Presentación: BMW Serie 3 Gran Turismo – Más elegante y eficiente

La marca alemana renueva ligeramente la carrocería más peculiar de toda la Serie 3, la Gran Turismo. Nuevos motores más eficientes, un equipamiento actualizado, una habitáculo de mayor calidad y una apariencia algo mejorada son sus principales cartas de presentación.

Lo tendremos entre nosotros a lo largo de este mes. Cuando os trajimos la prueba del BMW 520d Gran Turismo, lo primero que mencionamos fue que la marca bávara había creado dicho modelo para todos aquellos conductores que querían algo diferente. Pues bien, para BMW quiso seguir demostrando que es posible salirse de la corriente cuando puso en liza el mismo concepto pero un segmento por debajo. Así es como nació el Serie 3 Gran Turismo. Un vehículo que ahora sigue los pasos de sus hermanos de gama, Serie 3 y Serie 3 Touring para actualizar ligeramente tanto su apariencia como su equipamiento.

Todo sea dicho, que los cambios estéticos no son muy radicales pues se centran en ofrecer, de serie, faros Full LED, tecnología que también se aplica a los antiniebla delanteros y a las ópticas traseras. Precisamente en la zaga, podemos observar la inclusión de un nuevo faldón, al tiempo que las salidas de escape han aumentado ligeramente su tamaño. El ‘envoltorio’ se completa con dos nuevos colores de carrocería, para hacer un total de 11, y tres nuevos juegos de llantas de aleación.

Dando el salto al interior, el renovado Serie 3 GT ofrece nuevos materiales y acabados, con un aumento significativo de las superficies negras brillantes que se entremezclan con algunos detalles galvanizados y cromados. Del mismo modo, se ponen a disposición del cliente nuevos tapizados para asientos y puertas o una pantalla central con más resolución y con la integración de la última versión del sistema de navegación Professional. Por último, crecen las opciones de personalización al estar disponible con hasta cuatro acabados: Avantage, Sport, Luxury y M Sport

Nuevo propulsor diésel

El aspecto mecánico también ha sido revisado en profundidad hasta el punto de asegurar que sus tres propulsores de gasolina han reducido su consumo en hasta un 14%. En este sentido, la voz cantante de la eficiencia la llevan los nuevos bloques de cuatro cilindros de 2.0 litros que generan 184 y 254 CV y que se encargan de impulsar a las versiones 320i GT y 339i GT, respectivamente. Por encima, se sitúa el 3.0 de seis cilindros que genera 326 CV y que se conoce comercialmente como 340i GT. La gama diésel está formada, por su parte, por las versiones 318d con 150 CV, 320d, de 190 CV, 325d, de 224 CV y 335d, de 313 CV. Mientras que las tres primeras recurren a un único turbocompresor, las dos últimas lo duplican para generar más potencia.

En total hay disponibles 14 variantes de motor-caja de cambios-sistema de tracción. Todas las versiones de gasolina, así como el 320d y el 330d Gran pueden equiparse, opcionalmente, con la tracción total xDrive, que es de serie en los 340i y 335d.

¿Preparado para lo siguiente?

Compartir el artículo

WhatsAppEmailFacebookCopiar link

Todos los artículos

Pura esencia

Salta el charco

Clase alta

Mostrar más