BMW C 600 - Compra o vende tu moto usada o nueva - AutoScout24

BMW C 600

Una scooter de altos vuelos

Especialmente conocida por su larga trayectoria en el sector de los turismos, BMW es también una importante referencia entre los fabricantes de motos. El presente modelo sin ir más lejos constituye una apuesta por ganar cuota de mercado entre los motoristas urbanos, aportando un plus de exclusividad y diseño. En cualquier caso, los detalles deportivos son bastante evidentes, muy especialmente en la versión Sport. Concebida como una ““megascooter”“, la BMW C 600 se presentó en sociedad en 2012 y confiere una nueva dimensión a la conducción urbana al elevar ligeramente la posición del conductor.

Diseño, prestaciones y comportamiento en carretera

La silueta de la BMW C 600 denota un gran dinamismo gracias a las estratégicas líneas de las carcasas. Contrariamente a lo que viene siendo habitual en las scooters, el conductor descansa sus pies sobre una superficie metálica que conecta directamente con el carenado de la moto. La casa alemana ha querido personalizar al máximo su gran apuesta y ha incorporado un freno de mano que se activa con gran sencillez incluso en condiciones adversas.

El motor, de 600 cc, efectúa transiciones muy finas a pesar de la gran aceleración que consigue. La gran facilidad de arranque y salida resulta de especial relevancia en los desplazamientos en ciudades especialmente bulliciosas. Aunque este dato pueda variar significativamente según el tipo de conducción que llevemos a cabo, el consumo de la C 600 no debería sobrepasar los 6 litros cada 100 kilómetros. En este sentido, la facilidad para acelerar puede traducirse en un mayor consumo si el conductor abusa de ella.

La seguridad se completa con un potente sistema de frenado que incluye una tecnología ABS desarrollada de manera específica para este modelo. El freno delantero cuenta con un doble disco de 270 mm mientras que el trasero aúna eficacia y delicadeza para prevenir posibles derrapes. Por sus características, la BMW C 600 solo puede compararse con la Yamaha T-Max 530. La moto japonesa incorpora un chasis más ligero y toma mejor las curvas aunque carece de la potencia de su rival alemana.