Compra un Westfield segunda mano al mejor precio en AutoScout24.es

Encuentra el coche ideal

Ofertas para tu búsqueda

Ofertas para tu búsqueda

En la primavera de 1982 el ingeniero e histórico competidor de Grand Prix Chris Smith decidió diseñar y construir en su casa-garaje en Westfield House, Armitage, una réplica de uno de sus coches de carreras favorito, el magnífico Lotus XI Le Mans de 1956. Gracias a su belleza y precisión el producto final resultó realmente increíble, tanto que los entusiastas del motor lo avasallaron con pedidos y casi sin quererlo, en 1983, había nacido la Westfield Sportcars, cuyo personal se afanaba en la construcción de los Westfield XI Meant.

El siguiente modelo se llamó Westfield 7SE y fue tan bien recibido como el anterior, de manera que lentamente la compañía se fue afianzando y creciendo. En 1991 tuvieron que trasladar las fábrica a una planta en Kingswinford que incluía un imponente bloque de oficinas además de los talleres y depósitos de piezas y maquinaria.

El motor superveloz y más

Allí vio la luz el impresionante motor V8 Seight, que logra una aceleración de 0 a 100 Km/h en apenas 3.6 segundos y se colocó en una carrocería con inconfundibles aires del Lotus Seven. Se considera la máquina más rápida que ha construido Westfield y, cuando salió el mercado, se ganó la admiración y los comentarios positivos de los sectores más exigentes de la prensa del motor.

En el año 2000 sacaron el Westfield Megabusa, un coche inspirado en el modelo británico del Lotus Seven pero hecho con un motor de motocicleta de 1.299 cc (de la Suzuki Hayabusa, considerada por muchos expertos la más rápida del mundo) con caja de cambios secuencial de seis velocidades. En 2001 lanzaron al mercado el Westfield XTR2, un deportivo biplaza ligero y ultra veloz. En 2003 la estrella fue el Megablade, con el motor de la Honda CBR900RR Fireblade. En 2004 tuvieron que volver a construir kits del Eleven, ya que la demanda aumentó con la moda vintage.

Fusión con Potenza

En 2006 la propiedad de Westfield Sportscars fue transferida a Potenza Sports Cars, que más adelante compró GTM y, con la participación de la compañía sueca Roadster Bil AB, crearon en 2009 una nueva marca: Sport Turbo. En el Salón del Automóvil de Ginebra de 2010 se presentó la IRacer, el primer utilitario híbrido de la firma Westfield. Y en 2013 llegó el MegaS2000, que incluía el legendario motor Honda 2000.

Westfield Sportscars ha vendido más de 12.000 coches en todo el mundo desde 1983 y sigue creando con visión de futuro. Sus vehículos son parte del bagaje de la historia del automovilismo británico y tiene fans por todo el mundo que sueñan con tener una de estas joyas de altísima calidad, construidas prácticamente a mano en el corazón del Reino Unido. Una opción para adquirirla puede encontrarse en el mercado de coches de segunda mano.