Compra tu BMW blanco de ocasión en AutoScout24

BMW blanco

BMW blanco, elegancia clásica

Fundada en 1916 en Múnich, BMW es una compañía que se ha destacado trabajando en todo tipo de vehículos a motor, siendo su principal seña de identidad los automóviles lujosos y de gran rendimiento, ya que a lo largo de su historia esta firma alemana ha sabido introducir la elegancia en muchas berlinas de grandes dimensiones, modelos que han pasado a ser coches de segunda mano de indudable éxito. De este modo, un BMW blanco es la máxima expresión de la sencillez y la elegancia de la compañía, ya que tal y como puede verse en modelos clásicos como el 503 o el 3200 CS diseñado por Bertone, la unión de las líneas sobrias con un color lleno de sencillez es una combinación que hace destacar a todas las cualidades del coche, por lo que un BMW blanco siempre se ha contado entre las preferencias de buena parte de los usuarios.

Un color hecho para brillar

Pese a que en la automoción el color blanco había pasado por épocas en las que no tenía ninguna relevancia, en la actualidad son muchos los modelos de coches de segunda mano de alta gama que cuentan con esta tonalidad, ya que la sencillez cromática se presenta como una gran virtud para transmitir sobriedad y hacer destacar las elegantes líneas de diseño de las distintas carrocerías, cualidades con las que cualquier BMW blanco cuenta y que lo hacen destacar brillantemente. Además, las berlinas y cupés de grandes dimensiones, modelos en los que la compañía basa sus mejores creaciones, se benefician del uso de tonalidades claras para aportar sencillez a las sofisticadas carrocerías, una cualidad que hace que coches usados como los BMW blancos se adapten a las necesidades de cualquier usuario sin destacar sobremanera en ningún aspecto. Del mismo modo, el color de cualquier BMW blanco es toda una ventaja a la hora de mantenerlo en perfecto estado, ya que la reparación de esta pintura es la de menor coste, por lo que, además de sobriedad y elegancia, un BMW blanco ofrece un mantenimiento sencillo de toda su pintura.

Principales modelos de BMW blanco

La unión de este color con los diseños de la empresa alemana ha dejado tras de sí un buen número de vehículos de sofisticada apariencia y potente rendimiento, ya que otro de los rasgos que definen a cualquier BMW blanco son sus competitivos propulsores. Así, uno de los coches usados más legendarios diseñados por la compañía de Baviera es el pequeño utilitario 700, un BMW blanco que dejó de fabricarse en 1965 pero que aún cuenta con muchos seguidores gracias a sus líneas sencillas y a unos faros delanteros redondeados que se convirtieron en todo un icono de la compañía. Sin embargo, BMW no solo ha destacado con berlinas y pequeños utilitarios, y prueba de ello son modelos como el 507 o el Z1, este último BMW blanco es un descapotable que se fabricó desde 1988 hasta 1991 y que rinde 170 CV gracias a su motor de 2,5 litros y 12 válvulas, por lo que se ha convertido en uno de los deportivos más celebrados de la firma. De forma más reciente, los BMW blancos han alcanzado el culmen de sus características en las grandes berlinas de la Serie 7, consiguiendo con ello un coches elegantes y muy versátiles que representan el clasicismo y sobriedad que siempre ha definido a la compañía alemana.