Camiones para larga distancia, recorridos cortos y construcción.

Fundada en 1900 en un pueblo del sur de Suecia, hoy la marca tiene presencia en todo el mundo y forma parte del Grupo Volkswagen. Scania produce y comercializa camiones pesados, carrocerías de autobuses y motores diésel. Los camiones desarrollados por la empresa son aptos para viajes de larga distancia, distribución regional y trabajos de construcción. Scania ofrece tres gamas distintas de cabinas: la serie P, disponible en cinco formatos diferentes, es la más ligera de todas. Especialmente adecuada para transportes y servicios de corta o media distancia, la serie P garantiza prestaciones relacionadas con una conducción fácil y un consumo sorprendentemente bajo. Los camiones de la serie G cuentan con una cabina cómoda y espaciosa. Estos camiones representan la evolución natural de la serie P, proporcionando configuraciones técnicas más robustas y poderosas. Por algo su lema es: "más espacio, más potencia, más comodidad". La nueva serie R de Scania intenta responder a las exigencias de un sector que cada día se vuelve más competitivo. Con un estilo más dinámico, un diseño exterior muy atractivo y todas las comodidades interiores, la nueva serie G incorpora la última tecnología en ahorro de combustible, eficiencia y sistemas de seguridad.

Autobuses y autocares.

Scania cuenta también con una prestigiosa línea de camiones para el ámbito de la construcción, en la que se incluyen volquetes y hormigoneras. Aunque son sus autobuses y autocares los que le han reportado una fama imperecedera. Nuevamente en la vanguardia de las marcas que apuestan por obtener el máximo rendimiento sin aumentar el consumo, los diferentes autobuses de Scania comparten unos rasgos que los definen ante la competencia: conducción sencilla, operatividad, amplitud de asientos, diseño atractivo y fiabilidad. La marca fabrica para empresas públicas y privadas tanto autobuses urbanos como autocares de largo recorrido. Todos los vehículos deben cumplir unas rigurosas normas de seguridad que ponen a prueba tanto la resistencia de los materiales como la robustez del diseño exterior. Además, en el proceso de producción, se intenta reducir al mínimo el impacto medioambiental.
Volver arriba