Complementos indispensables para el transporte de mercancías

Los remolques son tan antiguos como la misma rueda, cuyo concepto esencial no tiene otro sentido que el de dotar de movilidad a un remolque. Por remolque se entiende todo vehículo de carga sin propulsión propia que se acopla a un elemento Tractor para ser transportado. Como “elemento tractor” debemos entender “vehículo automóvil”, es decir, un camión, un turismo, una camioneta (o, como se dice en inglés, pickup), pues la tracción animal es hoy algo muy infrecuente en los países desarrollados.

Los remolques son tan variados como las mercancías u objetos para cuyo transporte están concebidos. Sin duda los más conocidos son los llamados trailers o semirremolques, vehículos contenedores que van acoplados a un camión y están destinados al transporte de mercancías de todo tipo: productos manufacturados, alimentos, componentes, materias primas, animales y otros. Estos remolques constan de chasis, varios ejes de ruedas y un espacio de carga o plataforma. Aunque los hay de diversa longitud y volumen, casi todos los remolques cuentan con medidas que optimizan la carga de palés europeos (europallets), el estándar reinante en el continente.

Remolques especiales

Aunque los trailers son los más conocidos, la familia de remolques para vehículos de motor es extensísima. Incluye tanto modelos de uso puramente profesional como doméstico. En el sector agropecuario abundan los remolques específicos para el transporte de animales, fertilizantes, productos agrícolas, etcétera. La industria minera y la construcción también los utilizan en el traslado de áridos, materiales de obra y productos químicos, mientras que se recurre a volquetes para el movimiento de tierras. Algunos modelos, específicamente destinados al sector de la alimentación, incorporan generadores eléctricos y sistemas de refrigeración autónomos. Una categoría muy especial la componen las cisternas para el transporte de gases licuados, aceites y otros productos químicos. También existen remolques para otros vehículos –coches, motos, grúas y maquinaria de construcción-. Finalmente, hay una familia de equipos destinados al uso de particulares o de pequeñas explotaciones. Estos remolques están diseñados para ser acoplados a turismos o vehículos todoterreno, y su misión es el transporte de embarcaciones, motocicletas, utillaje y aparejos diversos.
Volver arriba