Aston Martin DBX: ¡ya está aquí!

La cuenta atrás ha finalizado y por fin podemos traeros toda la información e imágenes del Aston Martin DBX, o lo que es lo mismo, el primer todocamino de la firma inglesa.

Por fin. Tras casi un año de informaciones con cuentagotas, imágenes camufladas y pruebas extremas, al fin podemos mostraros cómo luce el primer todocamino de la historia de Aston Martin: el DBX. El lugar escogido, el Salón del Automóvil de Los Ángeles.

Aunque en las imágenes camufladas ya intuíamos su silueta deportiva, al retirarle el vinilado hemos descubierto un diseño puramente ‘Aston’, con una parrilla ancha y prominente o una zaga extrema que recuerda a los últimos productos de la firma, como el Vantage.

De esta zona destaca sobre todo la tira de LED que conecta ambos grupos ópticos en forma de ola, así como un pequeño alerón situado sobre el techo. Tampoco desmerece un difusor anguloso con dos tomas de escape, una a cada lado. Todo ello envuelto, por cierto, en una carrocería de 5,04 metros de largo, 2 metros de ancho y 1,68 metros de alto. El diseño exterior se completa con unas gigantescas ruedas de diferente tamaño: 285/40 sobre llanta 22 en el eje delantero y 325/35 sobre la misma llanta, en el trasero.

Espacio de calidad

En el habitáculo lo más destacado es, sin duda, su anchura, con una consola central prominente presidida por una pantalla de 10,25 pulgadas que no ofrece función táctil para “no mancharla”, por lo que su manejo se realiza mediante un touch pad central heredado de Mercedes-Benz. El cuadro de instrumentos es digital y tiene 12,3 pulgadas, mientras que la calidad percibida tiene visos de ser altísima.

En lo que a habitabilidad se refiere, el DBX está configurado para cinco ocupantes, quienes contarán previsiblemente con espacio suficiente para acomodarse. Además, ofrece un maletero de generosa capacidad al brindar 632 litros y un sinfín de accesorios incluso para tener contentas a nuestras mascotas.

Gran corazón

El encargado de impulsar al primer SUV de Aston Martin no es otro que el V8 biturbo de 4.0 litros, el mismo que anima al Vantage, que eroga 550 CV y 700 Nm de par máximo entre las 2.200 y las 5.000 rpm. Asociado a una transmisión automática de nueve relaciones así como a la tracción total, el DBX presume de unas prestaciones de auténtico superdeportivo, logrando un 0 a 100 km/h de 4,5 segundos y alcanzando una velocidad máxima de 291 km/h.

Para los que estén algo más preocupados con el consumo, decir que homologa un gasto medio de 14,3 l/100 km, cifra que podría ser incluso superior si no gozara del sistema de desconexión de cilindros que apaga cuatro de los ocho cilindros cuando la demanda es baja.

Pese a ser un SUV, la firma de Aston Martin ha de quedar impresa en su comportamiento y por ello los ingenieros ingleses le han dotado de una dinámica excepcional que sortee el elevado peso que homologa 2.245 kilos. Entre sus virtudes están el montaje de una suspensión neumática con amortiguación electrónica, seis modos de conducción con dos específicos para circular fuera del asfalto (para ello posee una altura libre al suelo de 23,5 cm y una profundidad de vadeo de 50 cm), una dirección ultrarrápida o un equipo de frenos potente, con discos ventilados de 410 mm, delante, y 390 mm, detrás.

Aunque Aston Martin ha tardado algo más de la cuenta, no hay duda de que este DBX tiene todos los argumentos para lidiar de tú a tú contra la nueva estirpe de todocaminos deportivos Premium que están apareciendo en los últimos años y eso que todavía queda que veamos el SUV de Ferrari

¿Preparado para lo siguiente?

Compartir el artículo

WhatsAppEmailFacebookCopiar link

Todos los artículos

Ford y McDonlad’s reciclan en café para los coches

Noticias

El Toyota GR Yaris 2020, casi a punto

Noticias

10 mitos sobre los eléctricos, a debate

Noticias
Mostrar más