Prueba: Mercedes C220 (2008) CDI – Heredero de virtudes

Mercedes pone a disposición de los clientes el Clase C que más se va a vender… en Alemania. Nos referimos a la variante de carrocería familiar, un Clase C quizá un poco menos elegante, pero bastante más práctico.

¿Sabías que en los países del centro de Europa, de cada cinco Mercedes Clase C que se venden, tres tienen carrocería familiar? Allí, los conductores tienen un gran aprecio a estas variantes, pues cuentan con los mismos motores, chasis e interiores que las berlinas de las que derivan… pero, además, añaden un plus de utilidad. Sin embargo, en España no acaban de cuajar -si exceptuamos casos puntuales como los Peugeot 307 y 407 SW-: sus ventas no suelen superar el 10%…

Aún así, las marcas siguen insistiendo, y una de las últimas en hacerlo es Mercedes, que ya ha puesto a la venta la variante familiar del Clase C -su modelo más vendido- con un maletero más práctico -pero casi igual de capaz, pues tiene 485 litros en vez de 475-. Por lo demás, el C Estate sigue siendo un Clase C, es decir, una berlina muy cómoda para cuatro personas -está homologada para cinco, pero no está bien resuelta para llevar a tantos- y bien acabada… pero con rivales, al menos, igual de recomendable.

Por dentro y por fuera

El diseño del interior del C es muy similar al de cualquier otro Mercedes… y también su buena calidad. La postura de conducción es muy buena; resulta sencillo encontrarse agusto en él. El asiento es cómodo y su sujeción, correcta. Eso sí, el accionamiento de algunos mandos es mejorable: la palanca de los intermitentes incluye las luces y los limpias, existe un mando giratorio multifunción que puede llegar a distraer… La calidad interior sigue siendo de las mejores por ajustes, solidez… Sin embargo, ahora la apariencia general es más sobria.

Lea más en Autofácil

¿Preparado para lo siguiente?

Compartir el artículo

WhatsAppEmailFacebookCopiar link

Todos los artículos

Prueba: Mercedes-AMG GLA 45 – El límite lo pones tú

Prueba: Mercedes-AMG GT Roadster – La estrella que más brilla

Prueba: Mercedes-Benz E 220 d Coupé – Las apariencias engañan

Mostrar más