Comodidad y eficacia en máquinas con la potencia requerida

Los tractores, cuyo nombre proviene del verbo en latín que describe la acción de “tirar”, son vehículos autopropulsados que se utilizan para arrastrar o empujar remolques, herramientas, maquinaria y cargas pesadas, gracias a la gran potencia con la que cuentan.

Los primeros tractores que se fabricaron estaban impulsados por vapor. No fue hasta 1900 cuando empezaron a aparecer modelos que incorporaban motores de gasolina, y en 1922 se fabricó en Alemania el primer tractor con motor de gasoil. Hoy en día, la mayoría de estos vehículos utilizan una mezcla de gasoil y gas natural, lo que optimiza su rendimiento.

El uso más común de los tractores se da en el sector de la agricultura, aunque también es habitual su utilización en las labores de construcción, el movimiento de tierras y el mantenimiento de zonas verdes, gracias a su excelente adherencia y maniobrabilidad sobre toda clase de terrenos.

Variedad en precios y prestaciones.

Existen tractores en el mercado actual que se adaptan a las necesidades técnicas de todo tipo de profesionales y particulares. Estos vehículos combinan a la perfección potencia y versatilidad, cualidades que se suman a un manejo sencillo y un diseño ergonómico que permite su conducción a cualquier usuario.

Los modelos de tractores disponibles pueden variar mucho según la finalidad concreta y el terreno en el que va a operar. Los más económicos que pueden encontrarse en el mercado de ocasión oscilan entre los 1.200 euros, vehículos veteranos de la casa Deutz-Fahr, y los 21.000 euros que pueden costar los tractores más potentes, fabricados por primeras marcas como John Deere, con su modelo 6900, o la casa Fendt, cuyo 309 LSA es uno de los más populares. Se trata en todo caso de máquinas de enorme fiabilidad para labores profesionales.

En función de las necesidades específicas, se recomiendan tractores de ruedas u orugas, estos últimos con una mayor adherencia al terreno. También se puede disponer de modelos más sofisticados que incluyen extras como aire acondicionado, cuadros de mando automatizados, e incluso reproductores de música de última generación.
Volver arriba