Compra tu Peugeot Descapotable de ocasión en AutoScout24

Peugeot Descapotable

Apuesta por la automoción

Los orígenes de la marca Peugeot: de molino a acería. Aunque el primer automóvil llegaría mucho después, y todavía tardaría mucho más en aparecer el primer descapotable Peugeot, la marca francesa se gesta en 1810, cuando los hermanos Jean-Pierre y Jean-Frédéric Peugeot transforman el molino de grano familiar en una acería. La actividad de la empresa se fue diversificando y, 81 años después, en 1891, los talleres de Peugeot producen, con la ayuda de Gottlieb Daimler, el primer coche fabricado en serie (64 unidades), el Tipo 3, un vehículo de cuatro plazas que alcanzaba los 18 km/h.

Mientras otros descendientes de los fundadores deciden mantener la línea de producción tradicional, Armand Peugeot crea en 1896 la Société Anonyme des Automobiles Peugeot, transfiriendo un año más tarde la producción de los talleres familiares a la primera fábrica dedicada exclusivamente al automóvil, en Audincourt. Un año después abre una segunda en Lille.

Cuando estalla la Primera Guerra Mundial la marca Peugeot es ya un referente industrial. El conflicto bélico castiga a la empresa y por eso esta, acuciada por las deudas, lanza al mercado un modelo pequeño y económico, el Quadrilette. El coche causa conmoción en el Salón de París de 1920 y resulta un éxito.

Se inicia la tradición de los tres números

Ante la siguiente crisis, la del 29, la marca responde de la misma manera: lanzando el 201, otro modelo resistente y con un precio muy razonable, que alcanza enseguida la popularidad y el éxito de ventas. Es, además, el primero bautizado con una serie de tres números, iniciando una tradición que llega hasta nuestros días.

Ya en 1934 la marca desarrolla su tecnología Eclipse, gracias a la cual el 201 podía recoger su techo retráctil en el portaequipajes, dando lugar así al primer descapotable de la historia. La misma tecnología, adaptada a los nuevos tiempos, se utiliza en modelos como el 207 CC, el 208 CC, el 308 CC o el 108 TOP, y fue la que se usó también en uno de los modelos más populares de Peugeot, el 205, del que se llegaron a fabricar más de 5 millones de unidades, y que se ha convertido en todo un clásico entre los coches de segunda mano.

El 205: un clásico moderno

El 205 fue un utilitario del segmento B que gozó de gran aceptación popular entre 1983 y 1998 (en diciembre de ese año deja de fabricarse), y aún durante bastante tiempo después, dado que ofrecía buenas prestaciones a un precio muy asequible. En el mercado todavía se encuentra este coche de segunda mano que lleva como bandera su eslogan "contigo al fin del mundo”, uno de los más recordados de la historia de la publicidad.