Gradas de discos como apero agrícola

Una grada o arado de discos se emplea en agricultura con el objetivo de preparar el terreno para posteriormente plantar un cultivo. Son grandes aperos agrícolas con discos rotatorios, que se utilizan conectados a un tractor que le da fuerza motora, desplazándolos por el terreno y consiguiendo remover el suelo superficial.
De esta manera se evita que el suelo se apelmace y se consigue una mejor estructura. Por ello, además de para favorecer una futura plantación, puede emplearse esta maquinaria para mantenimiento de tierras de laboreo, aunque no se siembren.


Características de estas herramientas

Este tipo de gradas agrícolas están constituidas por discos distribuidos en varias filas, que suelen ser de hierro o de acero, y cuentan con un sistema hidráulico para su funcionamiento. Normalmente están disponibles modelos con dos secciones de discos o con cuatro secciones, en función de los terrenos que se desean trabajar.
Una característica muy particular es que los discos no van en posición paralela, lo que permite cortar la tierra de una manera más eficiente, tanto en horizontal como en vertical. No obstante, se debe tener en cuenta que estas gradas o arados de discos remueven el suelo superficial, y no trabajan a las profundidades de otros tipos de arado.


Utilización de una grada de discos

El uso de esta maquinara está bastante extendido en el ámbito agrícola, aunque es especialmente recomendable en los terrenos pedregosos. Debido a su configuración de discos, son las gradas más aconsejadas en tierras de cultivo difíciles o heterogéneas, ya que ofrecen un desgaste mucho menor.
Su función principal es pulverizar y airear la tierra, para que las plantaciones posteriores gocen de un buen sustrato y puedan acceder mejor a los nutrientes. Además, también sirven para retirar las malas hierbas o los restos de un cultivo anterior, ya que son arrancados fácilmente por la grada.


Distintos tipos de gradas de discos

Atendiendo a la distribución de las filas de discos que presentan las gradas, se distinguen las de sección V y las de sección X. Las primeras llevan dos filas de discos en forma de V y suelen ser las más utilizadas.
No obstante, para algunos trabajos se recomiendan las de sección en X, que presentan cuatro zonas de discos para lograr una eficiente pulverización de la tierra.
Finalmente, hay que diferenciar también entre las gradas de arrastre y las suspendidas. Las primeras simplemente son arrastradas por el tractor, mientras que las segundas suelen tener ruedas y trabajan suspendidas.


Volver arriba