Presentación: Mercedes-Benz Clase G – Vestido de seda

Que su diseño siga siendo tan cuadrado como una caja de cerillas no es inconveniente para que Mercedes-Benz hable del nuevo Clase G como un espíritu “siempre joven”.

En realidad, este puro y duro todoterreno lleva desde 1979 siendo una de las referencias del segmento y sus líneas nunca han sido significativamente alteradas. Es como si se hubiese congelado el tiempo para él. En 2012 vuelve a vestirse de seda con nuevos detalles exteriores, más y mejor equipamiento en el interior y nuevos motores… Treinta y tres años después, los de Stuttgart han vuelto a meter mano al Clase G. No lo hacían desde el verano de 2008, cuando se introdujo un nuevo motor V8 de 388 cv y la caja automática 7G-Tronic sin apenas cambios en su aspecto exterior. En la actualización de 2012, sin embargo, se han incluido nueva iluminación diurna por LED, nuevos retrovisores, así como una nueva rejilla delantera con entrada de aire de mayor tamaño (sólo en las versiones AMG). Además, se podrá montar por primera vez pinzas de freno de color rojo y llantas de 20 pulgadas.

Más lujoso, pero fiel a su estilo

Por su parte, las actualizaciones del habitáculo tienen que ver con el nuevo cuadro de instrumentación, que incluye una pantalla TFT, y la consola central, donde la gran pantalla que forma parte del COMAND Online está incluida de serie. Además del Linguatronic, Bluetooth o el sistema de sonido Harman Kardon que ya incluía la anterior generación, éste Clase G estrena equipamientos como el PARKTRONIC con cámara de visión trasera, el DISTRONIC PLUS o el asistente de ángulo muerto. Al margen de esto, se han intentado conservar otros rasgos característicos de este modelo, como el asidero para el acompañante, los tres controles de diferenciales en la consola central o la palanca de cambios, que ahora ha sido rediseñada.

Tres motores disponibles

La oferta de motores parte del G 350 BlueTec, un motor de tres litros diesel con arquitectura V6 de 211 cv con el que se dispone de 540 Nm de par motor entre las 1.600 y las 2.400 revoluciones. A pesar de ser una versión de acceso y orientada a conseguir un bajo consumo (al menos eso sugiere su nombre) emite 295 gramos de CO2 cada kilómetro y consigue homologar una cifra de consumo nunca inferior a los 11 litros.

Modelo Motor CC CV Nm/rpm l/100km CO2 g/km
G 350 BlueTEC V6 diesel 2987 211 540 a 1600 11.2 295
G 500 V8 5461 388 530 a 2800 14.9 348
G 500 Cabrio V8 5461 388 530 a 2800 14.9 348
G 63 AMG V8 biturbo 5461 544 760 a 2000 13.8 322
G 65 AMG V12 biturbo 5980 612 1000 a 2300 17.0 397

Sin embargo, las cifras son mucho más escandalosas en el resto de motorizaciones. El G 500, disponible en carrocería larga o cabrio, ofrece ocho cilindros en V de 388 cv con una respuesta de par de 530 Nm entre 2.800 y 4.800 vueltas. Su consumo es de 14,9 litros en ambas carrocerías y las emisiones son de 348 gramos por kilómetro. Tanto en este motor como en el G350 BlueTec el cambio incluido de serie es el 7G-Tronic Plus.

Dos nuevos biturbo

Por último, se ofrecerán dos nuevas versiones AMG dotadas de motores biturbo. El primero (G 63 AMG) es un V8 de 544 cv, equipado con Start/Stop, cuya oferta de par es de 760 Nm nada más superar las 2.000 revoluciones. Gracias a este automatismo de arranque y parada, el consumo homologado es de 13,8 litros a pesar de toda su potencia. Por encima de éste estará el G 65 AMG con motor V12 de 612 cv, el único que alcanza la barrera de los 1.000 Nm y cuyo consumo es de 17 litros cada cien kilómetros.

El nuevo Clase G estará disponible desde el próximo mes de Junio, y su precio de partida será de 85.311 euros en Alemania, único mercado donde a día de hoy se conocen los precios definitivos.

¿Preparado para lo siguiente?

Compartir el artículo

WhatsAppEmailFacebookCopiar link

Todos los artículos

Pura esencia

Salta el charco

Clase alta

Mostrar más