Primer contacto: Suzuki Jimny – Receta original

En plena era SUV, Suzuki nos presenta un todoterreno de verdad, de los de antes. El Jimny revive con esta cuarta generación que mantiene la esencia de los originales y le añade un toque de modernidad exquisito. Nosotros ya lo hemos conducido.

No voy a engañarles. Probablemente el Suzuki Jimny fuera uno de los modelos que más expectación han creado en un servidor durante los últimos años. No es para menos. Estamos hablando de todo un icono del automovilismo, con una dilatada trayectoria (lleva en vigor más de 50 años) y con una tercera generación que se ha extendido en el tiempo nada menos que dos décadas (entre 1998 y 2018).

Por estos y por todos los argumentos que se han ido filtrando en los últimos tiempos relacionados con esta cuarta generación, el que suscribe estas líneas estaba ansioso por ponerse a los mandos. Dicho y hecho, porque Suzuki ha presentado a su icono en un ambiente propicio para él: el campo.

Porque hablar del Jimny es hacerlo de aventura, de campo, de mancharse de barro y sortear zonas a las que ningún SUV de la actualidad, por mucho que nos quieran vender que sí, podría llegar ni en el mejor de sus casos. Porque el Jimny es el único 4x4 con reductora de serie por menos de 20.000 €.

De hecho, la tarifa de precios que ha preparado su marca parte de los 17.000 € (asociándolo al acabado más básico) y llega hasta los poco menos de 21.000 € en el nivel más alto. Todo ello presentado en un producto moderno que, eso sí, no deja de lado todas las bondades históricas que le han hecho convertirse en un icono.

Retromoderno

Comenzando por el diseño. En este apartado, los dibujantes de Suzuki han querido mantener la esencia del modelo original, aquel LJ que se vendió principalmente en Japón, pero ofreciendo un toque moderno que le sienta como anillo al dedo. De esta forma, los 3,64 metros de Jimny (5 cm más corto que el anterior) entran directamente por los ojos.

Con unas formas cuadradotas que enamoran, destacan los faros redondeados, los pasos de rueda voluminosos, el portón trasero con apertura horizontal del que ‘cuelga’ la rueda de repuesto (sin ella mide 3,48 m), paragolpes voluminosos en contraste con el color de la carrocería o llantas de acero de toque vintage. Elementos a los que se une, por un lado, la posibilidad de escoger una parrilla de aspecto ‘retro’, soluciones que parecían ya olvidadas como el vierteaguas de la zona superior de las puertas (que evita que nos mojemos al abrir la puerta) o un extensísimo catálogo de accesorios que permitirá personalizar el Jimny a nuestro gusto.

Una esencia que se mantiene en el habitáculo, donde un salpicadero espartano pero bien cuidado, se entremezcla con soluciones modernas como el climatizador automático o la pantalla central táctil (se puede manejar incluso con guantes) de 7 pulgadas con un sistema multimedia totalmente compatible con Apple CarPlay, Android Auto y Mirror Link.

Diversión para cuatro, viaje para dos

Dadas sus cotas externas, es de recibo pensar que el Jimny no es un coche pensando para ser el ‘primero de la familia’. Su configuración interna para cuatro ocupantes así nos lo hace ver en un primer instante, aunque lo que convence definitivamente de ello es su inexistente maletero.

Aunque Suzuki afirma que el Jimny ofrece un volumen de 377 litros, solo los encontraremos al abatir los respaldos de la segunda fila. Su plegado es individual, simétrico (en proporción 50/50) y dejan un piso completamente plano. Además, dado el carácter aventurero del modelo, se ha revestido su parte trasera con un material plástico que no se araña y se puede limpiar con facilidad. Igualmente, ha distribuido varios agujeros bajo las ventanas traseras (fijas por cierto) para colocar tornillos en los que, a su vez, se pongan ganchos y nos permitan sujetar la carga con seguridad.

Por eso si queremos disfrutar de un día de aventura en compañía de amigos o familiares, pero sin la carga de llevar equipaje, el Jimny será un coche ideal para transportar a cuatro adultos. Ahora bien, si queremos realizar un viaje largo, será casi obligatorio que el número de pasajeros no exceda de dos o incluso tres si el trayecto es algo más corto.

Mejorando lo presente

¿Viajar con el Jimny? Sí. Aunque suene descabellado, una de las bondades de esta cuarta generación del todoterreno japonés es la mejora que ha implementado Suzuki en todo lo relacionado con su conducción sobre asfalto. Cierto es que no llega a eficacia de un Vitara o un Ignis, pero ya no resulta tan incómodo como antes.

Durante la toma de contacto realizada por Madrid, realizamos casi 80 kilómetros por autovía y en ningún momento el Jimny nos pareció un vehículo tosco. Sabedores de las limitaciones que pueda ofrecer, lo cierto es que el pequeño TT de 3,64 metros se comporta con solvencia circulando a velocidades legales. El pequeño motor de 1.5 litros y 102 CV es más que suficiente para mover los 1.090 kilos que registra en vacío aunque el corto desarrollo de sus marchas provoca que a 120 km/h el motor gire a 4.000 vueltas.

Pero como decimos, a poco que uno sea consciente de las pocas limitaciones que ofrece sobre el asfalto, viajará con total tranquilidad a sus mandos. Eso sí, un dato que nos sorprendió fue el del consumo, ya que durante el trayecto e incluyendo los tramos off road de los que hablaremos a continuación, el ordenador de abordo únicamente registró 6,6 l/100 km, que es un dato muy a tener en cuenta ya que se acerca positivamente al oficial (6,8 l/100 km).

Llegados a este punto, uno se plantea por qué los responsables de Suzuki no han optado por montar el eficiente y contrastado motor con tecnología micro híbrida, el 1.2 SHVS de 90 CV que ya equipan el Swift, Ignis o Baleno. Más aún cuando nos informan que dado el cumplimiento en materia de emisiones impuesto a las marcas, se llegó a plantear la viabilidad del proyecto Jimny a causa de sus elevadas emisiones. Sea como fuere, el pequeño todoterreno ha optado por este 1.5 litros de 102 CV que, como decimos, ofrece un comportamiento más que correcto cuando circulamos por carretera.

Herencia aventurera

Ahora bien, el Suzuki Jimny ha sido pensado por y para disfrutar fuera del asfalto. A poco que uno se fije en sus ‘entresijos’ se dará cuenta de ello: chasis de escalera, ejes rígidos, caja reductora y unos ángulos que ya quisieran tener algunos de los todoterrenos más puros del mercado (37º de entrada, 49º de salida y 28º en el ventral). Todo ello sumado a la siempre efectiva tracción total AllGrip Pro y una altura libre al suelo de 21 cm.

Un cóctel explosivo enfocado a un único objetivo: llegar donde nadie llega. Así lo comprobamos igualmente durante el contacto realizado por campo, donde el Jimny sacó a relucir todas sus virtudes para ofrecer a sus conductores una experiencia off road casi única. No importa cómo sea de empinada la cuesta, lo profundo que sean los cruces de puentes o lo embarradas que estén las roderas, que el todoterreno japonés saldrá airoso de todas ellas.

Parte de culpa la tiene montar, como decíamos antes, una caja reductora de serie con una relación de 2 a 1. Mediante una palanca selectora, que le confiere de nuevo ese toque retro, seleccionamos el modo 4L y empezamos a trepar. Es eficaz sí pero la capacidad de tracción del Jimny es tan elevada que incluso en posición 4H, es decir, solo 4x4, podemos sobrepasar los obstáculos sin demasiadas dificultades.

El toque moderno se lo otorga un control de deslizamiento limitado asociado a la tracción (no hay posibilidad de bloquear del diferencial) con el que las ruedas que están en el aire se frenan enviando el par a las que están en tierra para aumentar la tracción y seguir nuestro camino.

Igualmente, se ha añadido un control de ascenso de pendientes, que aguanta el coche durante 7 segundos para así no ‘picar’ embrague, y otro de descensos que funciona incluso en punto muerto. De hecho, por lo comprobado, resulta ser más suave con la palanca en modo neutral que en las relaciones cortas, ya que aquí la propia reductora actúa de freno.

Como dato adicional, comentar que el Jimny también está disponible con una caja de cambios automática de cuatro velocidades. Nos pareció menos eficaz que la manual, pero lo cierto es que puede ser una opción muy recomendable para todos aquellos que quieran rodar sin preocupaciones por cualquier terreno.

Seguridad máxima

La gama comercial está dividida en tres acabados, JX, JLX (el único que puede montar la transmisión automática) y Mode 3. Si bien desde el inicio el Jimny ofrece un equipamiento de serie de lo más completo, cierto es que quien quiera optar por elementos como el cierre centralizado, los elevalunas delanteros eléctricos, la pantalla táctil o los asientos delanteros calefactables, deberá optar por el siguiente nivel. Si además queremos incluir, entre otros, los faros delanteros LED con lavafaros, el climatizador, los cristales tintados o las llantas de aleación, habrá que subir hasta el último peldaño.

Ahora bien, en lo que Suzuki no ha escatimado es en el apartado de la seguridad. Porque todos los Jimny que se lleguen al mercado lo harán con un amplio elenco de asistentes y ayudas a la conducción. Denominados Dual Sensor Brake Suport, este listado está compuesto por el control predictivo de la frenada, la alerta por cambio de carril, el asistente automático de luces de carretera y la alerta antifatiga. Elementos a los que se une, por primera vez en la marca, el reconocimiento de señales de tráfico en lo que significa un guiño más a esa mejoría en carretera de la que hablábamos.

En definitiva, por mucho que Suzuki dudara de su continuidad, lo cierto es que el acierto no ha podido ser mayor con ese nuevo Jimny. Un vehículo que ha sabido mantener la filosofía de su linaje mejorando otros aspectos importantísimos. Un auténtico 4x4, con un precio más que asequible (no se esperan descuentos comerciales) que llega para poner en su sitio a todos esos SUV que aseguran tener aptitudes off road.

¿Preparado para lo siguiente?

Compartir el artículo

WhatsAppEmailFacebookCopiar link

Todos los artículos

Primer contacto: Toyota RAV4 AWD-i – Atracción total

Presentación: Ford Mustang – Buen regalo de aniversario

Presentación: Nissan 370Z – Edición especial por su 50 cumpleaños

Mostrar más