Qué es el DPF

Qué es el DPF: un aliado contra la contaminación

El sistema DPF fue desarrollado para eliminar gran parte de la contaminación que los coches diésel generan cuando están circulando.

Su diseño permite que se presente como una especie de esponja capaz de retener la suciedad generada por el motor impidiendo que esta pase a la atmósfera. En diversas pruebas se ha llegado a comprobar que el sistema DPF retiene hasta un 85 % de partículas de hollín y similares, por lo que su uso se recibió como una excelente noticia por todos los que desean reducir las emisiones de los vehículos que conducen. No obstante, el filtro acaba por saturarse, lo que incide en que sea necesario comprender el mecanismo de eliminación de las partículas.

Cómo funciona el filtro de partículas

Este filtro actúa de forma coordinada con el resto del coche. La mayor parte del tiempo presenta una acción totalmente pasiva, ya que se limita a retener las partículas contaminantes generadas durante la conducción. Ahora bien, cuando el interior del filtro se satura, un sensor manda una orden al motor para que aumente el gasto de combustible brevemente consiguiendo que los gases que escapan del propulsor lo hagan a mayor temperatura. Con ello se consigue incinerar por completo la suciedad del filtro sin que el conductor tenga que intervenir en nada para conseguirlo. Esta fase suele activarse cada 1000 kilómetros aproximadamente, aunque esto puede variar dependiendo del tipo de conducción que haga el usuario.

Qué coches llevan filtro de partículas

El filtro de partículas o DPF es una tecnología exclusiva de los coches que utilizan motores diésel, por lo que no existe ningún modelo de gasolina que lo incorpore a su sistema. Ahora bien, no siempre ha sido obligatorio, por lo que son muchos los coches que siguen circulando sin tener montado un filtro de partículas de este tipo. El uso de este elemento derivó en obligatorio a partir de enero de 2010 con la entrada en vigor de la normativa Euro 5. Los coches matriculados con posterioridad a esta fecha lo usan invariablemente, aunque son muchas las firmas que empezaron a montarlo desde el año 2000.

Algunos consejos de mantenimiento

No es extraño que el sistema DPF haya ocasionado problemas a diversos conductores, ya que las firmas que lo utilizan no han sido lo suficientemente claras en lo que al mantenimiento de esta pieza se refiere. La fase de incineración de los residuos es la más delicada. Al entrar en funcionamiento automáticamente, los conductores pueden no advertir que la limpieza se está produciendo. Interrumpir este proceso varias veces seguidas apagando el motor, algo que no es nada extraño si se circula por ciudad o se realizan trayectos demasiado breves, puede llegar a estropear el DPF por completo. Así, el mejor consejo que podría darse consiste en salir asiduamente a conducir a una velocidad constante manteniendo el motor entre unas 2500 y 3000 rpm, con ello se asegura que la limpieza del filtro que monta el sistema DPF se lleve a cabo de forma efectiva sin que llegue a comprometer los componentes de una pieza bastante importante.

Compartir el artículo

WhatsAppEmailFacebookCopiar link

Todos los artículos

Pintar guardabarros del coche

Asesor · Reparacion vehiculos

Luces intermitentes del coche

Asesor · Reparacion vehiculos

Problemas en los motores

Asesor · Reparacion vehiculos
Mostrar más