Motocultor

Un pequeño tractor siempre listo

La idea del motocultor no es nada compleja. Es más, de una forma muy resumida podría definirse este equipo como un tractor de un solo eje, por lo que es necesaria la acción de un operario para que consiga remover la tierra y preparar el terreno para las posteriores tareas de siembra. El motocultor funciona de esta forma gracias a un pequeño motor instalado en su interior que es el encargado de suministrar energía al arado mecánico del que suele acompañarse, lo que no quita para que existan otros accesorios que pueden implementarse en este dispositivo.


Aplicaciones del motocultor

El motocultor se emplea desde la década de 1950 tanto en pequeñas como en grandes explotaciones agrícolas. Su capacidad para moverse por pequeñas plantaciones lo vuelve ideal para todo tipo de cultivos y para proteger espacios que podrían verse dañados si se araran de forma más intensiva con grandes tractores. Los motocultores se emplean para tareas tan diferentes como la eliminación de capas de tierra, el preparado del terreno para la siembra o incluso para la siega y el desbrozado, ya que puede adaptarse a usos muy diferentes siempre que se emplee el accesorio diseñado para cada tarea específica.


Fabricantes de motocultores

Gran parte de las empresas especializadas en el diseño y producción de equipos agrícolas emplean también sus esfuerzos en el desarrollo de motocultores con características muy distintas. En el mercado de vehículos usados es posible encontrar modelo de marcas tan conocidas como Tulsan, Viking o Husqvarna, contándose sus equipos dentro de la lista de los más demandados por los profesionales. Otra de las compañías que ha conseguido una gran popularidad en los últimos años debido al desarrollo de motocultores de alto rendimiento es Iseki. La firma japonesa ha desarrollado una amplia gama de pequeños dispositivos que se adaptan a tareas muy variadas, contando siempre con una resistencia máxima y con una eficiencia envidiable.


Modelos más populares de motocultor

El mercado de vehículos de segunda mano cuenta con algunos modelos de motocultor que son especialmente demandados por los profesionales del sector agrícola e incluso por aficionados a este tipo de tareas. Para los espacios menos exigentes, los modelos de la serie KMC de Iseki han demostrado ser muy eficaces. No obstante, si se busca la línea profesional de esta compañía, conviene fijarse en los modelo SA, ya que son los que aseguran un mayor rendimiento en el trabajo. Del mismo modo, el Husqvarna TR 430 ha sido reconocido como uno de los mejores motocultores profesionales de los últimos años debido a su potencia y a la comodidad de uso.


El funcionamiento de esta máquina agrícola

El motocultor es un dispositivo muy sencillo. En su interior se encuentra un motor que puede alcanzar potencias muy diferentes. Por ejemplo, los modelos más compactos se mantienen entre los 5 y 15 CV de potencia, mientras que los que están pensados para tareas más intensivas rinden sin problemas más de 100 CV. Por norma general, estos pequeños dispositivos se acompañan de cambios de marcha que permiten adaptar la transmisión de potencia al tipo de terreno en el que se trabaje o a las necesidades concretas que se precisen solventar. Al margen de su potencia, el motor de estos equipos suele alimentarse con gasolina o diésel. La combustión interna sigue siendo el sistema de propulsión más eficaz para los motocultores, aunque en los últimos tiempos han empezado a desarrollarse modelos que podrán aprovechar la energía eléctrica para salvaguardar una mayor eficiencia energética.


Detalles esenciales

El motocultor convencional no cuenta con asiento para el operario. Este debe manejar el equipo estando de pie, mientras sujeta las asas provistas para ello. No obstante, en los modelos de mayor potencia sí que se incluyen asientos por motivos de seguridad y comodidad, aunque esto obliga a incorporar ruedas traseras que forman un tractor en miniatura. El ajuste de la fresa o arado trasero es el que determina el uso que tendrá el equipo en cuestión.


Conclusión

La versatilidad y la capacidad que tienen los motocultores para cumplir con tareas como el arado, el riego o el desbrozado incluso en las fincas más pequeñas es algo que ha motivado que existan multitud de modelos y que sean muy populares. A ello se debe también su alta presencia en el mercado de vehículos de segunda mano, y es que un motocultor es esencial para infinidad de profesionales.

Volver arriba