Semirremolque tautliner

Los semirremolques tauliner son realmente habituales en las carreteras de todo el mundo. En concreto, se trata de un semirremolque convencional cuyas paredes laterales no cuentan con un material rígido, sino con lonas. Esto, fundamentalmente, sirve para facilitar la carga y la descarga de las mercancías sin comprometer su seguridad. Esta característica ha propiciado que, hoy en día gocen de una gran fama y una enorme demanda dentro del mercado de vehículos de segunda mano.


La historia de los semirremolques tauliner

Algunos se preguntan cuáles son los orígenes de los semirremolques tauliner. En este sentido, son mucho más recientes de lo que cabría imaginar en un principio. En concreto, la sustitución de las paredes de chapa o metal por lonas laterales en estos dispositivos fue realizada, por primera vez en la historia, por la empresa Boalloy, que tiene su sede en la ciudad inglesa de Congleton, Cheshire. La mente detrás de tal invento fue la de Gerald Bradbent, el director general de la compañía, que lo patentó en el año 1983. Desde entonces, diversas marcas lo han imitado con mayor o menor fortuna.


Principales fabricantes de semirremolques tauliner

Está claro que, hoy por hoy, Boalloy sigue siendo la marca de referencia en la fabricación de semirremolques tauliner. Al fin y al cabo, esta fue la empresa creadora de este tipo de dispositivos de carga. Sin embargo, también conviene hacer referencia a otras que, con el paso del tiempo, han logrado hacerse un hueco en el mercado como, por ejemplo, Schmitz Cargobull, Lecitrailer o Lamberet. Estas fabrican modelos que van desde los 4,5 metros de longitud hasta los 15 metros.


Características de los semirremolques tauliner

Los semirremolques tauliner, sin importar la marca que los fabrique y la capacidad de carga que presenten, cuentan con una serie de características comunes que definen su configuración. En este sentido, disponen de una cabina para el conductor en cuya parte inferior se sitúa el motor y un remolque adosado a él provisto de cortinas a ambos lados. Estas quedan sujetadas mediante una serie de rieles que se colocan sobre el techo de aluminio y que son también los responsables de aportar rigidez a las lonas.

Para aportar mayor estabilidad, dentro del remolque se sitúan también postes de aluminio y soportes de acero para el suelo. Las lonas, en concreto, están fabricadas en telas de poliéster, lo que permite que sean impermeables y muy resistentes. Para fijarlas al suelo, es necesario usar correas que deben ser capaces de soportar una tensión de hasta 4000 kg y que se sujetan mediante hebillas de acero inoxidable. En la parte trasera se coloca una puerta similar a la de cualquier otro remolque de camión.


Principales innovaciones en semirremolques tauliner

El carácter reciente de los semirremolques tauliner ha propiciado que no haya experimentado grandes cambios desde su irrupción en el mercado. Sin embargo, sí que merece especial mención la inclusión de otro tejido en las lonas, lo que ha posibilitado aportar al poliéster un 50 % más de resistencia. Por ejemplo, esto se ha traducido en que, hoy en día, gracias a esta innovación, ya sea posible realizar trayectos internacionales con este tipo de depósitos de carga.


Conclusiones

En definitiva, los semirremolques tauliner suponen, en sí mismos, una auténtica innovación dentro del mundo del transporte. Y es que, gracias a ellos, la tarea de cargar y descargar mercancía se ha simplificado al máximo y, además, brindan la posibilidad de aprovechar totalmente el espacio. Sin lugar a dudas, esto explica muy bien la alta demanda que tienen en el mercado de vehículos usados actual.

Volver arriba