Saltar al contenido principal
En estos momentos, los servicios que ofrece AutoScout24 están limitados por trabajos de mantenimiento. Esto afecta a algunas funciones, como el contacto con los vendedores, el inicio de sesión o la gestión de los vehículos para la venta.

VÍDEO| Prueba del VW Golf GTI Clubsport 2021: acierto total

Nacido como versión especial, Volkswagen lo ha convertido sin duda en la versión más racional y emocionante de la gama GTI. Porque el Clubsport es el GTI que te tienes que comprar… sin dudarlo.

A estas alturas de la vida creemos que no descubrimos nada nuevo si te hablamos del Volkswagen Golf GTI. De hecho, hace escasas semanas te lo trajimos en una prueba en profundidad hablando de su última generación: la octava. Pero el protagonista de esta prueba llega para convertirse, según nuestro criterio, en el GTI que te tienes que comprar. Hablo del GTI Clubsport.

Sin tener un bagaje tan abultado como el original, el GTI Clubsport surgió hace cinco años, cuando la firma alemana celebraba los 40 años de la aparición de dichas siglas (de hecho ahora existe una que homenajea los 45 años de vida). Una versión que ahora vuelve a la palestra como perfecto punto intermedio entre el GTI ‘normal’ y el Golf R.

Aurea mediocritas

prueba-vw-golf-gti-clubsport-29

Una condición que consigue gracias nada menos a los 300 CV que genera el archiconocido 2.0 TSI de la marca lo que implica aumentar en 55 CV el rendimiento del GTI convencional y quedarse a tan solo 20 CV del R. Un rendimiento que completa con los 400 Nm de par (30 más) y que, ahora sí, le permite lidiar de tú a tú con los principales hot-hach del mercado. Desde el arranque se perciben ya diferencias con el GTI ‘a secas’ pues incluso en el modo Eco la rumorosidad es significativamente mayor.

prueba-vw-golf-gti-clubsport-11

Las diferencias se incrementan al activar el modo Sport, con una notoriedad todavía mayor y se vuelven casi desquiciantes (en el buen sentido) cuando conectamos el modo Nürburgring heredado del Golf R y del que hablaremos un poco más adelante. En marcha poco más hay que decir de un coche que empuja como un demonio. Ahora sí sentimos esa deportividad en el bloque, determinada por un 0 a 100 km/h de 5,6 segundos lo que implica ser seis décimas más rápido que el GTI y ocho décimas más lento que el R. La velocidad limitada, por su parte, está estipulada en 250 km/h.

Sobre raíles

prueba-vw-golf-gti-clubsport-38

Dinámicamente también se queda entre medias de ambos pero con la salvedad de que creemos que es el más equilibrado. Frente a la sosez del GTI y el exceso de peso del R provocado por la tracción total 4Motion, la puesta a punto del chasis de este GTI Clubsport es la más acertada. Al comentado aumento de potencia, que por cierto consigue gracias a los nuevos intercooler, turbo y reprogramado de la centralita, cuenta también con un nuevo bloqueo del diferencial delantero cuyo ajuste varía en función del programa escogido. La suspensión se ha rebajado otros 10 mm frente a los 15 que ya tiene un GTI mientras que los frenos ganan en contundencia. Por su parte, el ABS y el control de estabilidad han sido reajustados. La guinda, la pone Dynamic Chasis Control (DCC) o control dinámico del chasis que ha sido recalibrado (es opcional) y que como ya ocurre en el GTI, permite regularlo entre 15 configuraciones diferentes dentro del modo Individual.

prueba-vw-golf-gti-clubsport-17

Hasta aquí, todo muy bien, pero lo que realmente quieres saber es cómo va, ¿verdad? Todo se resume en la frase que te he dicho al principio: es el GTI que te tienes que comprar. Basta con activar el modo Nürburgring y percatarse de ello. No solo por el petardeo que se desprende de sus dos salidas de escape (propias del Akrapovic del Golf R) sino por el tacto firme y más pesado (sin ser tosco) tanto de la dirección como de la suspensión. Un conjunto que se convierte en un auténtico traza líneas gracias, en parte también, al exquisito trabajo del diferencial autoblocante que aporta toda la mordida al tren delantero para aumentar la seguridad y la tracción, evitando así que aparezca el subviraje.

prueba-vw-golf-gti-clubsport-28

La única pega que le vemos frente al GTI normal es la ausencia de la caja de cambios manual de seis relaciones ya que este GTI Clubsport solo está disponible con la automática DSG de siete que también ha sido ligeramente revisada para ser algo más rápida en las transiciones permitiendo, además, una mayor retención cuando rebajamos marcha.

Luce casi igual

prueba-vw-golf-gti-clubsport-21

Pero no todo iban a ser cambios en el rendimiento ya que este GTI Clubsport también apunta su punto diferenciador en la estética. Por fuera se mantiene fiel a la esencia del modelo añadiendo elementos que le aportan un mayor poderío visual: un paragolpes más prominente con una rejilla de ventilación más grande que suprime las luces LED hexagonales; llantas de 18 pulgadas con opción de incorporar las de 19 derivadas del catálogo del R; vinilos laterales colocados sobre unas taloneras más prominentes; salida de escape ovaladas de mayor diámetro que las circulares y un enorme alerón de dos piezas que además de darle ese aspecto tunero aporta algo de carga aerodinámica cuando rodamos a velocidad elevada.

prueba-vw-golf-gti-clubsport-08

De puertas para dentro, el cambio más representativo será que no podremos lucir la mítica tapicería Tartán del GTI ya que de serie luce el tapizado en cuero. Los asientos son de corte deportivo y opcionalmente pueden ser calefactables y ventilados. Opciones que se escogen, como en el resto de Golf, a través de la pantalla central táctil que mantiene un funcionamiento poco atractivo. Por lo demás, solo la aparición del circuito de Nürburgring en pequeño en el cuadro digital cuando activamos dicho modo le diferencia del GTI normal.

En definitiva

prueba-vw-golf-gti-clubsport-22

La octava generación del GTI nos dejó con un ligero sabor agridulce, más cuando en comparación con los principales hot-hach de 300 CV, el alemán era casi igual de caro. Ahora con este GTI Clubsport, Volkswagen no solo consigue acercarse a ellos en rendimiento y potencia sino que su precio es incluso más lógico. Porque los 47.130 euros de los que parte implican un sobrecoste cercano a los 3.000 frente a su homónimo y se quedan incluso a menos de 5.000 € frente al R.

Cierto es que la cuenta aumenta hasta los casi 5.000 € si lo comparamos con el GTI manual, la versión comprable para muchos, los mismos que seguramente no han tenido la oportunidad de disfrutar como lo hemos hecho nosotros de todas las bondades que aporta este Clubsport. Porque a falta de TCR, bueno, buenísimo es este GTI Clubsport: el GTI que te tienes que comprar.

¿Preparado para lo siguiente?

Compartir el artículo

WhatsAppEmailFacebookCopiar link

Todos los artículos

VÍDEO | Comparativa PHEV: Volkswagen Tiguan vs. KIA Sorento

Pruebas · Comparar pruebas

VÍDEO | Comparativa MINI Clubman JCW vs. Volkswagen Golf GTI

Pruebas · Comparar pruebas

VÍDEO | Comparativa: SEAT León 1.5 eTSI vs. Mazda3 e Skyactiv-X

Pruebas · Comparar pruebas
Mostrar más