Tractor

Un tractor es un vehículo especial autopropulsado que se utiliza generalmente para arrastrar remolques, aperos, embarcaciones, maquinaria y otros tipos de cargas pesadas. Los tractores se usan, sobre todo, en el ámbito de la agricultura, aunque también son muy útiles en otros sectores como la construcción, el mantenimiento de espacios verdes, la náutica o los movimientos de tierra. Su principal característica es su gran capacidad de adherencia al terreno.


Orígenes del tractor, principales fabricantes y modelos destacados

Los primeros modelos de tractores estaban impulsados a través de máquinas de vapor. Estos ya se empezaron a utilizar en las tareas agrícolas durante la segunda mitad del siglo XIX, pero resultaban más caros y menos eficientes que los animales de carga. No fue hasta finales de dicho siglo, con la invención del motor de combustión interna, cuando se sentaron las bases de este poderoso vehículo, asegurando su futuro hasta nuestros días.

En la era actual, gracias a la modernización y evolución del sector agrícola, hay una gran demanda de tractores de calidad, incluyendo la gran oferta disponible en el mercado de vehículos de segunda mano. Las compañías han aprovechado esta creciente demanda, y actualmente existen diversas empresas especializadas en la producción de maquinaria agrícola, ofreciendo una amplia gama de modelos para diferentes necesidades.

Resulta inevitable mencionar a la compañía estadounidense John Deere, que tras un siglo de desarrollo empresarial en el sector, es considerada como una de las marcas más reconocidas y fiables en la fabricación de equipos agrícolas y de construcción. Este auténtico gigante de la maquinaria agrícola comercializa tractores como el 8020, uno de los modelos preferidos por agricultores de todo el mundo, combinando rendimiento, fiabilidad y un bajo precio.

La veteranía de Massey Ferguson en el ámbito de la agricultura le vale también para posicionarse como una de las marcas líderes del mercado. Los modelos más codiciados de este fabricante son el 8400, 7400, 6400 y 5400. Por su parte, Case IH, fundada en 1984, es muy conocida en la actualidad por llevar a cabo la producción de tractores Magnum, los cuales se han convertido en unos de los tractores más eficientes gracias a sus grandes prestaciones y su bajo consumo.

Fendt, otro fabricante de gran solera, continúa siendo, desde su fundación hace más de ochenta años, uno de los principales referentes en el desarrollo y la evolución de los tractores. De hecho, en el 2016 lanzó al mercado su modelo Vario 939, una joya muy preciada en el sector agrícola. Kubota, Deutz, New Holland, Valtra, Claas, Lamborghini o Ford son otras firmas que gozan de gran prestigio en la producción de tractores y de maquinaria agrícola.


Tipología y características de los tractores

En la actualidad, existen infinidad de modelos de tractores con potencias, prestaciones y características muy diversas, por lo que los usuarios pueden encontrar soluciones eficientes para sus necesidades. De hecho, el mercado de segunda mano es una alternativa ideal para hacerse con un modelo a un precio considerablemente menor que el de fábrica. En cuanto a la tipología de los tractores, es posible hacer numerosas clasificaciones a partir de la potencia, las dimensiones o el tipo de tracción, ya sea esta simple, asistida o de tipo doble.

Los tractores de tracción simple disponen de tracción solo en el eje trasero, reservando la función de dirección para el eje delantero. De este modo, el peso sobre el tren motriz del vehículo es en torno al 70 % de de su peso total. Se habla de tracción asistida cuando los dos ejes cuentan con tracción, reservando también la función directriz al eje delantero. En este caso, las ruedas delanteras son de menor diámetro que las traseras, y el peso del vehículo se reparte de manera más equitativa: 40 % en el eje delantero y 60 % en el eje trasero.

Por su parte, los tractores de doble tracción se pueden distinguir fácilmente, puesto que los cuatro neumáticos poseen el mismo diámetro. En estos modelos la tracción es máxima, por lo que resultan adecuados para tareas que demandan mayor potencia y rendimiento.

El usuario final será el que decida la mejor alternativa para desempeñar sus labores, pero las ventajas que ofrecen los tractores de tracción total son notables, proporcionando un rendimiento superior, menor consumo de combustible y menor riesgo de que las ruedas patinen. Hoy en día, todos las marcas de tractores cuentan con unidades de doble tracción que superan los 120 CV. Dos ejemplos destacados son el John Deere serie 6R y el Fendt 1000 Vario, galardonado con premios internacionales gracias a la calidad de su diseño. De cualquier modo, en el mercado de vehículos de ocasión se pueden encontrar una amplia gama de modelos de diferentes características y prestaciones.


Innovaciones y mejora en el ámbito agrícola

Después de las constantes mejoras introducidas en los tractores desde sus primeras unidades, las principales preocupaciones de los agricultores de hoy se basan en las rentabilidad de sus explotaciones agrícolas, por lo que los fabricantes de maquinaria agrícola se centran en ofrecer soluciones tecnológicas que permitan conseguir la máxima sostenibilidad económica y medioambiental.

El mercado ya proporciona tractores y otras máquinas agrícolas con un consumo de combustible notablemente inferior a las maquinarias de antaño, reduciendo costes y emisiones. Además del mejor rendimiento de los motores de última generación, la suma de otros componentes como la transmisión, los ejes suspendidos o los sistemas electrónicos de gestión contribuyen a incrementar la productividad gracias a una mayor eficiencia.

Ejemplos prácticos como el uso de transmisiones continuas, la desconexión de los sistemas hidráulicos durante los desplazamientos o los sistemas híbridos de transmisión de potencia muestran claramente las mejoras alcanzadas en materia de consumo y eficiencia. Además, los tractores actuales incorporan catalizadores que reducen la emisión de gases, como respuesta a los requerimientos de la normativa europea en el campo medioambiental, permitiendo al mismo tiempo la integración de sistemas avanzados de gestión de potencia que suponen un ahorro de combustible de un 15 %.

La aplicación de otras mejoras técnicas, como la trasferencia de carga, disminuye el riesgo de patinamiento y, por consiguiente, también una reducción del consumo. Y en materia de conectividad, soluciones como los GPS agrícolas están cobrando cada vez mayor protagonismo.

Volver arriba