Saltar al contenido principal
En estos momentos, los servicios que ofrece AutoScout24 están limitados por trabajos de mantenimiento. Esto afecta a algunas funciones, como el contacto con los vendedores, el inicio de sesión o la gestión de los vehículos para la venta.

Examinamos a fondo el nuevo Land Rover Defender 110 SD4 2020

El nuevo Land Rover Defender es para muchos un modelo que traiciona a su antepasado. ¿Tienen razón? Vamos a verlo a lo largo de esta prueba exhaustiva.

Nació para dar servicio a los granjeros británicos de posguerra como una máquina evolucionada a partir de un viejo Jeep aliado y se mantuvo casi sin cambios durante seis décadas, pero está claro que las cosas cambian y así se ha llegado al modelo de esta prueba, el nuevo Land Rover Defender 110 SD4 2020.

El lanzamiento del nuevo Defender ha estado lleno de controversia. Los incondicionales del clásico veían en este modelo una traición a la esencia Defender, cuando en realidad se trata de un homenaje más que de una evolución del mito. Bajo su aspecto con detalles futuristas que se inspiran en el Defender original se esconde en realidad un vehículo completamente diferente que parte del Discovery.

Que el nuevo Defender se ha aburguesado es cierto, también que no es el coche ideal para los que quieren un 4x4 rudo para trabajar, pero es que todos sus rivales han seguido ese camino y, honestamente, las virtudes mágicas atribuidas al Defender clásico como todoterreno eran ya más una leyenda que una realidad, superado por algunos rivales de manera clara.

En este examen nos ha quedado claro que el salto en comportamiento dinámico, seguridad y confort en carretera es cuántico en el nuevo Defender, mientras que lo que ha perdido como máquina todo terreno no supone una diferencia tan abismal. No son vehículos comparables. El nuevo Defender hay que compararlo con rivales como el Discovery, el Land Cruiser o el Wrangler actuales y frente a ellos también es mejor en unas cosas y peor en otras.

Land Rover Defender 110 SD4 2020: llamativo por donde se mire

Prueba Land Rover Defender 110 SD4 2020 Ruben Fidalgo (8) Estéticamente el nuevo Land Rover es mucho más atractivo en directo que en las imágenes o vídeos que puedas ver. Cuando lo tienes delante impone su tamaño, su altura (cuando está con la suspensión neumática en su posición más alta) y su aspecto futurista con detalles inspirados en el clásico, como la forma redondeada que recorre los costados o los pilotos delanteros y traseros. Éstos son cuadrados en lugar de redondos, pero por su ubicación y disposición sí recuerdan al Defender clásico, aunque estos se ven mucho mejor y también vemos mucho mejor nosotros gracias a sus faros full led adaptativos, que proporcionan una excelente iluminación y seguridad por las noches.

Gracias a los cortos voladizos por delante y por detrás de los ejes, el Defender puede presumir de tener unas cotas 4x4 excelentes, de las mejores del mercado, con unos ángulos de ataque y salida muy buenos y__ capaz de vadear a profundidades de 90 cm sin necesidad de un snorkel__. Además de por sus cortos voladizos, esto es una virtud que se logra gracias a la suspensión neumática, con grandes recorridos y altura variable. Eso sí, aunque la altura libre al suelo de los bajos de la carrocería los elevemos, el verdadero límite en muchos terrenos lo tendremos en los brazos de la suspensión trasera, que son de aluminio, y están más cerca del suelo de lo deseable, así que ojo cuando circulemos por roderas porque es fácil arrastrarlos y golpearlos con una piedra.

Las puertas son grandes y de formas muy cuadradas, lo cual facilita el acceso al interior. Lo que no estaría de más es que los retenedores que las mantienen abiertas fuesen más fuertes para evitar que la puerta se cierre y nos atrape cuando el coche está inclinado en el campo.

Los acabados y ajustes no son acordes con los que uno espera de un coche de más de 80.000 euros como la unidad probada. La carrocería está repleta de molduras y embellecedores que van clipados y no atornillados y que saltan a la mínima en cuanto rozan una rama o incluso cuando lo lavamos, como nos ha sucedido durante la prueba con una de las molduras del marco del parabrisas.

Land Rover Defender 110 SD4 2020: acogedor y comodísimo

Prueba Land Rover Defender 110 SD4 2020 Ruben Fidalgo (54) Si por fuera hay guiños en el diseño que se inspiran en el clásico, dentro sólo algún logo y la forma de la capilla de la instrumentación pueden recordar al Defender original, afortunadamente. Adiós a las incomodidades de una herramienta agrícola como era el veterano Land Rover y hola a un habitáculo muy espacioso y confortable.

Ahora da gusto viajar en el Land Rover Defender. La postura de conducción es muy buena, los asientos comodísimos y hay espacio de sobra, hasta el punto de ser uno de los coches en los que más cómodos pueden viajar tres adultos en las plazas traseras.

El tacto de los mandos principales que tocamos, del volante, las palancas, las pantallas táctiles, paneles de puerta, salpicadero… todo es muy bueno y deja muy buena impresión, pero esta nota positiva se cae en picado cuando abres la cortinilla del techo panorámico y el burlete de goma se sale continuamente de la guía (puedes verlo en la galería de fotos), imperdonable en un coche de este precio.

Una solución muy inteligente es que el suelo del Defender es de un material plástico gomoso, lo mismo que el maletero y la parte posterior de los respaldos. Es muy fácil limpiarlo con un paño húmedo y un cepillo, así que cuando vayamos a salir al campo, quitamos las alfombrillas de velour y dejamos ese material a la vista, del que podremos quitar el barro y la suciedad fácilmente… aunque mejor no hacerlo de un manguerazo como se podía hacer en el clásico.

El maletero tiene unas buenas dimensiones y podemos abatir los respaldos y dejar un suelo completamente plano si previamente desmontamos los reposacabezas y abatimos las banquetas.

Frente a rivales como el Land Cruiser, el Defender es más acogedor, vistoso y moderno, pero su calidad real de materiales y fabricación es peor. Frente al Wrangler, el Defender arrasa.

Land Rover Defender 110 SD4 2020: un equipamiento moderno

Prueba Land Rover Defender 110 SD4 2020 Javier Martinez (8) Este ejemplar es un First Edition, una serie especial para celebrar el lanzamiento del modelo y tiene un precio que supera ligeramente los 80.000 euros, a cambio de los cuales obtenemos un equipamiento de tope de gama, sobre todo en materia de seguridad activa y ADAS (asistentes avanzados a la conducción) y confort.

Este Defender monta sistemas como el asistente de mantenimiento en el carril, la monitorización de la fatiga del conductor, los faros adaptativos, el sistema de asistencia de frenada en curva, el sistema de control antivuelco, alerta de colisión con frenado de emergencia, alerta de tráfico cruzado, cámaras periféricas, asistente de aparcamiento… elementos que añaden mucha seguridad y que poco a poco se están convirtiendo en un estándar, sobre todo en modelos de este precio.

Como buen Land Rover, el nuevo Defender cuenta con varios sistemas de asistencia para la conducción 4x4, como el control de la velocidad de descenso, el asistente de arranque en pendiente, el sistema de monitorización de la profundidad de vadeo o el sistema que permite seleccionar el tipo de superficie por la que circulamos y que adapta la suspensión, la tracción y la respuesta del motor y control de tracción para obtener los mejores resultados.

En cuanto al sistema multimedia, la calidad de sonido del equipo Meridian es excelente y convierte al Defender en una sala de conciertos. El manejo del sistema de infoentretenimiento es muy sencillo gracias a la buena calidad de la pantalla táctil y los menús de funcionamiento, muy intuitivos y con una calidad gráfica de las mejores del mercado. Por supuesto, dispone de conexión a internet, Apple Car Play, Android Auto y una docena de tomas de corriente de todo tipo (USB, USB-C, mechero, 220 v…) dispuestas por las plazas delanteras, las traseras y el maletero.

Land Rover Defender 110 SD4 2020: sigue siendo un Land Rover

Prueba Land Rover Defender 110 SD4 2020 Javier Martinez (16) Esta versión cuenta con el motor de la familia Ingenium de 4 cilindros turbo diésel de 240 CV y 430 Nm de par que se transmiten al suelo a través de un sistema de tracción total permanente con diferencial central bloqueable y una caja de cambios automática de 8 marchas más reductora. Opcionalmente se puede equipar con un nivel superior que incluye el eje trasero con diferencial bloqueable, del cual no dispone la unidad probada.

El motor tiene una buena respuesta y permite unas buenas prestaciones y adelantamientos seguros. Sus consumos no son de récord, pero no están nada mal para un coche de casi 3 toneladas y con una aerodinámica tan limitada. En concreto, durante la prueba los consumos medidos en el Land Rover Defender 110 SD4 han sido: • Urbano: 10,7 l/100 km • Carretera: 7 l/100 km • Autopista: 8,6 l/100 km

Viajar en el nuevo Defender es una auténtica gozada. Nada que ver con el potro de tortura que era el anterior. Ahora es un coche cómodo, seguro, con buenas prestaciones y fácil de conducir para cualquiera.

La postura de conducción es muy buena, el motor está bien insonorizado y la suspensión se adapta a la velocidad y hace muy cómodo ver cómo pasan los kilómetros uno tras otro.

En ciudad sólo el tamaño es un problema, ojo con la altura en algunos aparcamientos, ya que deberemos bloquear la suspensión en la posición más baja para no llegar a los 2 metros de alto. Prueba Land Rover Defender 110 SD4 2020 Javier Martinez (14)

Gracias al cambio automático y el buen radio de giro, se callejea mejor de lo que uno espera en un coche de este tamaño.

En carreteras secundarias tiene suficiente agilidad, frena bien y la dirección es muy agradable. Aquí los asistentes de frenado en curva y antivuelco son una gran ventaja, además de que el nuevo Defender tiene un buen chasis y 4 ruedas con suspensión independiente.

A la hora de viajar por autopista, en curva rápida transmite confianza, aunque el peso se nota y está claro que si hay que hacer una esquiva la cosa se va a complicar, pero como en cualquier rival de este peso y altura.

Muy bien, el Defender ahora en carretera está a años luz del anterior, pero, ¿y en el campo?. Bueno, pues fuera del asfalto no va nada mal tampoco, aunque ya no es la herramienta de trabajo que era antes. Debemos tener muy presente la configuración de la suspensión con ruedas independientes y esos trapecios de aluminio que quedan tan bajos (puedes ver el detall en la galería fotográfica).

El sistema de tracción total es eficaz y las suspensiones neumáticas nos permitirán librar de puntillas algún empanze. Su radio de giro es infinitamente mejor que en el Defender clásico y sólo en situaciones muy puntuales, trialeras y terrenos muy rotos veremos como el clásico era un luchador más tenaz que el nuevo Defender.

En resumen, el nuevo modelo no va tan mal en campo y hay mucha más diferencia en carretera a favor de este Defender, que a favor del clásico en campo.

¿Preparado para lo siguiente?

Compartir el artículo

WhatsAppEmailFacebookCopiar link

Todos los artículos

Conducimos el Land Rover Range Rover Sport SVR: 'muscle car' a la inglesa

Pruebas · Land Rover

VÍDEO| Prueba del Land Rover Defeder 90 D250: todoterreno puro para el nuevo siglo

Pruebas · Land Rover

Prueba Range Rover Velar: el espectáculo de lo bello

Pruebas · Land Rover
Mostrar más