Cómo poner un limpiaparabrisas

Está claro que no todo el mundo sabe cómo poner un limpiaparabrisas correctamente. Sin embargo, este es un gasto que se puede ahorrar muy fácilmente.

¿Cómo poner un limpiaparabrisas?

Por ello, a continuación, se explicará cómo instalar los limpiaparabrisas en cualquier vehículo de un modo muy rápido y sencillo.

¿Cómo poner un limpiaparabrisas? Factores a tener en cuenta

Normalmente, colocar escobillas en los limpiaparabrisas constituye una acción de mantenimiento que debe efectuarse cada dos años. Sin embargo, la estructura al completo solo tiene que cambiarse en caso de que sea estrictamente necesario, es decir, si se ha roto por un golpe o cualquier otro percance. De hecho, la mayoría de los conductores nunca tienen que hacer esta sustitución. En cualquier caso, si se detecta falta de movilidad o un comportamiento extraño al accionarlos, es imprescindible cambiarlos como medida de seguridad.

Una vez detectado el problema, llega el momento de acercarse a un taller o tienda especializada para comprar unos parabrisas. En este sentido, es muy importante asegurarse de que sean compatibles con el vehículo que se posee. Esto, generalmente, aparece reflejado en la parte trasera del envoltorio que los contiene, si bien es cierto que también es posible preguntar al encargado y evitar imprevistos. Una vez elegidos los adecuados, llega el turno de empezar la instalación del limpiaparabrisas.

¿Cómo poner un limpiaparabrisas? Proceso

Como es obvio, antes de colocar los limpiaparabrisas nuevos, es necesario retirar los antiguos. Para ello, hay que inspeccionar la base con el objetivo de comprobar si se cuenta con unos de tuercas o de clics, para lo cual es posible que haya que abrir el capó. Si se trata de los primeros, se precisa usar una llave de tuercas con un cabezal adaptable. Una vez que esté retirada la tuerca correspondiente, el siguiente paso será sacar el parabrisas entero, tras lo cual hay que limpiar la zona y colocar el nuevo, apretando la misma tuerca. Por otro lado, si es de tipo clic, basta con encontrar en la base una pequeña pestaña y abrirla, introduciendo en ella la punta de un destornillador plano y haciendo palanca. Para poner el nuevo, solo conviene hacer un poco de presión.

Una vez efectuado todo esto, ya solo resta comprobar que cumplen su función correctamente, es decir, que limpian el cristal de forma adecuada y que no producen ruidos extraños ni nada parecido. En caso de ser así, el vehículo vuelve a estar listo para empezar a circular sin ningún problema. Se trata de una sencilla medida de mantenimiento que resulta vital en materia de seguridad. Por ello, lo mejor es no descuidarla y llevarla a cabo siempre que sea conveniente.

Compartir el artículo

WhatsAppEmailFacebookCopiar link

Todos los artículos

Pulir la moto a mano

Asesor · Reparacion vehiculos

Tipos de llantas para motos

Asesor · Reparacion vehiculos

Testigo esp encendido

Asesor · Reparacion vehiculos
Mostrar más