Excavadora

Las excavadoras son máquinas autopropulsadas sobre neumáticos u orugas, cuyo chasis es capaz de girar 360 grados en un sentido y en otro, permitiendo efectuar excavaciones sobre diferentes terrenos, así como operaciones de extracción y descarga de materiales, por la acción de una cuchara, un brazo y una pluma dirigidos por el operador.


Desde el siglo XIX en constante evolución

En 1835, un joven estadounidense llamado William Otis diseñó la primera excavadora mecánica aprovechando los avances tecnológicos que se habían dado en las máquinas propulsadas por vapor. La diseñó con la idea de optimizar el tiempo que se empleaba en las excavaciones para las vías de los trenes, puesto que el uso de la excavadora reduciría el número de trabajadores que hacían el mismo trabajo con picos y palas, ahorrando de ese modo mucho tiempo y dinero.

El primer prototipo, cuyo brazo y cuchara solo podía girar 90 grados, fracasó por la ruptura de esta última, aunque años más tarde creó otro modelo que permitía una rotación de 180 grados. Con el paso de los años, especialmente en el sector de la construcción y en el sector minero, estas máquinas han ido evolucionando en prestaciones, tamaño y capacidades, con una gran número de modelos disponibles en el mercado de segunda mano. Por tanto, los profesionales de diferentes ámbitos no tienen problemas en encontrar un modelo de excavadora acorde con los requerimientos de su negocio.


Las mejores marcas y modelos presentes en el mercado de segunda mano

Debido a la importante labor que esta máquina realiza, existen diferentes modelos de excavadoras en el mercado de ocasión. Algunos ejemplos de fabricantes consolidados en la producción de excavadoras son Caterpillar, John Deere, Hitachi, Kubota o Case, entre otros. Modelos de Cartepillar como la 329 DLN o la M318 D se caracterizan por su fiabilidad, y son ampliamente demandados en el mercado de segunda mano.

Hitachi también cuenta con modelos de numerosos tamaños, como la EX255, la 460 LCH o la EX 455, que se distinguen por sus grandes prestaciones. En definitiva, los profesionales tienen a su alcance una amplia gama de este tipo de maquinaria autopropulsada tan fundamental en sectores como la construcción y las obras públicas. De hecho, los modelos de los fabricantes más prestigiosos son una excelente alternativa en el mercado de ocasión, puesto que, además de suponer un considerable ahorro, se ajustan a cualquier perfil profesional.


Tipos de excavadoras

Las excavadoras son unas de las máquinas de construcción más utilizadas, puesto que pueden llevar a cabo diferentes tareas de manera simultánea. Estas funciones varían según las dimensiones y los accesorios con los que cuente la excavadora. En el mercado de vehículos de segunda mano, es posible encontrar diferentes tipos, como las excavadoras compactas, las cuales son de tamaño más reducido aunque, pese a sus reducidas dimensiones, algunos modelos pueden llegar a cargar 8 toneladas de una vez.

Otro tipo de excavadora muy común es la excavadora de cadenas o sobre oruga, que, aparte de sus funciones primarias de excavación, son adecuadas para labores de limpieza de desmonte (recogida de malezas, árboles, arbustos, etc.). Su sistema de rodamiento le permite desplazarse por zonas onduladas, además de subir con gran potencia y agilidad por pendientes de hasta un 30 % de desnivel, por lo que resultan ideales para realizar trabajos en zonas escarpadas y de difícil acceso. Por su parte, las excavadoras sobre neumáticos se emplean, sobre todo, en proyectos más urgentes, en los que la rapidez apremia, ya que se desplazan con mayor facilidad, llegando a alcanzar hasta 40 km/h. Disponen de estabilizadores que constituyen las bases de apoyo.

Por lo general, este tipo de maquinaria pesada se compone principalmente de un chasis, una estructura, una corona de giro, un motor (diésel, diésel-eléctrico o eléctrico), sistemas de accionamiento (mecánico, hidráulicos, cabestrantes...) y una cuchara, la cual se puede sustituir opcionalmente por un plato vibratorio, un triturador de piedra, un cucharón de limpieza de zanjas, un garfio, un pulverizador, etc. Y es que cada excavadora está diseñada para operaciones específicas en función del diseño, del tamaño y de los accesorios que incorpore. En la actualidad, son máquinas móviles indispensables en la construcción y en otros muchos sectores industriales.


Grandes avances en la maquinaria pesada

Los nuevos modelos producidos por los fabricantes de excavadoras más destacados del mercado son equipos de excavación compactos, medianos y grandes que han demostrado una notable reducción en la emisión de ruido, una disminución de hasta un 25 % de combustible y un mayor rendimiento de los sistemas hidráulicos. Excavadoras como la Caterpillar 360-ton Modelo 523OB o la Hitachi 570-ton EX5500 son algunos ejemplos de máquinas que se encuentran entre las más notables hoy en día. Además, los avances tecnológico en este tipo de maquinaria han posibilitado la fabricación de excavadoras de gran envergadura como la Terex/O&K RH-400, una máquina de 1000 toneladas, con capacidad para excavar 44 metros cúbicos.

Los grandes equipos de excavación fabricados en los últimos años incorporan nuevos sistemas de refrigeración que disminuyen el impacto ambiental y el ruido, aproximadamente hasta en 75 decibelios. Las cabinas de las excavadoras fabricadas durante la última década también presentan notables mejoras respecto a sus antecesoras, incrementando la ergonomía y el confort, y reduciendo hasta en un 25 % la fatiga de los operarios.

La marca Case ha avanzado mucho en este sentido, además de enfocarse en superar las expectativas de desempeño, productividad y rentabilidad de sus modelos. Algunas de sus excavadoras vienen equipadas con un sistema hidráulico inteligente, motores con tres modos de trabajo y sistema PowerBoost automático. Es decir, innovaciones que permiten efectuar con total solvencia las actividades más duras y exigentes, siendo muchos de estos modelos adecuados para las grandes construcciones y la minería.

Desde la excavación de zanjas hasta la construcción de vías públicas o la demolición, desde la preparación de terrenos hasta la colocación de cimientos, las nuevas excavadoras ofrecen una gran versatilidad para llevar a cabo múltiples tareas, combinando potencia, productividad y capacidad de excavación y elevación. Todo ello, con facilidad de uso y control, además de un mayor confort para los operadores.

Volver arriba