Compra un Microcar segunda mano al mejor precio en AutoScout24.es

Encuentra el coche ideal

Ofertas para tu búsqueda

Ofertas para tu búsqueda

Microcar es un fabricante de automóviles, perteneciente al grupo Bénéteau, empresa líder mundial en la fabricación de embarcaciones de vela. Microcar fabrica cuadriciclos y ciclomotores, que pueden ser conducidos sin permiso de conducir. Entre sus competidores actuales se encuentra marcas como Chatenet, JDM, Casalini, Aixam o Piaggio.

Henri Jeanneau, impulsor de los coches sin carnet

La historia de la marca se debe a su creador, Henri Jeanneau, un joven con afición por la mecánica que consiguió fabricar una embarcación casera para participar, y posteriormente ganar, las Seis Horas de Paris. Entre los años 1959 y 1960 Jeanneau, comenzó a dedicarse profesionalmente a construir embarcaciones en poliéster, un nuevo material para la época. Ese fue el comienzo de un constructor mítico de embarcaciones que a día de hoy a construido más de 1.500 ejemplares.

Década de los 70, empieza la aventura de Microcar

A finales de la década de los setenta, la compañía Jeanneau se decide a crear una marca de microcoches, división a la que denominaría Microcar y con una máxima poder ofrecer un coche de verdad, con motor de ciclomotor, mientras que otros carrozaban sus motocicletas con chapa que seguían manteniendo incluso el característico manillar. El primer y revolucionario modelo salió a la venta en 1980 y fue el RJ49. Un vehículo con carrocería de poliéster integrada a una estructura metálica. Este primer modelo era un coche con tracción delantera de dos plazas con un gran maletero de 440 litros de capacidad. Su motor era un Motobécane o Peugeot de 50 centímetros cúbicos, acoplado a una caja inversora. En abril de 1983 el motor fue sustituido por un motor tipo SC50, este modelo incorporaba el depósito de combustible debajo del coche (como un coche normal) gracias a un sistema de succión de la gasolina que permitía el llenado exterior.

RJ 49 de Microcar: dos terminaciones, una económica y otra deprotiva

El RJ 49 estaba disponible en dos terminaciones, RJ 49E y RJ 49 S, la “E” era la versión económica y la “S” era más deportiva y se diferenciaba por unas líneas laterales y algunos acabados exteriores. En 1985 se modificaron los faros exteriores y algunos elementos internos y en después salió el modelo DX 49, con una producción menor que su antecesor.

Poco tardaron en llegar los motores de 125 centímetros cúbicos con sus modelos RJ y DX. Estos vehículos estaban propulsados por un motor de Montesa que desarrollaba hasta 10 CV de potencia a 6.500 rpm, estos motores era capaces de alcanzar hasta 75 km/h. Para adaptar las necesidades de este modelo, se montaron ruedas y frenos más grandes y una suspensión reforzada. El RJ se vio reemplazo en poco tiempo por el Microcar 50, un vehículo que si bien mantenía su aspecto exterior, la principal novedad fue que montaba un motor diésel por primera vez. Ahora la gama quedaba compuesta por dos motores gasolina el Sachs de 50 cc y el de Montesa de 125 cc, y un motor diésel de 50 centímetros cúbicos que revolucionaba el mercado. Sobre la base del RJ también se fabricó una pequeña furgoneta que estaba disponible en las tres versiones y un descapotable denominado Solea, que era un vehículo pintado en vivos colores y sin puertas.

Llega el primer Microcar diésel

En el año 1985, se retiraron de producción los modelos RJ y al año siguiente, en 1986, se introdujo la última evolución de los motores gasolina, que incorporaban un sistema de lubricación independiente. El modelo 50, pasó a llamarse Microcar 300 y montó unos enormes faros delanteros. En 1987 y con más de 20.000 vehículos vendidos a través de más de 190 distribuidores, el motor diésel se impuso debido a sus bajos consumos, fiabilidad y par motor desbancado a los modelos gasolina del mercado, motivo por el que dejaron de fabricarse.

Con el fin de los modelos gasolina, Microcar solo contaba con un modelo en el mercado por lo que no tardó en añadirse el modelo 600, equipado con un motor de 652 centímetros cúbicos que tenía capacidad hasta para cuatro personas. Esta versión se ofrecía con una carrocería monocasco que no podía ser desmontada como sus hermanos para quedarse en versión pick-up.

En 1988 llega el Microcar Spid

En 1988 apareció el Microcar Spid. A este modelo se le introdujo una nueva técnica para crear su carrocería. En vez de utilizar el poliéster que tantos éxitos dio a la casa, se utilizó una modificación del mismo poliéster empleado con un método de compresión a baja presión.

En el año 1991 la empresa fue comprada por el grupo empresarial Groupe Chatellier Industrie, cuyo director ejecutivo animó a continuar con la saga de Microcar. Debido a la experiencia ya adquirida, Microcar lanzó 1992 su primer vehículo eléctrico, el Lyra. Y ya en 1995 la empresa se unió al Grupo Bneteau, uno de los grupos líderes mundiales en la fabricación de barcos.

Los años 2000 en Microcar

Ya en el año 2000 la empresa cambio su sede para establecerse en Boufferre con la puesta en marcha de una plata de producción que sería después una de las más modernas en la fabricación de cuadriciclos. Tras este cambio llegaron a partir del año 2003 modelos como el MC1 en ese mismo año o el MC2 en 2005. En 2005 la marca consiguió la certificación ISO 9001 y en año 2007 se introdujeron cambios de nuevo para fabricar el plástico de las carrocerías, utilizando ABS termodeformado. En 2008 la empresa consiguió también la certificación ISO 14001 y se fusionó con el grupo DirvePlanet. A día de hoy un Microcar incluye prácticamente las mismas comodidades que sus hermanos mayores, los automóviles, tanto en confort, tecnología o comodidades como incluso aire acondicionado.