Limpiar filtro de partículas

El filtro de partículas se ha convertido en un verdadero quebradero de cabeza para muchos conductores. Sin embargo, hay productos para limpiar el filtro de partículas y directrices que pueden ayudar a su buena conservación.

Sin embargo, hay productos para limpiar el filtro de partículas y directrices que pueden ayudar a su buena conservación.

¿Cómo limpiar el filtro de partículas?

El filtro de partículas es un dispositivo que equipan los motores diésel cuyo objetivo es el de quemar las moléculas de hollín que se generan durante determinadas fases del proceso de combustión, lo que impide que sean expulsadas por el tubo de escape y contaminen el medioambiente. Como es evidente, estas partículas tienden a acumularse en el sistema, para lo cual el mismo contiene un mecanismo de regeneración que alarga su vida útil hasta, aproximadamente, los 25 000 kilómetros.

Limpiar filtro de partículas, en condiciones normales, es bastante sencillo. De hecho, los conductores que suelen circular bastante por carretera no tienen problemas con él hasta el final de su vida útil. Esto sucede porque, a grandes velocidades, el mecanismo de regeneración se activa y las partículas acumuladas desaparecen, recuperando el dispositivo su funcionalidad por completo. Para efectuar una limpieza de filtro de partículas de este modo, es necesario circular, al menos, durante 15 kilómetros seguidos a una velocidad de 50 km/h o más.

La razón de que este proceso de limpieza del filtro de partículas se deba ejecutar a altas velocidades reside en que el hollín se elimina quemándolo, para lo cual es necesario alcanzar temperaturas más altas de lo habitual y mantenerlas estables durante un período prolongado. Como recomendación, los propietarios de un vehículo diésel que posea este dispositivo deben evitar los trayectos cortos y, al menos una vez a la semana, rodar 20 o 25 kilómetros en carretera.

Productos para limpiar filtro de partículas

Un limpiador del filtro de partículas es un producto químico que se encarga de eliminar las moléculas de hollín acumuladas en el dispositivo sin necesidad de acudir a un taller. Por lo general, se trata de un líquido que se vierte junto al diésel y, al participar en el proceso de combustión, favorece alcanzar esas altas temperaturas necesarias para la limpieza del dispositivo. Además, su fórmula no es agresiva para la mecánica y no genera cenizas ni residuos metálicos derivados del proceso de quemado.

Cualquier limpiador de filtro de partículas conseguirá devolver el dispositivo a su estado original, a no ser que haya finalizado su vida útil o que se haya saturado en exceso con anterioridad. Esto se debe, fundamentalmente, a que, al alcanzar cierto grado de saturación, el mecanismo pierde eficacia, por lo que será incapaz de eliminar por sí mismo las partículas de hollín. Esto, irremediablemente, conducirá a su sustitución por uno nuevo. Por lo general, los fabricantes de vehículos que los equipan suelen dar las directrices necesarias para su mantenimiento.

Compartir el artículo

WhatsAppEmailFacebookCopiar link

Todos los artículos

Cómo cambiar el embrague de una moto

Cambio de aceite de motor

Reparación de lunas

Mostrar más