Cosechadoras

Conocida también como segadora-trilladora, la cosechadora es una máquina agrícola que se encarga de la recolección de cosechas de cereales principalmente, cortando y trillando el cereal en una única operación. Generalmente, las cosechadoras se emplean para recolectar granos como el maíz, las colzas, el arroz o las semillas de soja. Algunas cosechadoras también se encargan de embalar la paja sobrante.


Orígenes de la cosechadora y los mejores fabricantes de la era moderna

Una combinación de cosechadora-trilladora tirada por caballos se introdujo en Míchigan, Estados Unidos, en el año 1836. Se trataba de un diseño primitivo que también fue empleado en California, aunque esta dio paso a modelos más eficientes. Las primeras máquinas cosechadoras fueron creadas por McCormick en Estados Unidos, y Patrick Bell en Escocia.

La cosechadora de McCormick fue evolucionando, lo que le valió para incrementar las ventas de manera considerable. En 1902 se fusionó con otras empresas para formar la International Harvester Co. Ya en 1912, algunos modelos comenzaron a incorporar motores de combustión interna, dejando atrás el sistema de vapor.

Hoy en día, importantes fabricantes internacionales comercializan diferentes modelos de cosechadoras para la recolección agrícola. Entre múltiples compañías, hay algunas marcas que lideran las ventas, proporcionando la maquinaria más avanzada y eficiente, la cual también cuenta con amplia presencia en el mercado de vehículos de segunda mano, que ofrece una alternativa más económica.

Vasalli, Claas, John Deere o Case son algunas de esta firmas que fabrican modelos de cosechadoras muy demandados en el sector. Por ejemplo, Vasalli, en sus más de sesenta años de andadura empresarial, ha producido más de 35 000 unidades. En la actualidad es un referente de la industria con su línea de modelos AX-7500, cosechadoras conocidas por su tecnología avanzada.

La multinacional John Deere está presente en todo el mundo, y es otro referente del sector, puesto que ofrece cuatro gamas de cosechadoras que se caracterizan por su excelente calidad. De hecho, la más reciente Serie S está compuesta por maquinas de última generación a partir de las últimas tecnologías, con el propósito de optimizar el trabajo al máximo. Claas, con más de un siglo de trayectoria, se ha posicionado como líder del mercado del continente europeo. Su línea de cosechadoras Lexion ofrece hasta un 20 % más de caudal gracias a sus sistema APS. Por su parte, los modelos de la línea Tucano cuentan con un eje de doble tracción que brinda un 30 % más de potencia de tiro, además de almacenar 9000 litros de capacidad en el depósito de grano.


Cosechadoras: tipos y características

Las cosechadoras realizan múltiples acciones de manera simultánea, como trilla, siega, aventado y clasificación de granos, ahorrando de ese modo una gran cantidad de mano de obra. Al contrario que los tractores, las ruedas delanteras de estas máquinas son las motrices, mientras que las traseras son las directrices, ya que las delanteras soportan un mayor peso de la estructura.

Existen dos tipos de cosechadoras, las de arrastre y las autopropulsadas. Las de arrastre tienen la ventaja de que son menos costosas, pero ofrecen menos maniobrabilidad, por lo que son bastante ineficientes en parcelas pequeñas. Las autopropulsadas son las más extendidas y disponen de tres velocidades y marcha atrás.

Según la clase de cosecha, varía la distancia entre el cóncavo y el cilindro que se encarga de desgranar el cereal, así como el número de revoluciones de este último. Además, en las cosechadoras que trabajan en terrenos con bastante pendiente, se instala una pantalla longitudinal separatoria con el propósito de que el material no se vaya acumulando únicamente a un lado. De ese modo, se aprovecha mejor la zona de las cribas.

Existen también modelos de cosechadoras especialmente indicadas para superficies de hasta el 45 % de desnivel, que se autonivelan a través de unos cilindros hidráulicos que varían la posición de las ruedas respecto a la estructura de la máquina, de manera que esta se mantenga en todo momento en posición vertical. Por tanto, la plataforma de corte mantiene siempre su posición paralela al suelo del terreno.


Renovación total del sector

Si bien es cierto que las cosechadoras son máquinas muy costosas, afortunadamente, en el mercado de vehículos de ocasión es posible encontrar modelos de numerosas marcas, especializadas en diferentes cultivos: trigo, avena, maíz, arroz, girasol y soja, entre otros cereales. Lo primero que llama la atención de las máquinas de los últimos años respecto a los modelos de hace unas décadas es el notorio aumento de tamaño: ha crecido el cuerpo, los cabezales se han alargado, la tovas ofrecen más capacidad y los neumáticos son más anchos y con más capacidad de carga.

Además, la ergonomía de las cabinas ha mejorado notablemente y se ha estudiado en profundidad la hermeticidad y la insonorización de las mismas. La iluminación, a partir de las tecnologías LED, xenón o H9, es de una novedosa eficiencia impensable en la década de los ochenta. Mientras que las mejoras en los motores, las transmisiones y la velocidad constituyen una renovación total de este tipo de maquinaria.

Volver arriba