Redefiniendo el todoterreno

Por fin se ha desvelado el diseño y todos los detalles del nuevo Land Rover Defender. El icónico todoterreno inglés se moderniza sin perder su esencia. Ya está a la venta desde 54.800 €.

Hablar del Land Rover Defender es hacerlo de uno de los iconos del mundo del automóvil. Un vehículo que ha tardado una eternidad en renovarse pero que, para ser justos, apenas lo necesitaba. Algo similar a lo que le ha ocurrido al Suzuki Jimny pero, quizá en una dimensión mayor. Pues bien, aprovechando la celebración del Salón de Fráncfort y tras múltiples meses de teasers y adelantos, por fin podemos mostraros cómo es el nuevo Defender.

Renovando sus raíces

Lo primero que nos ha llamado la atención es, sin duda, su diseño. El Defender se ha despedido casi por completo de aquella silueta cuadrada para dar la bienvenida a las superficies redondeadas. Puede gustar más o menos, pero lo que está claro es que acabará hablándose de ella.

Como es tradición, el Defender estará disponible en dos carrocerías, una corta de 4,32 metros de largo denominada Defender 90 y otra larga de 4,76 metros que será conocida como Defender 110. En ambos casos, como decimos, destaca su figura, con un frontal sugerente presidido por una parrilla rectangular y unos grupos ópticos que entremezclan lo cuadrado de sus formas con la redondez de la luz diurna.

De vista lateral se le nota su carácter TT, con una altura libre al suelo destacada que variará entre los 21,8 y los 29,1 cm en función de la posición de la suspensión neumática. Junto a ella hay que destacar unos ángulos de ataque, ventral y salida de lo más destacados. No superan a los de su predecesor, pero con 38, 28 y 40 grados nos dan buena cuenta del tipo de vehículo que es. Igualmente hay que destacar la posibilidad de montar llantas hasta de 22 pulgadas y, sobre todo, un techo de lona que será opcional.

Siguiendo con el diseño, quizá la zona más arriesgada haya sido la zaga. En ella además de la forma de las luces traseras destacaríamos, claro está, la colocación de la rueda de repuesto colgante, un elemento puramente de todoterreno. Elemento que aumenta su longitud en 42 mm.

Interior adaptado al siglo XXI

Al igual que su silueta exterior, el interior es completamente revolucionario... para lo que era este modelo. Eso sí, se ha buscado mantener ese halo de funcionalidad que siempre ha caracterizado al Defender y se ha entremezclado con la tecnología propia del siglo XXI. Tecnología en forma de pantallas digitales entre las que sobresale la central de 10 pulgadas al incorporar la última actualización del sistema multimedia Pivi Pro. Monitor al que también acompaña el nuevo cuadro de instrumentos de 12,3 pulgadas similar al que monta, entre otros el Evoque.

En términos de habitabilidad, el Defender incorpora la sorprendente novedad de introducir una tercera butaca en su zona delantera. Solución que ha obligado a colocar la palanca de cambios a la altura casi de la pantalla central. Por tanto, la configuración interna del Defender 110 puede ser de seis ocupantes o de 5+2, mientras que la del Defender 90 solo puede ser de seis. En el caso de que la plaza central delantera no se ocupe, esta se abatirá para convertirse en un reposabrazos.

Con etiqueta ECO

Bajo el capó, el nuevo Defender opta por equipar las últimas motorizaciones disponibles en Jaguar-Land Rover, incluyendo aquellas dotadas de micro-hibridación y portadoras de la etiqueta ECO de la DGT. Este es el caso del P400 de gasolina que genera 400 CV yu ofrece un consumo inferior a los 10 l/100 km. Por debajo se situara el P300 Turbo de cuatro cilindros y 300 CV, mientras que las dos opciones diésel serán los D200 y 240, ambos turbo de cuatro cilindros con las respectivas potencias que se anuncian en su nomenclatura. Todos se combinarán en exclusiva con una caja de cambios automática de 8 velocidades, por lo que desaparece el cambio manual.

Para todas las superficies

Si hablamos de comportamiento dinámico, todo lo que se diga de este Defender se quedará corto, más aún si nos referimos al apartado off road. Además de la tracción total, claro está, el nuevo todoterreno inglés estará dotado del sistema Terrain Response que, por primera vez, puede configurarse manualmente al tiempo que suma programa específico para vadeo (tiene una capacidad de 90 cm), que utiliza un sensor de profundidad para informar de la dificultad del paso.

La construcción monocasco de la nueva arquitectura D7x, fabricada íntegramente en aluminio ligero, conforma la carrocería de Land Rover más rígida construida hasta la fecha, ya que ofrece una rigidez torsional de 29 kNm/grado (tres veces más que los diseños tradicionales de carrocería sobre bastidor). Todo ello crea una sólida base para la utilización de un sistema de suspensión completamente independiente, que se combina a la perfección con la caja transfer con reductora y la comentada tracción permanente a las cuatro ruedas.

El sistema Adaptive Dynamics está disponible con suspensión neumática electrónica que ayuda a transformar la conducción en carretera, mejorando igualmente las capacidades todoterreno al ofrecer una elevación de altura de 75 mm en situaciones en situaciones extremas fuera del asfalto, todo con un confort de conducción superior sobre cualquier superficie. La elevación adicional de 75 mm permite que el sistema neumático pueda subir la carrocería un máximo de 145 mm cuando sea necesario, mientras que la función Elegant Arrival baja automáticamente la carrocería 50 mm para que resulte más fácil acceder al vehículo en parado.

La sólida arquitectura de la carrocería del Defender ofrece una mayor personalización a los clientes que pueden necesitar remolcar cargas pesadas o transportarlas. Para ello, tienen a su disposición una amplia gama de soportes de techo y sistemas de enganche de remolque, para aprovechar su capacidad máxima de arrastre de 3.500 kg en Europa. Una de las tecnologías vanguardistas que incorpora es Advanced Tow Assist, que evita el estrés de maniobrar marcha atrás al permitir al conductor dirigir el remolque con los dedos mediante una rueda de la consola central. Esta configuración inteligente, que se incorpora por primera vez al Defender, funciona con visualización en 3D en la pantalla táctil central. La carga máxima de 900 kg y la carga estática en el techo de hasta 300 kg se combinan con altos niveles de confort para el conductor que convierten al nuevo Defender en el todoterreno definitivo para las aventuras de larga distancia.

Las primeras unidades del nuevo Land Rover Defender ya están saliendo de la línea de producción de Nitra, en Eslovaquia. En España, el cliente ya puede configurar el suyo en la página web de la firma pudiendo elegir entre los niveles Defender, First Edition (únicamente durante el primer año de comercialización) y Defender X. Cada una podrá personalizarse con los paquetes Explorer, Adventure, Country y Urban así como con 170 accesorios individuales creados específicamente para él y que harán que los 54.800 euros de los que parte el Defender 90 y los 61.300 euros del Defender 110 se queden casi en el olvido.

¿Preparado para lo siguiente?

Compartir el artículo

WhatsAppEmailFacebookCopiar link

Todos los artículos

Maserati Zéda: comienza una nueva era

Noticias

Toyota Corolla GR Sport: vestido para la ocasión

Noticias

Ferrari Roma: el coche de la Dolce Vita

Noticias
Mostrar más