Saltar al contenido principal
Mensaje

Descubre las ventajas de estar logueado con AutoScout24.

  • Sincroniza tus favoritos
  • Guardar búsquedas
  • Inserta tu anuncio

Mercedes A45s AMG 2020: probamos el compacto más potente del mercado

Examinamos a fondo el Mercedes A45 AMG 2020, uno de los compactos más potentes y explosivos del mercado. ¿Podremos con él?.

Para AMG fue un reto aplicar su magia sobre el Mercedes Clase A. Hasta entonces, todos sus desarrollos se habían llevado a cabo sobre modelos de tracción trasera y hace 5 años, más o menos, la plataforma de tracción delantera del pequeño de Mercedes era todo un desafío. Para cerrar todas las bocas, los de AMG se sacaron de la chistera el motor con la mayor potencia específica hasta la fecha y en esta nueva generación vuelven a repetirlo con 62 CV más hasta llegar a los 422 CV del Mercedes A45s AMG 2020 de esta prueba.

Lo cierto es que esperaba más de este modelo. En su defensa conviene aclarar que la unidad probada estaba mal alineada y con los neumáticos delanteros anormalmente desgastados por el lado interior de la banda de rodadura (que suele ser síntoma de una dirección muy abierta). Me han impresionado su capacidad de aceleración, su motricidad, sus frenos y su tecnología, pero me han decepcionado los acabados, la calidad de los materiales en un coche de más de 70.000 euros y algunos aspectos de su conducción.

Si de verdad buscas un coche deportivo que te emocione a sus mandos y que te pida sacar de ti todo lo que llevas dentro, el Alpine A110 es una alternativa mucho más recomendable. Este Mercedes A45s AMG es más rápido y probablemente más eficaz, pero su conducción es mucho menos estimulante. A un deportivo uno le pide emoción y que disfrutes de cada kilómetro sintiendo y compenetrado con el coche.

Aquí lo impresionante es cómo te catapulta de una curva a la siguiente, pero en la mayoría de las ocasiones no entiendes qué es lo que está sucediendo y por qué reacciona así a tus órdenes. Es como si el coche fuese por libre y tú sólo te limitas a mover el volante y pisar el acelerador y el freno, da igual cómo.

Mercedes A45s AMG 2020: tecnología de competición con matrícula

Prueba Mercedes A45S AMG 2020 Ruben Fidalgo (75) Parece increíble que de un motor de gasolina de sólo 2 litros de cilindrada se pueda extraer semejante nivel de potencia, pero casi cuesta más creer que sea posible transmitirlos al asfalto sin problemas. De eso se encarga un sistema de tracción 4Matic+ con diferenciales activos y una caja de cambios automática de ocho marchas.

El motor es un prodigio tecnológico y, sobre todo, de materiales. Prácticamente es una mecánica de competición puesta en un modelo de calle. Los pistones, las bielas, el cigüeñal, las bancadas… todo está realizado en materiales que suelen reservarse a las carreras para soportar el tremendo esfuerzo que supone meter 422 CV en una cuadra de sólo 2 litros y 4 cilindros.

Todos estos materiales ligeros y forjados tienen que ser capaces de aguantar una enorme sobrepresión generada por uno de los turbos más grandes que hay en el mercado. Es necesario semejante tamaño para que la turbina sea capaz de generar presión y caudal suficientes cuando el motor está girando a 7.000 rpm, que es donde alcanza su potencia máxima. Es impresionante que un motor sobrealimentado sea capaz de respirar con alegría a semejante régimen.

La caja de cambios tiene las siete primeras marchas bien escalonadas y muy cerradas para que el motor se mantenga siempre en su zona óptima y deja la octava un poco descolgada con un desarrollo bastante largo que nos servirá para tener unos consumos ridículos en autopista para un coche de semejante potencia.

En concreto, los consumos del Mercedes A45s medidos durante la prueba han sido:

• Ciudad: 11 l/100 km • Carretera: 6,6 l/100 km • Autopista: 7,8 l/100 km

Estos consumos se han medido a los máximos legales en cada tipo de vía y con el modo “Winter” activado. Este modo de conducción actúa de una forma similar al “Eco”, al elegir siempre los desarrollos más largos posibles y reducir el par que llega a las ruedas para evitar perder motricidad sobre superficies poco adherentes.

En cuanto al sistema de tracción total, cuenta con un diferencial central controlado electrónicamente para repartir el par requerido hacia cada eje, dando preponderancia al trasero en determinadas circunstancias y según el programa elegido para darle al A45s un carácter más deportivo o también mejorar su motricidad en superficies de baja adherencia.

El diferencial trasero también cuenta con un control electrónico que reparte el par a cada rueda para ayudar a rotar al A45s e incluso permitirnos largas derrapadas, como una especie de modo drift, parecido al del Focus RS.

Mercedes A45s AMG 2020: lobo con piel de cordero

Prueba Mercedes A45S AMG 2020 Ruben Fidalgo (57) La anterior generación del Mercedes A45 era más exagerada que ésta. Aunque hay disponible un kit de carrocería con un llamativo alerón trasero, no es tan “cantoso” como en la versión precedente y, aunque esto es cuestión de gustos, la verdad es que la unidad probada tiene una discreción muy atractiva. El que entienda algo enseguida se dará cuenta de que lo que está viendo no es un Clase A cualquiera. Realmente se nota que hay algo especial en él, pero sin recurrir a estridencias.

En el frontal nos llamará la atención la característica parrilla de AMG con lamas verticales y un entramado muy abierto para facilitar el flujo de aire hacia el motor y los radiadores. También en el faldón vemos dos enormes toberas que dejan paso al intercooler del turbo (que va delante de la rueda del lado derecho del coche) y un faldón que reduce el flujo de aire bajo el coche para mejorar la aerodinámica.

Entre este faldón más bajo, las enormes entradas de aire y la suspensión rebajada, el A45s AMG parece mucho más ancho que el resto de Clase A y pegado al asfalto como un cocodrilo al suelo.

En el lateral lo más llamativo son las llantas de 19 pulgadas de aluminio forjado y que tienen un tapacubo que simula un buje monotuerca. Son muy ligeras, permiten una buena refrigeración de los frenos y atractivas, aunque no comulgo demasiado con las llantas negras… al menos disimulan la suciedad del polvillo de los frenos. En cuanto al calzado, la medida de los neumáticos es de 245/35-19, una medida poco frecuente.

En la vista trasera los ojos se nos clavarán en la parte baja del paragolpes, donde nos encontramos un difusor aerodinámico y 4 salidas de escape que por suerte son menos escandalosas que en el modelo anterior, que tenía un petardeo demasiado exagerado. Sobre la luneta, si nos fijamos un poco más, veremos que el spoiler es más grande que en el resto de Clase A y con un ángulo de ataque más agresivo.

Entre la menor altura de las suspensiones y que tanto el faldón delantero como el trasero son más bajos que en los demás modelos, deberemos tener mucho cuidado al estacionar en batería, tanto hacia delante como marcha atrás, pues quedan muy expuestos a rozarse contra las aceras.

Por lo demás es el Clase A que ya conocemos. Sus acabados son buenos y es práctico gracias a las 5 puertas, aunque las traseras son algo pequeñas y no dejan un acceso a las plazas posteriores demasiado cómodo, sobre todo en la zona de los pies.

Mercedes A45s AMG 2020: leds y sombras

Prueba Mercedes A45S AMG 2020 Ruben Fidalgo (24) Es una lástima que los desajustes, varios grillos y una bandeja trasera rozada que deja al descubierto el cartón barato del que está fabricada haya bajado la puntuación en este apartado. Realmente es indigno de un coche de este precio que en apenas 10.000 km aparezcan ruidos parásitos (en parte provocados por la dureza de las suspensiones) en los guarnecidos del techo, paneles de puerta y salpicaderos o que ya se le vean las tripas a la bandeja trasera, como puedes ver en las fotos de detalles.

Sí, el diseño es muy llamativo, los asientos recogen el cuerpo de maravilla, tenemos un montón de pantallas y una iluminación led que le da al interior de este coche un aspecto de lo más tecnológico, pero en cuanto rascas un poco más allá de la superficie te encuentras con materiales más propios de un coche mucho más barato.

La instrumentación dispone de varios formatos de presentación y cuenta con mucha información y muy legible. Se complementa con un head up display que se proyecta sobre el parabrisas y que, además de grande, tiene unos gráficos muy nítidos. La postura de conducción es muy buena y todos los mandos principales nos caen a mano, así que podemos concentrarnos en lo importante: la conducción.

En las plazas traseras el problema es el espacio. Si el conductor mide más de 1,8 metros, detrás rozaremos con el respaldo en cuanto superemos el metro setenta y, sobre todo, tenemos muy poco hueco donde meter los pies.

El maletero tiene una buena capacidad y es muy utilizable gracias a que sus formas son muy cúbicas. Si necesitamos más espacio, podemos abatir los respaldos traseros, que dejan un suelo casi plano.

Mercedes A45s AMG 2020: asistentes al poder

Prueba Mercedes A45S AMG 2020 Ruben Fidalgo (53) El equipamiento de este Mercedes es muy completo, como cabe de esperar en un coche que supera los 70.000 euros de partida y que puede sumar todavía varios miles más si nos volvemos locos con las posibilidades de personalización, extras, opciones y accesorios. En concreto, la unidad probada dispone de elementos opcionales como el HUD, el paquete comfort, el asistente de aparcamiento, el sistema de navegación con realidad aumentada, etc. Con ellos, la factura final se va hasta los 80.000 euros.

Sus puntos fuertes están, sobre todo, en el apartado de los asistentes avanzados a la conducción y la conectividad, donde Mercedes saca buena ventaja a sus rivales.

En el campo de las ADAS (asistentes avanzados a la conducción), disponemos de asistente de mantenimiento y centrado en el carril, alerta de colisión con frenado de emergencia, sistema de reconocimiento de peatones, alerta de ángulo muerto, control de crucero adaptativo, sistema de reconocimiento de señales... todos ellos con una tecnología puntera. De todos los asistentes, hay uno que no ha funcionado nada bien en esta unidad de pruebas y es el que hace funcionar sus fantásticos faros matrix led adaptativos. Pese a que limpié perfectamente el parabrisas, no conseguí que funcionase correctamente y por la noche el tráfico contrario me daba luces porque les deslumbraba, así que tuve que desactivarlo y llevarlas en modo manual durante la prueba.

En cuanto a la conectividad, Mercedes ha dado un salto y se ha distanciado de sus rivales con el MBUX, que hoy por hoy es el ejemplo a seguir por sus enemigos. Su asistente virtual funciona muy bien y encontrar una canción entre miles de archivos en nuestro móvil, buscar un restaurante o un aparcamiento es tan sencillo como "pedírselo a Mercedes". Basta con decir lo que queremos para que el asistente virtual nos proponga la solución.

Por supuesto, es posible vincular nuestro AMG A45s a nuestro móvil y disponer de los gadgets de la aplicación de Mercedes, conocer la ubicación del coche, descargar un itinerario, etc.

Mercedes A45s 2020: una catapulta

Prueba Mercedes A45S AMG 2020 Ruben Fidalgo (86) El Mercedes A45s impresiona por cómo es capaz de acelerar sin perder ni un caballo por el camino. Una prueba incontestable de la eficacia de su sistema de tracción total consiste en la salida asimétrica. Se trata de poner el coche con las dos ruedas de un lado sobre una superficie con poca adherencia y las otras dos sobre asfalto bueno. Salimos acelerando a fondo y es impresionante ver cómo apenas hay pérdidas de motricidad en las ruedas sobre la plancha mojada y cómo todo el par se manda a las que sí son capaces de empujarnos sin desperdiciar ni un caballo. El coche sale disparado y perfectamente estable...impresionante.

La potencia disponible es mucha y el sistema de tracción total proporciona muy buena motricidad, así que las aceleraciones del A45s son brutales. Eso sí, debemos sujetar bien el volante porque la llegada masiva de par genera mucho "torque steer" y que la dirección dé latigazos hacia los lados. Esto nos quitará mucha confianza y precisión a la hora de conducir rápido en zonas viradas.

En autopista, en curvas rápidas no me ha dado ninguna confianza porque el morro es muy nervioso. Se comportaba como un perro de caza buscando el rastro de una pieza. En este caso sí que estoy convencido de que estas reacciones se debían al mal alineado de la unidad de pruebas y el mal estado de sus neumáticos. En condiciones normales debería ser un coche que en esas situaciones debería de dar lo mejor de sí.

A la hora de viajar con él es un coche incómodo. Las suspensiones son excesivamente duras y en ciudad sufriremos en cada paso de cebra, bache o tapa de alcantarilla. Su entorno predilecto son las carreteras secundarias con un asfalto de terciopelo. Las suspensiones son tan duras que en cuanto el firme está irregular o algo rizado perdemos contacto entre el neumático y el asfalto porque rebota.

Sobre buen firme, la tracción total de reparto inteligente proporciona una motricidad brutal que nos catapulta de una curva a la siguiente, pero en medio de ellas el coche tiene "ideas propias" y hace cosas con las que no contamos. Esto hace que, por ejemplo, al hacer varias pasadas por el mismo punto, sea casi imposible repetir con precisión la trayectoria en cada pasada. El coche no siempre hace lo que le pedimos y esto despista. Es eficaz y pasamos, pero no como esperábamos.

En este sentido el Alpine A110 es un ejemplo a seguir. Es un coche que te espolea para que saques lo mejor de ti y seas fino en el pilotaje. El Mercedes A45s AMG, en cambio, es más bruto. Al final acabas conduciendo a lo bestia, dando gas sin contemplaciones y metiendo volante esperando a que la tecnología de esta máquina te saque del apuro... poco estimulante, aunque impresionante desde el punto de vista técnico.

¿Preparado para lo siguiente?

Compartir el artículo

WhatsAppEmailFacebookCopiar link

Todos los artículos

VÍDEO|Prueba Mercedes GLE Coupé 350 de, SUV de puertas para abajo

Pruebas · Mercedes-Benz

Prueba del Mercedes-Benz GLB 200: marca el camino

Pruebas · Mercedes-Benz

Primera prueba del Mercedes-Benz EQV: digno heredero

Pruebas · Mercedes-Benz
Mostrar más