Presentación: Audi A1 Sportback – Plena madurez

La segunda entrega del Audi A1 Sportback entra de lleno en la pubertad, ofreciendo un diseño mucho más musculoso y deportivo, un habitáculo más conectado y espacioso pero, sobre todo, un comportamiento infinitamente mejor que el de su predecesor.

Nosotros hemos probado casi toda su gama y las sensaciones no han podido ser más satisfactorias.
Hace casi una década, Audi cambió ligeramente su estrategia comercial con el objetivo de llegar a un público más joven. Conscientes del éxito levantado por la reedición del MINI y con los datos de ventas del Volkswagen Polo en su haber, los mandamases del fabricante de Ingolstadt decidieron que era el momento perfecto para comercializar un vehículo acorde a dichos intereses juveniles. Así es como nació el A1.

Un vehículo que en poco más de cuatro metros combinaba la filosofía Premium que caracteriza a la firma de los cuatro aros con ese toque juvenil tan solicitado por los altos cargos alemanes. El resultado, un éxito total de ventas. No solo porque en estos casi diez años se hayan vendido nada menos que 830.000 unidades en todo el mundo, sino porque muchos de esos clientes han ‘echado raíces’ en la marca y han utilizado al A1 como trampolín de acceso para adquirir un Audi de mayores dimensiones.

En España, los datos son claros. El A1 ha llegado a 62.300 clientes lo que implica un 8% del total de matriculaciones mundiales y que se ha traducido, igualmente, en un aumento del número de clientes de la marca alemana, quien durante este primer trimestre del año sigue manteniéndose como la opción Premium más demanda de nuestro mercado, posición que a buen seguro mantendrá y, probablemente, permitirá que se distancie del resto, gracias a la segunda generación del A1.

Pega el estirón

Un modelo que cambia radicalmente por completo, tanto a nivel estético, como tecnológico, dinámico e, incluso, de posicionamiento. Porque una de las peculiaridades de este A1 Sportback, la firma ha eliminado la carrocería de tres puertas por su escasa demanda, es su masculinización. Término que ha de entenderse por la intención de acercarse a este género sin por ello dejar de lado al público femenino, principal comprador de la generación precedente.

Para ello, los diseñadores alemanes han tirado de herencia histórica y han reinterpretado algunos de los elementos del mítico Audi Sport Quattro de la década de los 80, tal y como se observa en la triple entrada de aire frontal, en un pilar C más ancho e inclinado o en la incorporación de nuevos elementos de personalización en colores ciertamente llamativos como las llantas firmadas por Audi Sport.

Todo ello englobado en una carrocería que aumenta considerablemente de tamaño. Cierto es que la cota más representativa es la de longitud, donde se estira en 56 mm hasta los 4,03 metros, pero la que resulta más visible es la de anchura. Si bien sobre el papel únicamente aumenta 6 mm, lo cierto es que gracias al aumento de vías experimentado, el aplomo y la solidez visual que desprende le otorgan muchísimo más empaque.

En todo ello también ayudan las nuevas soluciones estéticas, tales como las luces diurnas seccionadas y en forma de flecha, la nueva parrilla singleframe hexagonal más baja y ancha, los paragolpes angulosos con tomas de aire sobredimensionadas, las llantas de aleación de 18 pulgadas o los comentados pasos de rueda más anchos. En la zaga también llaman la atención los paragolpes voluminosos, los grupos ópticos con más superficie y luz diurna o el spoiler superior.

Decir que, como suele ocurrir en estos casos, los modelos que están frente a nosotros ofrecen lo más de lo más en equipamiento, repercutiendo favorablemente en su aspecto. Muchos eran poseedores del paquete S line, otros hacían lo propio con el Black Line mientras que los más pintones correspondían con la edición de lanzamiento Epic Edition, que suma todo lo inimaginable, siendo la única además que puede ofrecer las llamativas combinaciones de colores que disfrutaban nuestros ojos.

Puede que sea complicado ver un A1 Sportback con acabado Básico, pero quien solo pueda optar a los 20.760 € de los que parte, ha de saber que su utilitario se parecerá bien poquito a los bólidos que ilustran estas páginas.

Ambiente tecnológico

Algo similar ocurre con el interior… aunque en menor medida. Porque este nuevo A1 Sportback ya viene de serie con una pantalla de 8,8 pulgadas en el centro del salpicadero y con un cuadro de instrumentos digital de 10,25 que le otorga un aspecto ‘techie’ y moderno. Cierto es que si quieres llamar la atención, lo mejor es equipar el MMI Navegación Plus que no solo suma una pantalla de 10,1 pulgadas en el centro, sino que además suma todas las funciones de navegación al cuadro de instrumentos, convirtiéndole en el afamado Virtual Cockpit.

Al igual que con el exterior, la guinda la ponen los múltiples opciones de personalización, con un claro componente de color en las molduras o en las tapicerías, pues este A1 Sportback también puede sumar opcionalmente el Alcántara. Tampoco hay que olvidar la posibilidad de montar el paquete de luz ambiente que nos permite elegir entre múltiples opciones de iluminación LED ni el siempre efectivo equipo de sonido firmado por Bang&Olufsen (primicia en el modelo).

Sea como fuere, lo que realmente nos agrada es que todo se encuentre orientado hacia el conductor. La postura es baja, cómoda y goza de buena visibilidad. El cuadro de instrumentos es intuitivo, mientras que la pantalla central es rápida y sencilla de manejar. Bajo ella aparecen los mandos físicos para la climatización y un poco más abajo, la palanca de cambio, muy a mano del conductor.

Amplio, muy amplio

Los asientos son cómodos y, en su configuración más deportiva, recogen perfectamente el cuerpo. Pero más allá del confort, por lo que destaca este nuevo A1 Sportback es por su amplitud. El empleo de la plataforma MQB A0 no solo le ha permitido aumentar su distancia entre ejes en nada menos que 97 mm, hasta los 2,56 metros, sino que en su parte trasera, aparecen 43 mm más de espacio para las rodillas y 7 mm para la cabeza.

En la práctica esto se traduce en que dos adultos de 1,80 metros viajan sin ningún tipo de problema. Tres ya irán algo justos, aunque la anchura tanto a la altura de los codos como de los hombros también ha aumentado. Y por si eso no fuera suficiente, el maletero del A1 Sportback suma nada menos que 65 litros adicionales, llegando ahora a los 335 litros, volumen que puede ampliarse hasta los 1.090 litros abatiendo la segunda fila.

Dame gasolina

Mecánicamente, la oferta comercial de este segundo A1 Sportback suprime por completo el diésel. Sea por tendencia o por cualquier otro motivo, lo cierto es que ahora el cliente tendrá para elegir entre cuatro opciones de gasolina turboalimentadas que cumplen de sobra con la normativa Euro6d Temp.

El acceso corre a cargo del bloque tricilíndrico de 1.0 litros que da forma a los A1 Sportback 25 TFSI de 95 CV y 30 TFSI de 116 CV. Por encima se sitúa el 1.5 de cuatro cilindros y 150 CV, bautizado comercialmente como 35 TFSI, mientras que como tope de gama se sitúa el 40 TFSI de nada menos que 200 CV, generados a partir del 2.0 de cuatro cilindros. Estrictamente de tracción delantera, las transmisiones a asociar serán la manual de cinco relaciones para el primero y de seis para los intermedios, quienes también podrán asociarse opcionalmente a la automática S tronic de siete marchas. Caja que vendrá como estándar en el tope de gama.

Prueba en ruta

Durante la toma de contacto, nos dio tiempo a conducir tres de esas cuatro opciones. Fuimos de más a menos, comenzando por el 40 TFSI, siguiendo por el 35 TFSI y terminando por el 30 TFSI. Obviamente las diferencias de potencia son palpables. El tope de gama se desmarca como la opción más ‘cañera’, aquella que sin reparo alguno bien podría denominarse S1 Sportback y que facilita que las emociones más primarias salgan a relucir en cada curva.

Sin embargo, en lo que a dinamismo se refiere, este A1 Sportback encandila independientemente de cual sea la versión escogida… al menos de las disponibles en la ruta en donde, recordemos, iban equipadas con prácticamente todo. En este sentido nos referimos, entre otros, a elementos como el Audi drive select, la suspensión deportiva o la amortiguación regulable con dos programas. Una de las muchas virtudes de la nueva plataforma sobre la que se sostiene, la MQB A0, es sin duda la mejoría en el aplomo y la pisada.

Este A1 Sportback se comporta como un coche más estable en el paso por curva, dando en todo momento una sensación de control espectacular. La dirección es precisa, la transmisión, efectiva y rápida mientras que la estabilidad general invita a rodar un punto por encima del que creíamos era nuestro límite. Y repetimos, esta sensación se da tanto con el 30 TFSI como con el 40 TFSI, comprendiendo obviamente la diferencia de potencia estipulada.

En este sentido, de la terna probada la versión que mejores sensaciones nos brindó, por ofrecer un perfecto equilibrio, fue la 35 TFSI. Con 150 CV y un peso que apenas llega a los 1.500 kilos, este bloque de 1.5 litros mueve con total soltura al conjunto. La transmisión automática S tronic de siete relaciones es rápida y ayuda tanto a la hora de realizar una conducción más enérgica como otra más sosegada, sin llegar a ser tan descomunal como el 40 TFSI ni tan ‘tranquilote’ como el 30 TFSI.

Con todo, la segunda entrega de este Audi A1 Sportback ya se encuentra a la venta en nuestro país por un precio de partida que arranca, como comentábamos, en los 20.760 €, correspondientes al acabado Básico de la versión 25 TFSI. En cuanto a los niveles y precios disponibles, todos pueden combinarse con todos los motores, siendo necesario invertir 1.400 € para llegar al Advanced, otros 1.300 € para optar por el S line, otros 1.200 € en caso de querer sumar el paquete Black Line y otros 1.700 €, siempre sobre el precio del nivel precedente, para tener en casa el llamativo A1 Sportback Epic Edition.

¿Preparado para lo siguiente?

Compartir el artículo

WhatsAppEmailFacebookCopiar link

Todos los artículos

Nuevo nivel de conducción autónoma

Inversión de futuro

Nueva e intimidante generación

Mostrar más