Carne De Conducir

El carné de conducir se convierte en el recurso fundamental que todo conductor que desee circular con su propio vehículo debe tener en su posesión. Su obtención no está exenta de tener que realizar una renovación cada cierto tiempo en base a las leyes existentes.

Su obtención no está exenta de tener que realizar una renovación cada cierto tiempo en base a las leyes existentes. El carné de conducir de tipo B es el principal a la hora de hablar de automóviles. Permite a los conductores que realicen la conducción de vehículos tradicionales siempre y cuando no se supere un peso específico estipulado en una cantidad total de 3.500 kg. Este tipo de carné de conducir también da la posibilidad de utilizar remolques. Hay determinados parámetros que se tienen que tener en cuenta para conducir vehículos determinados, como los relacionados con el sector agrícola. En este caso es un requisito tener licencias adicionales.

Otro de los carnés que es posible conseguir es el de tipo BTP, que implica, como primer paso, disponer del carné B. Con este carné los conductores tienen la posibilidad de llevar a cabo la conducción de taxis y otros vehículos de servicio, como los que se encargan de transportar estudiantes.

En el caso de ser necesaria la conducción de otro tipo de automóviles, como los que requieren un mayor tonelaje o un remolque superior, se requerirán permisos específicos.

La edad mínima para obtener los carnés de conducir es de 18 años, con excepciones en las que puede ser necesaria alcanzar una edad superior. El coste del trámite del carné de conducir varía dependiendo del lugar donde se realice, pero la media española se encuentra en una cifra de alrededor 828€. Este coste se tiene en cuenta en el caso en el cual el conductor logre aprobar a la primera y solo participe en las 20 clases principales de rigor.

En el momento de obtener el carné de conducir se comienza con un total de 8 puntos, una cantidad que aumentará a un crédito de 12 puntos en el momento en el que transcurran tres años desde la obtención del carné. Para los conductores que cumplan con las normas y que obren de forma adecuada al volante hay un incentivo que permite aumentar la cantidad de puntos hasta un máximo de 15. Estos puntos se van acumulando con el paso del tiempo y se pueden perder al cometer infracciones.

Las infracciones de tráfico que implican la pérdida de puntos son variadas, incluyendo desde el adelantamiento hasta ir hacia atrás en lugares donde no está permitido o no utilizar las protecciones de seguridad adecuadas. Dependiendo de la gravedad de la infracción se pierden más o menos puntos, siendo de 6 puntos la mayor cantidad posible a perder y de 2 a 6 la menor, en este caso por superar los límites de velocidad.

Para solicitar el carné de conducir una vez se haya realizado el examen con éxito se debe presentar el DNI o el pasaporte, fotografías de tamaño de 35 x 25 milímetros, los resultados de un informe que implique tener las habilidades psicotécnicas adecuadas y dos declaraciones. Una de ellas deberá dar fe de que el conductor no tiene otro permiso de conducir ya emitido. La otra tiene que afirmar que el conductor no ha recibido un impedimento para conducir.

Compartir el artículo

WhatsAppEmailFacebookCopiar link

Todos los artículos

Plan 5

Primera ITV

Inspección Técnica de Vehículos

Mostrar más