Tractores pequeños

La invención del tractor

Hoy es casi imposible imaginar el trabajo de aquellos que se dedican a la agricultura y a otras muchas actividades industriales sin la presencia del tractor. Este vehículo destinado al arrastre y a la carga hizo su aparición a finales del siglo XIX, aunque con anterioridad se había intentado implementar el rendimiento de la máquina de vapor a los trabajos del campo. Sin embargo, su popularización se debió a la inclusión de los motores de combustión interna, algo que se produjo en 1892 de la mano de John Froelich. Desde entonces, los tractores pequeños y los mayores no han dejado de crecer en uso y ventajas.


Los límites del tractor pequeño

Pese a que no hay una clasificación especialmente diseñada para definir a los tractores pequeños, sí que es posible incluir en esta categoría a aquellos vehículos agrícolas e industriales que no superan una potencia de entre 80 y 100 CV y que disponen de unas dimensiones reducidas que les permiten realizar giros cerrados o adentrarse por estrechos carriles. Con todo, estas limitaciones son ventajas en diversos espacios, algo que explica la popularidad de los tractores pequeños y su amplia presencia en el mercado de vehículos de segunda mano.


Fabricantes de tractores

Las firmas más importantes del sector construyen por igual modelos de gran tamaño o tractores pequeños, ya que su objetivo es dar solución a las necesidades de los profesionales. Es importante no perder de vista, por ejemplo, el trabajo de empresas como New Holland, Kubota o Iseki, ya que en la actualidad pueden presumir de contar con los modelos de tractor más avanzados. No obstante, buena parte de los modelos usados que están disponibles llevan el distintivo de John Deere. Esta firma se ha ganado un puesto de referencia en el mercado, ya que sus vehículos compactos demuestran una calidad fuera de toda duda incluso al afrontar las tareas más exigentes.


Diferentes tractores pequeños

Un ejemplo de tractor pequeño que ha cosechado una gran popularidad en los últimos años es el versátil y potente TS100 de New Holland. Este modelo de la firma estadounidense cuenta con una unidad de potencia que rinde unos 100 CV para afrontar cualquier tarea. No obstante, si se buscan modelo mucho más compactos, la opción preferida de muchos profesionales se encuentra en la Serie 1 de John Deere. Este pequeño modelo se acompaña de los de la Serie 4; tractores que se adaptan al trabajo agrícola sin la menor dificultad, rindiendo siempre de un modo excelente.


Motores

Debido a sus dimensiones y al tipo de tarea que tendrán que desarrollar, es complicado encontrar grandes motorizaciones en los tractores pequeños. Igualmente, no se suelen emplear unidades de potencia híbridas, ya que no es necesario ni mejora sustancialmente el rendimiento de estos vehículos. La mayor parte de los modelos que se ofrecen en la actualidad disponen de un motor de combustión interna alimentado con diésel. Estas unidades se desarrollan para alcanzar altos niveles de potencia con cubicajes reducidos, algo que sí se deja ver en cuestiones como las emisiones o el gasto de combustible. Así, buena parte de los modelos más demandados suelen rendir entre los 50 y los 100 CV de potencia, cifras más que suficientes para afrontar incluso tareas pesadas.


Base de transporte

Los tractores pequeños suelen moverse empleando para ello grandes neumáticos que mejoran sustancialmente el agarre y la tracción en terrenos complicados. En ocasiones, es posible dar con modelos de tractores compactos equipados con orugas. En estos casos, el vehículo presenta una gran libertad de movimientos, pudiendo incluso desplazarse por terrenos embarrados y difíciles sin la menor dificultad. Las orugas implementadas en los tractores pequeños disponen de una serie de ventajas que no hay que perder de vista. Su resistencia es realmente alta, aunque su mantenimiento es más complejo que el de los sencillos neumáticos que montan la mayor parte de estos tractores.


Conclusión

El tractor compacto es un vehículo repleto de ventajas. Pese a disponer de una potencia menor que la de los grandes modelos, su maniobrabilidad convierte a este pequeño vehículo agrícola en un elemento de insuperable rendimiento para todos aquellos que tengan que desarrollar su actividad profesional en lugares de reducido tamaño. Sin duda, un motivo que explica su amplia presencia en el mercado de vehículos de segunda mano.

Volver arriba