Saltar al contenido principal
En estos momentos, los servicios que ofrece AutoScout24 están limitados por trabajos de mantenimiento. Esto afecta a algunas funciones, como el contacto con los vendedores, el inicio de sesión o la gestión de los vehículos para la venta.

Primera prueba del Mercedes-Benz EQS: el lujo de ser diferente

No lo busques, no hay otro modelo en el mercado que se asemeje al EQS que acabamos de conducir y que nos ha extrapolado a una nueva dimensión.

Creo que nadie lo duda. El mundo ha cambiado. Buena parte de él ya no es lo que era… para bien o para mal. La juventud se ha vuelto más tecnológica y, quizá, dependiente; la conciencia medioambiental se ha incrementado; la sanidad mundial ha recibido un duro varapalo. Pero hay cosas que nunca cambian… o sí. Me refiero al lujo más extremo, a ese exclusivo estatus propiedad de unos pocos en el mundo, casi los mismos que podrán disfrutar a diario de la nueva estrella de Mercedes-Benz: el EQS.

Un lujo que nosotros hemos experimentado durante un par de horas en la primera toma de contacto que hemos realizado a los mandos del EQS 580 4MATIC por el centro y las afueras de Madrid. Un modelo que llega para abrir una nueva puerta dentro de la electrificación de Mercedes-Benz, elevando a la máxima expresión su exclusividad. Y es que la gama de esta berlina de 5,22 metros de largo parte de los 117.125 € aumentando hasta los 146.625 euros en el caso de nuestra versión.

Elegancia innata

Mercedes-Benz-EQS-2022-1600-4f

Un modelo que se coloca a la par que el nuevo Clase S, tanto por reconocimiento como por elegancia, refinamiento y calidad (tanto de rodadura como general). Ofrece un diseño limpio, sin estridencias, con una carrocería redondeada que se alarga hasta esos 5,22 metros de largo y que cuenta con el mejor coeficiente aerodinámico del sector (y de momento el de la historia) con un Cx de 0,20.

Pero si el exterior quizá peca de ‘soso’, el interior es una oda a la modernidad, a la vanguardia, a la digitalización. El responsable: la MBUX Hyperscreen que preside todo el salpicadero y que combina nada menos que tres pantallas que se extienden por los 1,44 metros de panel frontal, divididos en un cuadro de instrumentos de 12,3 pulgadas, un monitor central de 17,7 pulgadas y otra pantalla frente al copiloto de 12,3”, siendo estas dos últimas OLED. Un gadget que se provee de serie en el EQS 580 4MATIC y que es opcional en la versión de acceso (parte con un cuadro de 12,8 y un monitor central de 17”), abrumando a todo aquel que se coloca en la parte delantera.

Mercedes-Benz-EQS-2022-1600-70

Hablar de esta MBUX Hyperscreen daría para escribir un libro por lo que únicamente nos vamos a centran en lo sencillo que resulta manejarla (al principio mejor en parado), la fluidez que transmite y lo intuitiva que resulta. Algo más lioso al comienzo es el cuadro de instrumentos pues cuenta con infinidad de menús que han de ser seleccionados mediante los botones táctiles hápticos que se colocan en el volante. Pero ahí no paran las pantallas porque proyectado en el parabrisas, el EQS ofrece un Head-up display de gran tamaño (750 x 873 mm) en el que lo más destacado es sin duda la realidad aumentada, la mejor que hemos probado hasta el momento.

Mercedes-Benz-EQS-2022-1600-81

Un interior que está rematado con el cuidado propio de un Mercedes-Benz de esta categoría destacando elementos como los asientos envolventes, los reposacabezas acolchados, las butacas traseras de tipo Executive, el sistema de sonido Burmester completamente configurable, la iluminación ambiental LED más avanzada que podamos encontrar e incluso un filtro HEPA (es el primer coche de producción que lo monta) que elimina hasta el 99,9% de las bacterias que pueden pasar al vehículo. Como guinda, una habitabilidad propia de una limusina, gracias en parte a los 3,21 metros de distancia entre ejes que ofrece y que se ven completados con un maletero de 610 litros.

Para conducirlo

Mercedes-Benz-EQS-2022-1600-34

Como buen coche de representación la duda nos surge a la hora de elegir entre llevarlo y que nos lleven. Nosotros no tenemos duda (ni elección): nuestro sitio es tras el volante. Arrancamos mediante el pulsador (no basta con pisar el freno), engranamos la directa con la palanca situada tras el volante (como en el resto de modelos). Los primeros metros discurren con cierta preocupación, primero por esa sensación de estar superado por tanta pantalla y, segundo, por lo gigantesco que resulta para moverse por ciudad.

Aunque no sea su escenario preferido, el EQS se mueve con suavidad por las congestionadas calles de la capital. Lugar que nos permite comprobar lo eficaz que resultan los dos niveles de retención para la frenada que propone: Normal y Intensa gestionados mediante las levas situadas tras el volante. Con cualquiera de las dos, pero sobre todo con la segunda, el pedal de freno quedará en el olvido. Para la urbe, el programa perfecto será el Eco, reduciendo el rendimiento, el empuje y el gasto. Si bien este será un apartado que mencionaremos al final de la conducción la realidad es que nos ha dejado gratamente sorprendidos teniendo en cuenta su potencial, su tamaño y su peso.

Mercedes-Benz-EQS-2022-1600-3f

Y es que más allá de su comentada longitud, hablamos de una berlina que se va hasta casi las 2,5 toneladas de peso con un motor (o motores en nuestro caso) que erogan la nada despreciable cifra de 523 CV. A ello le acompaña un par máximo, instantáneo, de 855 Nm lo que incide en unas prestaciones propias de cualquier modelo firmado por AMG: 4,3 segundos y una punta de velocidad máxima limitada de 210 km/h. Por cierto, a principios del año que viene habrá un EQS firmado por AMG, el 53 4MATIC+ con nada menos que 658 CV y una aceleración de 3,8 segundos… casi nada.

Salimos a carretera abierta, seleccionamos el programa Sport y tocamos el acelerador ligeramente. Instantáneamente comprobamos que Mercedes-Benz no nos mentía y el EQS 580 se convierte en un auténtico cohete. Empuja como un demonio y en menos de lo que pensamos ya hemos sobrepasado los límites legales. Pero donde realmente despunta la nueva berlina eléctrica de representación es en carretera revirada. Ahí entra en juego todo su arsenal tecnológico: suspensión neumática, dirección progresiva, eje trasero direccional con un ángulo de giro de 4,5º ampliable hasta nada menos que 10º con las actualizaciones remotas (Over the Air u OTA)… que le convierte en un auténtico tira líneas. No hay balanceos, ni movimientos extraños o sustos inoportunos, todo en el EQS fluye con total suavidad.

Mercedes-Benz-EQS-2022-1600-56

Hasta donde quieras

Con todo y con esas llegamos al apartado que más boquiabiertos nos ha dejado: el gasto. La firma alemana homologa un gasto medio de 18,5 kWh/100 km que si bien pueden parecer muy ambiciosos, son muy factibles. En nuestro trayecto, te recuerdo, sobrepasado al principio, excesivamente dinámico en la parte media y con un toque eficiente al finalizar el mismo, medimos nada menos que 19,5 kWh/100 km, lo que según nuestros cálculos daría para recorrer cerca de 600 kilómetros sin problemas. De hecho, con el 72% de batería restante teníamos todavía para cubrir 435 kilómetros que se dice pronto a los que podríamos haber sumado otros 21 si limitamos el uso de algunos parámetros o los cambiamos a unos más ecológicos.

Mercedes-Benz-EQS-2022-1600-10

Otra ventaja de este EQS, la carga ya que puede admitir conexiones en corriente continua de hasta 200 kW lo que implica llenar el 80% de los 107,8 kWh de batería (son excesivos, lo sabemos) en menos de 20 minutos. En corriente alterna la carga máxima es de 22 kW necesitando poco más de 5 horas para obtener el 100%. Por cierto, en lo que a autonomía homologada se refiere, el EQS 450+ registra un dato de 741 km, quedándose en 668 en elcaso de nuestro EQS 580+ 4MATIC. Del AMG 53 4MATIC+ todavía no hay dato oficial aunque las primeras estimaciones marcan alrededor de 600 km.

En definitiva

Mercedes-Benz-EQS-2022-1600-15

Sea como fuere, es evidente que la electrificación ha alcanzado un nuevo nivel con este Mercedes-Benz EQS. No hay un modelo que se le asemeje en la actualidad, ni por tamaño (un Tesla Model S se queda en los 5 metros), ni por lujo, rendimiento, autonomía o conectividad, sobre todo, conectividad. Por precio sí encontramos quizá al rival californiano pero quien a estas alturas siga comparando un Tesla con un Mercedes-Benz, un Audi, un BMW o un Volvo aún le queda mucho por aprender…

¿Preparado para lo siguiente?

Compartir el artículo

WhatsAppEmailFacebookCopiar link

Todos los artículos

VÍDEO| Prueba Mercedes Clase G 400 CDI Wagon: capaz, refinado y anticuado

Pruebas · Mercedes-Benz

VÍDEO| Probamos el Mercedes Clase C 2021: punto de referencia

Pruebas · Mercedes-Benz

VÍDEO | Prueba del Mercedes AMG GTC Roadster: exigente, deportivo y sin techo

Pruebas · Mercedes-Benz
Mostrar más