se integra la carga de la batería mediante LEDs luminosos. Por último, el selector de modos de conducción se sitúa a la izquierda del arranque y no en la parte inferior del pomo del cambio.

Otro cambio, este oculto a la vista, es la posición más elevada de los asientos traseros. Hecho que se debe a la colocación de las baterías bajo dichas butacas provocando que estas eleven su altura en 3 cm. Por suerte, dadas las formas cuadradotas del modelo, la habitabilidad en esta parte del vehículo no se ve alterada y sigue habiendo espacio para que la ocupen adultos hasta de 1,90 metros.

No obstante, sí hay dos damnificados. Por un lado, el depósito de combustible se redice hasta los 35 litros, mientras que el maletero pierde 45 litros de volumen, llegando ahora a los 405 litros. No es un mal dato, pero no hay que olvidar que en él hay que reservar un hueco al estuche del cable de carga, el cual, precisamente, no es pequeño. Además, si optamos por montar el MINI bench, tan ideal cuando realizamos un pic-nic al aire libre, perderemos ese doble fondo que, para muchos es más indispensable.

De la teoría…

La nota diferenciadora de este Countryman Cooper S E ALL4 es su entramado mecánico. Heredado del que emplea el BMW 225 Xe Active Tourer (ambos comparten plataforma), combina el motor de gasolina 1.5 TwinPower Turbo de 136 CV y 220 Nm ubicado en su parte delantera, con otro eléctrico de 88 CV y 165 Nm situado bajo el piso del maletero (de ahí la pérdida de capacidad).

De forma conjunta, ambos generan una potencia total de 224 CV (a 7 CV del John Cooper Works) y un par máximo de 385 CV, gestionándose mediante la caja de cambios automática de seis relaciones y la tracción total ALL4. Ahora bien, su gran virtud es que el eléctrico es capaz de mover los 4,30 metros y 1.760 kilos de Countryman de manera independiente.

Lo logra gracias a la energía almacenada en la batería de iones de litio de 7,6 KWh de capacidad, llegando hasta los 125 km/h de velocidad máxima y durante un máximo de 45 kilómetros. Una vez se agote esta energía, el Countryman Cooper S E ALL4 se puede conectar a la red eléctrica mediante una toma convencional o un Wallbox. Los tiempos oficiales de carga varían entre las 2:15 y las 3:15 horas en función de la potencia de carga.

… a la práctica

Esa es la teoría. Pero como en todo en esta vida solo podemos confirmarlo si lo llevamos a la práctica. Y eso es lo que hemos hecho con este Countryman Cooper S E ALL4. Durante nuestra semana de pruebas hemos comprobado cómo varían muchos de esos datos, ya sea para bien como para mal.

Dado que no os podemos preguntar cuál escogeríais primero, empezamos por los más negativos. El primero, sin llegar a ser malo del todo, es el tiempo de carga. Lo hemos enchufado en todos las tomas de corriente habidas y por haber: domésticas, rápidas y ultrarrápidas. En todas, los tiempos eran superiores a los facilitados… salvo en la ultrarrápida, donde en poco más de una hora habíamos llenado el 75% de la batería.

En el enchufe doméstico, con una potencia contratada de más de 5 kWh, el tiempo estimado del que nos informaba el propio vehículo fue de algo más de cuatro horas y media, mientras que en una rápida de 7,2 kWh sí se acercó a esas 2:15 horas homologadas.

Ahora bien, esto nos lleva al siguiente punto negativo: la autonomía. En ninguno de los dos días que hemos tenido este Countryman Cooper S E ALL4 hemos conseguido ver los 45 km anunciados. La media ha rondado siempre los 31 km y solo en uno de ellos hemos conseguido llegar a los 37 km con las baterías a tope. Un ‘logro’ conseguido dejándolo más de la cuenta en un supercargador.

A hurtadillas

Sea como fuere, el Countryman Cooper S E ALL4 también posee muchas virtudes. Esos 31 km que anuncia nos parecen más que suficientes para circular por el centro de la ciudad. Hay que pensar que esa distancia es la que, por ejemplo, separa Collado Villalba o San Agustín de Guadalix de Madrid, es decir, que necesitamos invertir mucho tiempo para completarlo por las calles de la Capital en este caso… o de cualquier otra ciudad de España. Todo ello sin olvidar que, probablemente consigamos realizar más kilómetros de los anunciados gracias al sistema de regeneración de la energía, mediante el cual recuperamos energía en las frenadas.

Hemos echado en falta que el Countryman Cooper S E ALL4 no tenga varios niveles de retención que, como en otros modelos de la competencia, puedan ir regulándose mediante las levas situadas tras el volante. De esta manera podríamos llegar a completar la denominada conducción ‘one pedal feeling’, olvidándonos del freno para siempre. Pese a ello, hace gala de un buen sistema de regeneración con el que poder incluso cargar hasta un 10% de la batería en un recorrido de poco más de 7 km (en bajada eso sí).

Rodando exclusivamente con el motor eléctrico (hay que activar el modo MAX eDrive) percibimos un Countryman ágil y liviano. Los 88 CV que genera son suficientes para moverle con soltura, aunque en arrancadas no percibimos la característica ‘mala leche’ de los eléctricos, sí resulta ser divertido.

Cumple con nota

Cuando la batería llega al final de su carga, la gestión electrónica del coche activa el programa Auto eDrive y el motor 1.5 TwinPower Turbo entra en acción. Sorprende la suavidad con la que aparece, prácticamente imperceptible… para ser un tricilíndrico.

Más allá de los 136 CV de potencia, hay que destacar que los 220 Nm de par máximo suegen cuando la aguja gira a solo 1.250 rpm estirándose hasta las 4.300. Es decir, que el coche empujará con solvencia en prácticamente todo el rango de revoluciones, priorizando así el consumo y ofreciéndonos una respuesta progresiva. La caja de cambios Steptronic de seis relaciones trabaja a las mil maravillas, con suavidad y previsión a nuestros movimientos.

Hay que matizar que la batería no termina nunca de agotarse, siempre se reserva algo para que, en caso de necesitarlo, pueda alimentar al motor eléctrico de manera que el Countryman Cooper S E ALL4 pueda hacer uso de los 224 CV de potencia conjunta. Con todo el potencial desplegado, se convierte en un coche mucho más divertido. Pese a estar cerca del John Cooper Works, no llega a ser tan efectivo como éste y se le nota algo más perezoso en la aceleración (pese a que anuncia un 0 a 100 km/h de 6,8 segundos). Para que sirva de guía, la velocidad máxima está estipulada en unos ‘escasos’ 198 km/h.

Con todo, decir que el consumo medio conseguido dista bastante del homologado. Si bien esos 2,1 l/100 km están medidos siguiendo el anterior ciclo NEDC, la realidad marca que, si empleamos el motor de combustión el gasto no bajará de 6 l/100 km. Ahora bien, si conseguimos sacar el máximo partido al eléctrico, combinándolo con el tricilíndrico, puede que sí veamos una cifra cercana a los 3,5 l/100 km.

Por último, hay que mencionar el modo SAVE, en el que el bloque de gasolina se convierte en un generador que carga la batería mientras circulamos. Resulta útil cuando se tiene previsión de rodar por ciudad y la energía de la batería escasea.

De esta forma, duplicaremos el trabajo del propulsor de 1.5 litros, aumentando ligeramente el consumo medio del mismo pero llenando las celdas en un tiempo breve. Quizá echamos en falta un modo que nos permita dejar intacta la capacidad de la batería, moviéndonos exclusivamente con el gasolina y evitando así tener que cargarlo en marcha.

Cuestión de precio

Sabemos que los híbridos enchufables actuales no son para todo el mundo. Sí, te permiten rodar en modo eléctrico durante un buen puñado de kilómetros y reducir tu consumo de gasolina a poco que sepas gestionar bien el sistema híbrido, pero hay que pagar ciertos peajes.

Entre ellos, el que más pesa es, sin duda, el del precio de venta. Para que puedas tener un MINI Countryman Cooper S E ALL4 tendrás que preparar, nada menos que 39.250 €, convirtiéndole en el Countryman más caro de toda la gama, tras la desaparición momentánea del John Cooper Works, y sin contar los opcionales de los que puede hacer gala.

No obstante, este plug-in será la opción idónea para todos aquellos conductores que, primero, tengan esa cantidad de dinero ahorrada en su cuenta corriente y, segundo, para los que dispongan de una toma de carga (ya sea en casa o en el trabajo), realicen trayectos cortos en el día a día y quieran un coche versátil para los fines de semana. No

¿Preparado para lo siguiente?

Compartir el artículo

WhatsAppEmailFacebookCopiar link

Todos los artículos

Prueba: Mini Clubman – De "mini" nada de nada

Pruebas · MINI

Prueba: MINI – Crecimiento sostenido

Pruebas · MINI

Prueba: MINI Paceman JCW – Aún más deportivo

Pruebas · MINI
Mostrar más