Presentación: BMW M5 (2012) – Quinta generación de un número uno

Eran tantas las expectativas y tan grande el interés, que parte de lo que se había reservado al menos para mitad de verano ha tenido que adelantarse a toda prisa.

BMW había observado tal cantidad de información, imágenes y vídeos circulando por la red que lo mejor ha sido adelantar todos sus datos oficiales para salir de dudas. No obstante, las fechas y plazos para sacarlo al mercado siguen siendo los mismos. Primero se presentará en el Salón de Frankfurt y más tarde, a finales de este mismo año, comenzará a comercializarse. Agárrense, que con ésta quinta generación vendrán curvas. Muchas curvas. El dato de potencia del F10 (como se denominará a nivel interno en BMW) era una de las cosas que menos inquietaba a los impacientes, sencillamente porque ya se conocía. Los de Munich, al menos, lo han confirmado ya definitivamente: el nuevo M5 dice adiós al V10 atmosférico y comenzará a montar el mismo propulsor que los X5 y X6 M, un 4.4 de ocho cilindros en V que exprime 560 cv (y 680 Nm) y que será la primera en la historia de este modelo que recurre a dos turbocompresores (en este caso de doble entrada) para batir las prestaciones de todos sus rivales.

Y sin duda ha conseguido. Al menos a día de hoy, ni el E63 AMG de Mercedes-Benz ni el Porsche Panamera Turbo son capaces de ofrecer más potencia, más aceleración o una cifra mejor de consumo. BMW se ha salido literalmente del mapa firmando una aceleración a los cien en 4,4 segundos, a doscientos en 13,0 segundos y un consumo mixto homologado que se ha reducido drásticamente desde los 14,8 litros de la generación anterior hasta menos de diez litros (9,9 exactamente). La velocidad máxima, que como es habitual está limitada electrónicamente en 250 km/h, podrá ampliarse hasta los 305 km/h con el paquete M Drivers (exactamente igual que en los X5 y X6 M).

Entre las cosas que hacen posible este rendimiento figuran la excepcional relación peso/potencia conseguida gracias a la mayor presencia de aluminio (3,3 kilos por cv), el sistema de salida rápida Launch Control que ofrece el cambio de doble embrague Drivelogic y un conjunto de medidas de ahorro Efficient Dynamics (como el start/stop o la recuperación de energía en las frenadas) a las que se suma un modo de utilización de la transmisión que favorece el ahorro de combustible.

Infinidad de configuraciones

El nuevo M5 permitirá al conductor adaptar la conducción del vehículo a cada situación, y las posibilidades son muy variadas. Se podrán escoger tres modos para el cambio automático, otros dos para el cambio secuencial, tres niveles de dureza para la suspensión, diferentes modos de intervención para el control de estabilidad y el diferencial autoblocante y diversas posibilidades para mostrar la información a través del Head-Up display.

El equipamiento de serie, por cierto, también sufre algunas mejoras lógicas, como la introducción de equipamiento más actual (reconocimiento de señales de tráfico, sistema de visión nocturna, conexión a Internet, etc), iluminación adaptativa para los faros de xenón o el mando iDrive para controlar las funciones a través de una pantalla de 10,2 pulgadas.

¿Preparado para lo siguiente?

Compartir el artículo

WhatsAppEmailFacebookCopiar link

Todos los artículos

Presentación: Audi A1 Sportback – Plena madurez

Primer contacto: Toyota RAV4 AWD-i – Atracción total

Presentación: Ford Mustang – Buen regalo de aniversario

Mostrar más