El volquete automóvil para trabajos de carga y descarga

Un dúmper es un vehículo autopropulsado equipado con ruedas que se utiliza en el ámbito de la construcción con la finalidad de transportar, volcar o esparcir materiales como escombros, cascotes o tierra. El elemento que lo define es el volquete o tolva, una caja abierta en forma de tronco pirámide o cono invertido. Por eso en español a este tipo de máquina también se la conoce como autovolquete, volquete automóvil o sencillamente volquete. Frente al camión con volquete (dumper truck en inglés), cuyo contenedor de carga está situado en la parte trasera del vehículo, el dúmper lleva su tolva en la parte delantera. Esta característica explica el hecho de que las dimensiones del dúmper suelan ser más pequeñas que las del camión de carga (razón por la cual a veces se utiliza la denominación de minidúmper para referirse a esta clase de vehículo). El dúmper es una herramienta indispensable en tareas relacionadas con la construcción, limpieza de terrenos, retirada o volcado de escombros, excavación y preparación general de terrenos, por lo que su presencia es bastante común tanto en obra pública como privada.

Capacidad de volquete y marcas

Existen dos tipos fundamentales de dúmper: el articulado y el rígido. Mientras que en el primero la tolva es remolcada por el tractor, en el segundo, volquete y Tractor forman un único conjunto. La capacidad de carga del dúmper suele oscilar entre 0,6 y 1,8 metros cúbicos, que se corresponden con una horquilla de entre 0,6 y 3,5 toneladas de peso transportado dependiendo del material. La tracción delantera del dúmper lo convierte en una máquina capaz de operar en terrenos de pendiente pronunciada, si bien no es recomendable su empleo en desniveles superiores al 20% en suelos húmedos, o por encima del 30% en terreno seco. Entre las marcas especializadas en esta clase de vehículos destacan Ausa, Belle, Barford, Neuson, Thwaites o Piquersa.
Volver arriba