Compra tu Toyota Deportivo de ocasión en AutoScout24

Toyota Deportivo

Toyota deportivo, vehículos rápidos y emocionantes

Un coche de segunda mano que responda al calificativo de vehiculos deportivos debe tener una serie de características que lo diferencien perfectamente de otros tipos de automóviles como, por ejemplo, los utilitarios o los todoterrenos, y estas cualidades no son otras que la potencia del motor, una aerodinámica cuidada hasta el último detalle y un rendimiento que permita a estos coches usados alcanzar grandes velocidades de forma cómoda y sencilla. Además, los deportivos cuentan también con una serie de sistemas de seguridad que compensan la potencia que sus propulsores pueden llegar a alcanzar, por lo que no es extraño encontrar en ellos barras de refuerzo, completos sistemas de airbags y eficaces complementos electrónicos que aseguren la estabilidad y el frenado. De este modo, contando sobradamente con todas estas características, cualquier Toyota deportivo se presenta como un coche usado ideal para recorrer las carreteras de forma segura a grandes velocidades, y es que esta firma japonesa fundada en 1937 lleva fabricando vehículos competitivos durante toda su historia, por lo que cualquier Toyota deportivo es la máxima expresión de la experiencia de la compañía.

Coches llenos de carácter

La apuesta de la firma japonesa Toyota ha sido siempre la de la potencia y el rendimiento, características que han convertido a cualquier Toyota deportivo en un coche de segunda mano capaz de ofrecer una emocionante conducción en todo momento. La historia de los modelos Toyota deportivo es muy amplia, aunque hay modelos de coches usados de este tipo que sobresalen por sus cualidades y por su amplio éxito. Un buen ejemplo de todo ello es el mítico Corolla AE86, un vehículo fabricado desde 1983 y que se convirtió en el ejemplo a seguir de cualquier Toyota deportivo. Sin embargo, estos coches usados dejaron de fabricarse en 1987, aunque la firma japonesa los sustituyó por una serie de vehículos que han sabido heredar el carácter y la potencia de este legendario Toyota deportivo. Uno de los más recientes es el Toyota GT86, un vehículo usado de tracción trasera que nació en 2012 para competir con modelos como el Nissan 370Z o el Porsche Cayman. Bajo el capó de este Toyota deportivo se esconde un motor de gasolina con un cubicaje aproximado de 2 litros alimentado mediante inyección directa, todo ello acompañado de una caja de cambios de 6 velocidades que puede ser manual o automática para ofrecer unos 200 CV de potencia. Su bajo peso y su magnífico habitáculo de 4 plazas hacen del GT86 un Toyota deportivo que cuenta con todas las características que estos modelos deben tener siempre.

Diversión, seguridad y rendimiento

Como todo coche usado destinado a un uso ocioso, cualquier Toyota deportivo se presenta como un vehículo ideal para disfrutar de los modos de conducción más emocionantes gracias a su alto rendimiento mecánico, una cualidad que asegura la diversión en todo momento para amantes de las grandes velocidades. Además, la firma japonesa apuesta por la seguridad en estos coches de gran rendimiento, por lo que un Toyota deportivo siempre va a contar con los más avanzados sistemas de seguridad, una característica que aumenta las buenas prestaciones de estos coches.