Compra tu Ferrari 250 en AutoScout24.es

Encuentra el coche ideal

Ofertas para tu búsqueda

Ofertas para tu búsqueda

Ferrari 250, la clásica deportividad

El Ferrari 250 es un automóvil deportivo que ya solo se puede conseguirse como coche de segunda mano o vehículo usado y que fue fabricado por la marca Ferrari entre los años 1953 y 1964. Considerado el sucesor del Ferrari 275, reemplazó a varios modelos como el Ferrari 166, el 195, o el mítico 212. Se dice que el gran competidor de la firma, Ferrari Lamborghini, surgió de la diferencia de concepto que tuvo el dueño de la marca italiana, Ferruccio Lamborghini, que poseía varios Ferrari 250. Además está considerado un gran turismo deportivo con motor delantero longitudinal y tracción trasera.

Diferentes versiones para cada necesidad

Con el paso del tiempo, el Ferrari 250 fue adaptándose a las necesidades de cada usuario. Así, la primera presentación oficial de este deportivo en su versión para conducción en calle tuvo lugar en el Salón del Automóvil de París de 1953. Al año siguiente, el modelo pasó a denominarse Ferrari 250 Europa y comenzó a usar un motor Colombo. A estas variantes se les sumaron los Ferrari 250 Boano y Ellena en 1965, haciendo referencia a los carroceros que construyeron estas nuevas variantes del modelo deportivo. Además, varios modelos más fueron introduciéndose con el paso de los años y se terminó por crear dos carrocerías diferenciadas: un modelo Cupé y otro descapotable. También se diferenció entre una versión corta y otra larga, dependiendo de la distancia entre los ejes que sería aproximadamente de 2400 y 2600 mm respectivamente.

Motores potentes, la seña de Ferrari también en los 250

El motor es uno de los puntos fuertes de la firma italiana que con el paso del tiempo se ha transformado también en escudería. En este caso, se optó por un motor de gasolina atmosférico V 12 con una cilindrada de 2953 cc. y 220 CV en potencia máxima. Esto le valió para ser considerado uno de los deportivos más rápidos de la historia, llegando a competir en varias ocasiones en el Tour de Francia automovilístico con la variante Ferrari 250 S, en el que se introdujo un motor capaz de alcanzar los 230 CV y grandes velocidades constantes.