Dumper

El dumper, también conocido como camión de volteo o autovolquete en algunos sectores, es un vehículo especializado en los trabajos de acarreo más duros que se puedan imaginar. Una enorme potencia, gran capacidad de carga y adaptabilidad a cualquier terreno son algunas de las señas de identidad de los vehículos más potentes que la industria ha producido.


La historia del dumper

La historia del dumper es casi tan extensa como la de la misma necesidad de mover y trasladar grandes cantidades de tierra o piedra, por lo que puede decirse que el uso de estos vehículos de grandes dimensiones comienza directamente con el mismo desarrollo de la automoción. El dumper rígido, un vehículo diseñado para circular fuera de las carreteras debido a sus dimensiones, se lleva empleando en la industria minera o en la construcción desde hace décadas, aunque es en la actualidad cuando ha alcanzado el mayor grado de especialización.


Su trabajo en la actualidad

A partir de la década de 1970, estos camiones de amplias dimensiones consiguieron hacerse un hueco en prácticamente cualquier explotación minera. Su presencia en el mundo de la construcción es también importante, aunque este sector emplea modelo de una escala mucho más pequeña. Un ejemplo del auge histórico que se produjo durante esta época se encuentra en modelos como el Pegaso 3076, un dumper en el que ya se puede comprobar el camino que estos grandes vehículos tomarían en años venideros.


Principales firmas del sector

La fabricación de camiones de este tipo es algo que se limita a las principales firmas del sector de la automoción industrial, ya que es necesario disponer de una experiencia adecuada y de una capacidad de producción y mantenimiento que no puede ser asumida por todas las marcas. Así, uno de los fabricantes que se ha convertido en un auténtico referente en el diseño y producción de todo tipo de camiones dumper es Caterpillar. El conglomerado estadounidense está presente en buena parte de las explotaciones que requieren del trabajo de estos gigantes, habiendo dado forma incluso a algunos de los modelos más potentes que jamás se hayan visto. No obstante, la producción de estos vehículos no es algo que se limite a Caterpillar. La firma alemana Liebherr destaca también en el sector, lo mismo que las compañías Hitachi o Komatsu. Puede decirse que en la actualidad estos son los principales fabricantes, lo que no quita para que firmas como Terex o Belaz también tengan una presencia relevante.


Los modelos más destacados

Como es evidente, los modelos más importantes son aquellos que desarrollan la mayor potencia, llegando a adaptarse a las condiciones de trabajo más exigentes. Actualmente, el dumper más sobresaliente en este sentido es el Belaz 75710. Este gigante desarrolla una potencia de 4600 CV, alcanzando una velocidad máxima de 64 km/h y siendo capaz de transportar hasta 450 toneladas de material. No muy lejos de las prestaciones de este modelo se encuentran las del Caterpillar 797F. Este modelo de la marca norteamericana alcanza los 4000 CV de potencia, siendo capaz de asumir una carga de 400 toneladas sin el más mínimo problema. Otra de las estrellas del mercado de vehículos de segunda mano en materia de camiones dumper es el Terex MT 6300AC. En este caso, el vehículo cuenta con una unidad de potencia que rinde en torno a los 3750 CV, asimiendo una carga de 400 toneladas.


Diferentes tipos de dumper

El dumper es siempre un vehículo que destaca por ofrecer una gran potencia para facilitar un arrastre considerable en tareas de carga. Sin embargo, existen algunas diferencias que permiten hablar de diferentes tipos, algo que se deja apreciar especialmente en el diseño de su chasis. Así, el mercado de vehículos usados presenta principalmente modelos articulados o rígidos que se adaptan a distintos tipos de trabajo sin el menor contratiempo. El dumper rígido es el tipo elegido para los trabajos más pesados. La falta de articulación en su chasis propicia que se comporte como un vehículo más resistente al trabajo al no disponer de piezas móviles que puedan ser dañadas en la carga de materiales. Por su parte, los modelos articulados han sido diseñados para obras o explotaciones mineras en las que se necesita un extra de maniobrabilidad, ya que el dumper rígido presenta cierto hándicap a la hora de adaptarse a curvas cerradas y otros espacios debido a su diseño.


Innovaciones al servicio del trabajador

Desde los primeros modelos aparecidos, la realidad es que el dumper ha evolucionado mucho en los últimos años. Especialmente importante es señalar el desarrollo de unidades de potencia híbridas que son las que han permitido alcanzar las actuales potencias sin perder de vista una eficiencia razonable en el consumo de combustible. Así, la mayor parte de los vehículos actuales de este tipo montan un motor diésel que se encarga de suministrar energía eléctrica a una unidad que se alimenta de ella y que es la que realmente hace el trabajo más pesado. Además, los camiones dumper más actuales incorporan cajas con un fondo en forma de V que permite corregir algunos problemas del diseño, reduciendo su centro de gravedad. De igual modo, las direcciones hidráulicas se han implementado en los principales modelos para que los radios de giro sean mínimos, garantizando un comportamiento en cualquier espacio excelente. A todo ello hay que unirle el uso de aleaciones de acero de alta resistencia que permiten asegurar que la vida útil de un dumper actual será muy prolongada.


Conclusión

En definitiva, el mercado de vehículos ocasión ofrece camiones dumper en muy buen estado, algo que se explica debido a que el diseño de estos vehículos ha conseguido un nivel de eficiencia muy alto. Por ello, estos camiones destinados a profesionales de la minería o la construcción conforman una opción llena de ventajas.

Volver arriba