Compra un Ruf segunda mano al mejor precio en AutoScout24.es

Encuentra el coche ideal
Lamentamos informarle de que actualmente no disponemos de ningún vehículo que coincida con sus criterios. Hemos podido encontrar las siguientes alternativas

Ofertas para tu búsqueda

Ofertas para tu búsqueda

El origen de Ruf se remonta al año 1993, cuando en la ciudad de Pfaffenhausen, Alois Ruf funda Autos Ruf, un taller que pretendía dar soporte a todo tipo de mantenimientos y reparaciones sobre el automóvil. Los primeros años de la empresa serán bastante problemáticos, con continuas pérdidas de capital que le hacen agregar al taller una gasolinera en 1949 y centrarse en la fabricación de autobuses en los años cincuenta, una medida que propició una ligera expansión. A partir de 1974 la marca toma un rumbo totalmente diferente, con la sucesión en la presidencia del grupo tras la muerte de Alois Ruf. Su hijo, de igual nombre, decide apostar por los coches deportivos y aprovecha su experiencia arreglando y actualizando coches de la firma alemana Porsche para lanzar sus propios modelos, siempre construyendo sobre modelos de chasis de Porsche, pero incorporando materiales y piezas propias, con lo que es una marca independiente. En la actualidad es uno de los fabricantes de deportivos más respetados de toda Europa y sus modelos son objeto de deseo por su extraordinaria calidad en el mercado de coches usados.

Diseño alemán en coches deportivos.

El aspecto más icónico del automovilismo europeo puede ser disfrutado con el fabricante teutón Ruf, una marca poco conocida en los grandes ámbitos pero con algunas joyas que cualquier aficionado aprovecharía si las hallase en el mercado de coches de ocasión y segunda mano.

Puede ser que el coche más conocido de Ruf sea el modelo 3400 S, que cuenta con una enorme cilindrada de 3400 centímetros cúbicos. Este coche tiene nada menos que 310 caballos de potencia, lo que unido a su ligero chasis y su construcción aerodinámica (es un coche realmente bajo), lo convierten en un coche auténticamente deportivo. Tiene transmisión manual con seis velocidades y un control de tracción que facilita mucho su conducción gracias al reparto de potencia.

Otros accesorios

Unos frenos de disco muy potentes y una sensación de conducción deportiva completan un coche que realmente es apreciado por quienes gustan de las emociones fuertes. Dentro del mercado clásico es posible que el más conocido sea el Ruf CTR, el popular “Pájaro Amarillo”. Construido con las entrañas del mítico Porsche 911 y catalogado en el momento de su aparición en el año 1987 como el turismo que alcanzaba más velocidad del mercado, el “Pájaro Amarillo” es un coche ideal para quienes combinen el amor por los coches de corte clásico con el interés de unas grandes prestaciones mecánicas. Entre ellas destacan los 476 caballos de potencia y los seis cilindros con doble turboalimentación, que acaban propiciando que este coche pueda pasar de cero a cien en menos de cuatro segundos. Una experiencia realmente intensa.