Compra tu Citroen Todoterreno de ocasión en AutoScout24

Citroen Todoterreno

Citroen Todoterreno

La historia todoterreno de Citroën empieza a finales de los años 50. En marzo de 1958, concretamente, la marca gala resenta su primer todoterreno, un usado de coleccionista con dos motores pensado para la conducción en arena. Se trata del 2 CV Sahara, un 4x4 de 670 kg de peso.

En 1963 empieza a fabricarse el Citroën Mehari, otro coche cotizado como clásico en el mercado de segunda mano, un descapotable de bajo coste que pesa menos de 600 kg y se produce hasta finales de los 80 con tracción delantera, a pesar de que durante los tres primeros años de dicha década se fabrican en Europa versiones de cuatro ruedas motrices. Estas ofrecen una gran distancia libre al suelo y amortiguadores traseros de ballestas para circular por terrenos difíciles fuera del asfalto.

Más de 10 años después, Citroën lanza un todoterreno en colaboración con Mitsubishi

Después de los últimos Mehari, el siguiente modelo en montar tracción total es su exitosa furgoneta Berlingo –referente en el mercado de usado-, Citroën lanza en 2007 un modelo clónico del Mitsubishi Outlander, del que adopta el chasis y su configuración 4x4 y con el que comparte sus modernas mecánicas turbodiésel common-rail. Se trata del C-Crosser, un todocamino de tamaño medio con tracción configurable electrónicamente, mediante un selector en el túnel central del habitáculo.

Citroën adapta su colaboración la marca japonesa de los diamantes, a la demanda del mercado

El Citroën C-Crosser, de 7 plazas, deja de venderse en 2012 y toma el relevo el Citroën C4 Aircross. Otro modelo que es un clon, en este caso, del Mitsubishi ASX con 5 plazas. Este crossover compacto, rival del Nissan Qashqai –pionero del nicho-, comparte con el modelo francés chasis y configuración a cambio de motores diésel common-rail de PSA Peugeot-Citroën.

Historia de la evolución mecánica de los Citroën Todoterreno

Desde el lanzamiento del 2 CV Sahara, con dos mecánicas de 0,4 litros que dan más o menos 28 CV a 4.500 rpm hasta rondar los 100 km/h de velocidad máxima; pasando por el Citroën Mehari, con el motor gasolina bicilíndrico de 0,6 litros del 2 CV o con el sistema eléctrico que adapta el ejército francés, de 33 CV de potencia y una velocidad máxima de 103 km/h; hasta los bloques de los C-Crosser y C4 Aircross el salto evolutivo es superlativo con potencias que oscilan entre los 114 y 170 CV en motores diésel y gasolina.