Emoción sin límites

Ferrari presenta el F8 Spider, la última generación de automóvil deportivo descapotable equipado con el motor central trasero V8 más exitoso de la historia.

Tras deleitarnos en el Salón de Ginebra con el F8 Tributo, Ferrari vuelve a la carga, esta vez en Fráncfort, con la que es su carrocería descapotable: el F8 Spider. Sustituto natural del 488 Spider ha sido desarrollado en paralelo junto con el Tributo, es decir, que no es simplemente un deportivo al que se le ha eliminado el techo.

Más allá de las soluciones aerodinámicas que presenta, el rasgo estético distintivo de este F8 Spider es, sin duda, su techo duro retráctil. Elemento que puede ocultarse en tan solo 14 segundos y hasta 45 km/h, dejando al descubierto un puesto de conducción digno de un vehículo de competición, en donde se estrenan tanto volante como asientos deportivos.

Una de sus zonas más trabajadas ha sido la zaga. Esta se caracteriza por el tema "MANTA" (tema T) del capó trasero del F8 Spider, con una espalda posterior central que comienza desde la ventana trasera y se desliza para desaparecer bajo el ala del alerón soplado, apoyando el movimiento de los flujos de aire. Las dos alas que provienen del volumen central se conectan a la carrocería del automóvil, dando una sensación de continuidad.

El motor

Ahora bien, como todo buen Ferrari, lo que emocionará de verdad a su afortunado conductor será el corazón que lo anima que, en este caso no es otro que el mismo V8 de 3.9 litros que monta el F8 Tributo. Colocado en posición central trasera, eroga una potencia de nada menos que 720 CV y un par máximo de 770 Nm. Con cifras como esta no es de extrañar que el F8 Spider tan solo necesite 2,9 segundos para pasar de 0 a 100 km/h, 8,2 segundos para llegar a los 200 km/h y que su punta de velocidad sea de 340 km/h.

Este motor del F8 Spider hereda las soluciones de reducción de peso vistas en el 488 Pista, cuya suma total alcanza los 18 kilos. Para obtener el aumento de 50 CV respecto a su predecesor, la nueva línea de admisión es una derivación directa del 488 Challenge. En el F8 Spider, las tomas de aire del motor se trasladan desde los laterales hacia el área posterior, en concreto hacia los laterales del alerón soplado, donde se conectan directamente a la entrada de aire del motor. De esta manera, fue posible reducir drásticamente las pérdidas de carga, aumentando la velocidad del flujo de aire y, en consecuencia, la potencia. El flujo de aire también se beneficia de presiones dinámicas más altas, gracias a la forma del alerón trasero.

Igualmente cuenta con sistemas electrónicos que ayudan a transmitir todo el potencian de la mecánica al asfalto, entre los que se incluyen el Adaptive Performance Launch (control de salida), el Variable Torque Management (gestión del par motor de forma variable) o el Ferrari Dynamic Enhancer Plus, que integra el concepto SSC (Control de deslizamiento lateral), mejorando la capacidad del conductor para manejar la conducción hasta el límite, haciendo que la experiencia sea más divertida.

¿Preparado para lo siguiente?

Compartir el artículo

WhatsAppEmailFacebookCopiar link

Todos los artículos

Punta de lanza

Noticias

Así es el neumático del futuro según Continental

Noticias

Urbano de carreras

Noticias
Mostrar más