Compra un Oldsmobile segunda mano al mejor precio en AutoScout24.es

Encuentra el coche ideal

Ofertas para tu búsqueda

Ofertas para tu búsqueda

Oldsmobile es una de las más antiguas marcas de automóviles estadounidenses, fundada en 1897 y desaparecida en 2004, después de que la compañía General Motors (a la que pertenecía) decidiera concentrar la producción y dejar de fabricar estos vehículos debido a su falta de rentabilidad. Sin embargo, todavía se pueden encontrar multitud de coches de segunda mano de esta marca, que es sin duda mítica en el mundo del automóvil.

El origen de esta compañía viene de la mano de Ransom Eli Olds, un hombre de Ohio que con 16 años trabajaba en el taller de su padre. Allí fue donde, tras varios años experimentando con motores de vapor para mover coches de caballos, desarrolló su primer vehículo de explosión con motor de gasolina y estableció la empresa Olds Gasoline Engine Works con su padre. Dos años más tarde, Olds se unió a Samuel Smith, creando la sociedad Olds Motor Works.

Oldsmobile, una marca cuyo nombre nació de un incendio

El nombre definitivo de la marca nació más adelante a raíz de una historia curiosa. Tras montar Olds y su nuevo socio una fábrica en Detroit, crearon 11 vehículos listos para ponerse a la venta en 1901. Pero un virulento incendio destrozó las naves y, con ellas, 10 de los coches creados. Sólo se salvó un prototipo, el Oldsmobile, con el que dos trabajadores huyeron del incendio sanos y salvos. Este modelo de coche, que recibió el nombre de Curved Dash, fue el primer vehículo norteamericano fabricado en serie en una cadena de montaje. Era un coche, más similar a un carro de caballos que a lo que hoy en día se entiende como automóvil, de siete caballos y con dos marchas (adelante y atrás). Su precio y su funcionalidad hicieron de él un grandísimo éxito, produciéndose más de 5.500 unidades.

La época dorada del gigante automovilístico norteamericano y su caída

A partir del Curved Dash, la fama de esta marca creció exponencialmente y también la cantidad de modelos que fabricaron. El hito más famoso se produjo tras la Segunda Guerra Mundial, cuando introdujo el motor V-8, el más potente hasta la época. Las diferentes versiones del Cutless, el Delta o el Toronado fueron vendidos en todo el mundo, siendo muy populares en La Habana (Cuba), donde aún hoy se pueden ver circulando por sus calles. Sin embargo, en la década de los 80 la producción empezó a decaer y la compañía fue cayendo en picado, hasta que en 2004 cerró.

A pesar de dejar de producir, los vehículos de Oldsmobile son míticos y todavía se pueden encontrar algunos de segunda mano. Estos clásicos son ya parte importante de la historia del automovilismo.