Peugeot Boxer un furgón para todos los gustos

El Peugeot Boxer está incluido dentro de la categoría de furgonetas grandes que pertenece a la segunda generación de este tipo de vehículos fabricados por la sociedad Sevel que fue puesta a la venta por primera vez en 1993.
Considerado como una referencia dentro de los vehículos de transporte ligero, el Boxer destaca por su enorme versatilidad, ya que se presenta en versiones de furgón cerrado y de doble cabina, chasis de cabina simple y doble, caja de cabina simple y doble, además de la versión combi de 5 a 9 plazas y minibús de 8/9 o de 17 plazas.
Todas estas versiones pueden encontrarse en gamas ligeras y pesadas. Estas varían de una MMA de 3.000 a 4.200 kgs, mientras que también están disponibles en cuatro longitudes y tres alturas diferentes.


Potencia y rendimiento

El Peugeot Boxer se presenta con dos motores HDi 2.2 y 3.0 de cuatro cilindros en línea con disposición transversal, aunque dentro de estos se puede optar por diferentes niveles de potencia.
Dentro de los motores 2.2, todos ellos con 2.198 cm cúbicos de cilindrada, existe una primera opción de 110 CV a 3.500 rpm y 250 mkg de par máximo, la única versión con una caja de cambios manual de cinco velocidades, ya que el resto es de seis cambios. El motor 2.2 también ofrece un modelo de 130 CV a 3.500 rpm y un par de 320 mkg, y otro de 150 CV a 4.000 rpm y un par máximo de 320 mkg.
Dentro de los motores 3.0, que poseen una cilindrada de 2.999 cm cúbicos, se puede optar por versiones de 160 y 180 CV, ambos a 3.500 rpm y con un par máximo de 400 mkg.
Todas estas motorizaciones están dentro de la normativa anticontaminación Euro V y destacan por su bajo nivel de emisiones de CO2, que van desde un mínimo de 187 g/km de la versión Combi de 110 CV hasta los 235 g/km del minibús de 17 plazas con motor de 160 CV.


Diseño y equipamiento

En cuanto a su diseño, el Boxer destaca por la línea aerodinámica que marca su perfil, junto a su bajo frontal y a su zona frontal acristalada que otorga una gran visibilidad desde el puesto de conducción y una baja resistencia aerodinámica que reduce el consumo de combustible.
También llaman la atención sus ventanas y espejos retrovisores que mejoran la visibilidad y los numerosos espacios portaobjetos de su interior, mientras que la plaza central de la banqueta doble de acompañante puede abatirse para convertirse en una útil mesilla.


Volver arriba